Por qué no debes tomar chocolate caliente

Claves para entregarse al antojo sin excesos.
sábado, 07 de noviembre de 2015 · 13:42

Es sabido que el chocolate negro -rico en cacao- posee múltiples nutrientes y antioxidantes que promueven la salud. Sin embargo, cambia si el consumo del mismo es caliente y desconociendo los aditivos que posee. Jennifer Glockner, dietista de Los Ángeles, Estados Unidos, es autora de una serie de libros que abarca el tema. Lo que va a arruinar noches de frío al lado de la chimenea y tardes heladas en la nieve, es producto de una extensa investigación de Glockner en sus publicaciones en su sitio Smartee Plate.

"Cuando revisé la información nutricional del chocolate caliente en las cadenas de cafeterías populares en todo el país, me fue difícil encontrar una versión limpia y sana", explicó Glockner, que además agregó: "Casi todos se hacen a partir de polvos de cacao procesados ​​y tienen listas de ingredientes que se le agregan a lo natural del chocolate y no son nada saludables".

El chocolate negro es el más recomendado, por sus múltiples nutrientes y sus beneficios antioxidantes que promueven la salud

Para empezar, es importante entender por qué es casi imposible pedir en algún bar o restaurante un chocolate caliente sin ningún agregado. Cinco respuestas, cinco razones. Estas ayudarán a entender un poco más lo que en realidad se está consumiendo.

Tienen demasiadas calorías

"Por supuesto, esto va a depender del tamaño de la porción y qué tipo de leche se utiliza, pero la mayoría de los chocolates calientes oscilan entre 200 y 400 calorías", dijo Glockner.

 

"En esencia, son los hidratos de carbono líquidos, que generalmente producen menos saciedad que las formas sólidas", argumentó, prácticamente garantizando que aparecerá el hambre después de haber bebido un chocolate caliente. "Optar por el menor tamaño de la porción es la mejor opción", explicó Glockner.

Poseen cantidades absurdas de azúcar

No en vano el cacao caliente se carga con el azúcar. Pero nunca se sabe cuánta cantidad. "La mayoría de los polvos de chocolate caliente en el mercado -así como los utilizados por los cafés- tiene al azúcar como el primer ingrediente, con adicionales disfrazados en toda la lista", siguió Glockner.

La mayoría oscilan entre 34 y 41 gramos de las cosas dulces por porción, lo que supera el valor diario recomendado de un solo golpe. Hay que erradicar los ingredientes adicionales como la crema batida, que sólo agrega más azúcar.

El sodio por las nubes

¿Sodio en el cacao caliente? "Triste, pero cierto. De hecho, la mayoría de los chocolates calientes contienen aproximadamente 370 miligrámos de sodio, que es alrededor del 16 por ciento del valor diario recomendado. Esto es especialmente importante prestar atención si se tiene presión arterial alta, enfermedad del corazón o del riñón, dijo Glockner.

Utilización de cacao

En la mayoría de las casas de café se utilizan polvos de cacao procesado, que significa que al cacao se le ha tratado de neutralizar su acidez y hacer el sabor menos amargo.

"Desafortunadamente, esto también elimina significativamente los flavonoides y antioxidantes, que da el cacao y de gran beneficio para la salud", dijo Glockner.

"Siempre recomiendo elegir chocolate caliente hecho con chocolate negro si es posbible", contó Glockner. Por lo general son los menos propensos a ser procesados. Si se está haciendo un chocolate caliente a partir de cero, es recomendable escoger el cacao en polvo no alcalinizado y sin azúcar.

Están llenos de ingredientes desconocidos

Uno pensaría que una simple taza de chocolate caliente se hace con ingredientes simples. "No tanto", dijo Glockner. "Las opciones en la mayoría de las cadenas de cafeterías contienen jarabe de maíz, estabilizadores y saborizantes artificiales," explicó la dietista.

Una receta eficaz

Teniendo en cuenta todo esto, Glockner explicó en su sitio que la mejor manera de satisfacer su antojo de chocolate caliente es "intentar hacerlo mediante una recetea casera". ¿Cómo es esto? Fácil. Se necesita polvo no alcalinizado de cacao, una taza de leche, una cucharada pequeña de azúcar (o edulcorante natural) al gusto, y especias como un cuarto de cuchara de vainilla o canela. Para un sabor diferente, se puede agregar nuez moscada o menta fresca", dice Glockner.

(Fuente: Infobae)

Comentarios