martes 16 de abril 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Personaje

Walter Gallardo, el dueño de los cielos de San Juan

Lleva 40 años piloteando helicópteros y aviones. Aprendió del oficio por casualidad y costeando el curso arriba del taxi de su papá. El hombre que mejor conoce la provincia desde las alturas, en una reveladora entrevista con Paren las Rotativas.

Por Redacción Tiempo de San Juan

"Cuando yo empecé a volar vivía en una pensión, éramos muy humildes". En medio de helicópteros y aviones, en su lugar en el mundo, Walter Gallardo rebobina su propia historia y se emociona. Se quiebra al recordar a su padre, aquel que le prestaba su taxi para sumar unos pesos que luego gastaba en el curso de piloto. Su voz se entrecorta mucho más cuando revive una cita del hombre que le dio la vida. "Yo trabajaba en una farmacia, pero en las noches me subía al taxi para poder pagar las horas de vuelo del fin de semana. Él siempre me decía 'no vamos a poder' y al final pudimos", cuenta el protagonista en un mano a mano único con Sebastián Saharrea en el programa Paren las Rotativas (Canal 13 San Juan).

Hijo de padre sanjuanino y madre mendocina, su historia con la aviación arrancó a casi 1.200 kilómetros de la provincia. Vivía con su familia en Buenos Aires, cursaba la secundaria en el Colegio Nacional Revolución de Mayo, cuando escuchó de un compañero de clases una sugerencia -absurda en ese momento- que luego iba a transformar por completo su vida. "Yo no tenía ninguna conexión con los aviones. Lo único que tenía era un primo militar, pero no volaba. En la secundaria tenía un amigo que era cartero y siempre le llevaba las cartas a un tipo que era piloto. Un día me dice ¿y si estudiamos para piloto? Increíblemente le golpeamos la puerta a ese hombre y al fin de semana siguiente ya estábamos en el aeroclub de Don Torcuato, el lugar más caro del país", cuenta.

Enrique Kerm, quien arrancó dando clases en San Juan a grandes pilotos, como el fallecido Pepe Licciardi, fue su instructor inicial. Luego, en 1981, ganó una beca para ser piloto de helicóptero; un año después se recibió de piloto comercial de avión y helicóptero e instructor de vuelo. Todo, a base de esfuerzo y constancia: además del taxi, vendió material didáctico y hasta sacó un préstamo para conseguir la plata que necesitaba para recibirse de piloto comercial. "Era muy caro ser piloto, muy difícil", confiesa.

La primera vez que volé solo no me lo olvido más; me sentí asustado, con adrenalina, porque todo depende de vos. La primera vez que volé solo no me lo olvido más; me sentí asustado, con adrenalina, porque todo depende de vos.

A San Juan llegó a principios de 1984, cuando tenía 27 años. Como se quedó sin trabajo a causa de la Guerra de Malvinas, su oportunidad de explotar su pasión por los cielos y todo lo que tiene que ver con la aviación la encontró gracias a Austral. La compañía, que en ese entonces estaba ubicada en calle Entre Ríos e Ignacio de la Roza, lo ubicó en despecho de tráficos. Allí trabajaba sábados y domingos, ya que los día de semana los tenía dedicados exclusivamente a la Dirección Aeronáutica de la provincia, donde fue nombrado al poco tiempo.

Entrevista a Walter Gallardo (parte2)

Gallardo se transformó con el correr de los años en el hombre de confianza de gobernadores, presidentes y celebridades de la provincia. "A Alfredo Avelín lo llevé una sola vez. Cuando se bajó me dijo 'bueno negrito, muchas gracias, pero vuelvo en camioneta'. Esa fue la única vez, no le gustaba volar. En cambio a Gioja le gustaba muchísimo, de hecho lo utilizó como herramienta para hacer muchas más cosas".

Justamente al exgobernador de la provincia rescató cuando sufrió aquel trágico 11 de octubre de 2013, cuando el helicóptero en el que se trasladaba cayó desde las alturas. En el viajaban también el secretario de la Unidad de Gobernación, Héctor Pérez; y los diputados nacionales Daniel Tomas y Margarita Ferrá de Bartol, esta última fallecida. "Lamentablemente falleció Margarita, y los demás heridos estaban bastante golpeados. Gioja estaba muy mal. Tenía roto un bazo y una hemorragia interna, lo que hubiese producido su muerte si no lo atendían los médicos a tiempo. Pero me quedé tranquilo cuando nos preguntó dónde estábamos, porque pensé que estaba peor de lo que realmente estaba. Cuando llegamos al hospital estaba la familia, atemorizada", relata.

La de Gioja no ha sido la única experiencia dramática que le tocó atravesar en sus 40 años en el oficio de pilotear. En 1987 el helicóptero que volaba cayó hacia el vacío en medio de la cordillera llena de nieve. Se pensó que él y los técnicos Alberto Medalla y Hugo García fallecieron, sin embargo lograron sobrevivir después de estar desaparecidos nueve días. Su experiencia casi que les salvó la vida.

También vivió de cerca uno de los accidentes aéreos más duros para San Juan. El 1 de mayo de 1990 en El Tontal, Calingasta, el helicóptero de la gobernación en el que viajaba su maestro Pepe Licciardi, se terminó estrellando. En ese accidente aéreo falleció Licciardi y su primo hermano, el oficial retirado Pedro Gallardo (era jefe de Las Chacritas); el empresario Enrique Estornell (fundador de Canal 8) y quien era subsecretario de la Gobernación, Jorge Coll.

"Fue el hecho más triste. En los demás hechos que estuve no hubo víctimas fatales, todos salieron caminando. Pero ese día fue triste. Nosotros los buscamos en la parte más complicada, que era el Tontal; nunca imaginamos que estaban tan cerca. Fueron días en los que San Juan estuvo en vilo. Recuerdo que una semana antes del accidente le dije a Pepe que le dejaba un equipo de emergencias, y cuando salimos a volar, a buscarlos, no vi las bengalas y me preocupé mucho. Fue espantoso", recuerda.

Tengo la enorme suerte de haber recorrido San Juan como pocos, era uno de los pocos que conocía la quebrada de la Ruta 150. Tengo la enorme suerte de haber recorrido San Juan como pocos, era uno de los pocos que conocía la quebrada de la Ruta 150.

Entrevista a Walter Gallardo (parte 1)

Su primer helicóptero

Gallardo también se dedicó a la parte privada, a los vuelos turísticos. En el primer helicóptero que se compró invirtió 27 mil pesos. Luego sumó otro, siendo dueño absoluto de dos exclusivas aeronaves: "Siempre lo cuento, pero no fue fácil. El primer helicóptero, con el que rescaté a José Luis Gioja, lo compré con dos amigos, uno ingeniero y otro contador. A ese le tuvimos que cambiar el mástil, una parte de la cola y del motor. Después ellos desistieron, porque no eran del palo, y me lo quedé yo. Pero luego ese helicóptero sufrió un daño y con la plata del seguro, en vez de arreglarlo, me compré otro".

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Personal policial trabajando en el domicilio de Capital donde encontraron muerto a un hombre.
Mina Gualcamayo en Jáchal. 
La justicia irá contra uno de los protagonistas del impactante choque frontal en 9 de Julio
Absolvieron al cura Walter Bustos
Imagen ilustrativa

Te Puede Interesar