Para tener siempre en cuenta

Psicología de los Colores: ¿Qué queremos decir con el color que elegimos para nuestro look?

Cada color tiene un significado y cada gama que elegimos marca un mensaje o un estado de ánimo, pero…¿Estás usando bien los colores a la hora de armar tus looks? Enterate en la nota de qué se trata.
domingo, 12 de julio de 2020 · 13:14

Una de las facetas más divertidas de armar nuestro querido out fit de cada día es descubrir ciertas gamas de colores en nuestras prendas, combinarlos o dejarlos libres, según nos despertemos.


Pero esa pequeña e importante decisión dice mucho sobre el mensaje que posiblemente querríamos dar y sobre todo, nuestro humor o esta de ánimo.


Existe una  disciplina que se llama Psicología de los Colores que habla específicamente sobre esto. Su autora, Agueda García Irízar en uno de los capítulos de su libro “El Arte de Asesorarte y Asesorar en Imagen Personal” (te invitamos a que lo leas también aprovechando la cuarentena), lo explica con claridad . Ella detalla una lista de colores y su significado a la hora de elegir con cual vestirte.


Blanco, pureza sin fin:

Representa la pureza, la elegancia, la limpieza o el status elevado si se usa en total look. Un neutro y básico indispensable para ciertas personas. Si la prenda no está bien blanca y limpia, es preferible no usarla, porque causa el efecto contrario a lo deseado.


Rojo, poderoso como ninguno:

Es motivacional, te levanta de la silla. Es magnífico si sabés cómo combinarlo. Por otro lado, pocas personas podrán sentirse cómodas  vestidas totalmente de rojo. Tiene y tendrá siempre una connotación "íntima". Es un color terriblemente terrenal y visceral. Recomiendan no utilizarlo en una entrevista laboral ni cuando estés de mal humor.


Verde, es difícil pero tentador:

No hay ningún problema en usar verde si consideras que te queda bien. Es un color que recién ahora se está poniendo de moda, y de a poco lo vamos sumando a cada prenda. No es agresivo ni te enfrentarán seguido con él. El verde azulado es genial si tenés que negociar algo. Tip para tener en cuenta.


Crudo, crema, beige, camel, los tonos básicos infaltables:

Estos colores usados en bloque quedan muy elegantes. Además son tonos que pueden combinarse con mucha clase y facilidad. Lo importante es no sumar otras tonalidades, pero sí combinarlos a ellos entre sí.


Azul,  la clave para los negocios:

El azul noche es siempre muy elegante para la noche y reemplaza al negro. Era típicamente el color de la clase baja de antaño pero ya es historia. El azul marino es ideal para presentarte en una entrevista laboral o negociar algo. El azul claro no sorprende, ni provoca antagonismo ni agresión en nadie. Genera paz, estructura, orden y sueño.


Negro, noble por naturaleza:

El color favorito de Coco Chanel. Es noble y fácil de combinar. Sólo queda mal si le sumás demasiados tonos. Si usás negro, llevá ropa interior del mismo tono, sino se nota.


Naranja, la alegría del color:

Amistoso total con todos los gustos. Es el primo hermano del dorado, que es más sofisticado, pero el naranja es más alegre. Hay que poder y saber llevarlo.


Amarillo, el más popular:

Es un color genial para estudiar o enseñar. Remite a la mente, te pone en alerta. No es serio para negociar con desconocidos, pero es adecuado para alivianar el ambiente. Es el color que más se ve de lejos, y es muy popular. La gente se te va a acercar. Bien usado, es muy divertido.


Brillos, la cumbre de la sofisticación:

Dorado, cobre, plata, platino, peltre… Los brillos son sofisticados y te levantan cuando los usás. El dorado por contener naranja puede detonar más sensualidad que el plateado. Sin embargo, este último es siempre mucho más elegante. En cambio, el dorado en un total look puede quedar ordinario ¡Ojo!

Todos estos tips son sujetos a gusto de cada persona, y hay muchísimos mas que te invitamos a conocer.
 

Comentarios