Bikinis combinadas y lentes espejados, lo top del verano

Modelos y colores para los que no quieren quedarse al margen de las últimas tendencias. Los in y los out de la temporada en la costa atlántica.
viernes, 20 de noviembre de 2015 · 10:18
¡Vamos a la playa! Sí, todo bien, pero antes de eso hay que vestirse. Es cierto que la gran mayoría de los argentinos -sobre todo los varones- no le presta mucha atención a la indumentaria y, mucho menos, a los dictados de la moda que año a año se renuevan y anuncian modificaciones importantes. Entre ellos están los que, a la hora de armar las valijas, preguntan "¿dónde está el short que me compré el año pasado?" (los más decorosos) o "¿y mi remera con el gauchito del Mundial '78?" (casos de emergencia o directamente terminales).

Claro que en estas ocasiones, muchas veces aparece la reina de la casa y, con dos gritos, arregla el equipaje: "si llevás esa porquería, no voy" o, las menos drásticas: "si te ponés eso, yo voy a otra playa".

Panzones o pelados, los varones más maduros son los que menos prejuicios tienen a la hora de pisar la arena. Un gorrito, las ojotas, un pantalón holgado y una remera de color brillante, los acompañan orgullosos sin importarles el "qué dirán". Si hay mucho sol, le meten anteojos y mucho bronceador que nunca terminan de desparramar por la piel.

Pero estos grupos -que no son minoritarios- tienen enfrente un equipo antagónico bien definido. Hombres coquetos (de los que ahora se denominan "metrosexuales") y mujeres elegantes (de esas que se miran diez veces al espejo antes de salir de casa), le prestan mucha atención a la manera de vestirse, peinarse y lookearse para estar en onda.

Para eso es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones que, los principales diseñadores y asesores de imagen del país han instalado como reglas inquebrantables si es que queremos estar en sintonía con el último grito de la moda.

Arranquemos hablando de las mujeres que, históricamente, son las que necesitan más tiempo y siete u ocho repasos frente al espejo antes de salir para la playa. En primer lugar está la elección del traje de baño que dependerá, en cada caso, de la edad, la osadía y hasta del cuidado de la estética. Desde hace un tiempo, a la tradicional alternativa doble que las obligaba a escoger entre la malla enteriza y la de dos piezas, se sumó una tercera posibilidad: la tankini. Se trata de una especie de musculosa que cubre el abdomen y se combina con una bombacha de otro color.

Esta modalidad es muy usada por las mujeres que ya no se animan al bikini y por aquellas que llegaron al verano con algún complejo físico que pretenden disimular. Lo recomendado para estos casos es una bombacha lisa y la parte superior con estampados de flores pequeñas o un animal print desdibujado en tonos pasteles
En el caso de la malla de dos piezas, también se ha puesto de moda la combinación de ambas prendas. La tendencia indica como recomendable el uso de distintos colores e, incluso, de modelos. De hecho, las casas dedicadas especialmente a la venta de mallas, ofrecen la posibilidad de comprar la bombacha y el corpiño por separado. Sobre eso, nos cuenta Adriana, una abogada de Almagro: "Hay varios lugares donde pueden comprar las dos prendas por separado, de manera de combinar no solo los colores, también los talles y los modelos, lo que no deja de ser una ventaja. Pero esto representa un gasto muy superior al que se tiene si compramos la malla entera". Pero como el ingenio popular no descansa tampoco en cuestiones de moda, más de una chica -y no tan chica- ya se pasaron el dato piola: "hay que comprar dos bikinis diferentes y después se combinan entre ellos... y te sale mucho más barato".

En cuanto a los corpiños, la variante de los triangulitos también está autorizada, así como los bandeau con volados que permiten disimular un busto grande y apuntalar uno pequeño. Los colores vivos están bien, pero definitivamente hay que decirle no a los colores flúo.

Sobre el traje de baño son furor los shorts de jean, acompañados por un top de crochet (como los que tejían las abuelas). Los sombreros elegantes, estilo capelina, están autorizados, los mismo que las bandanas colocadas en forma de turbante, a la hora de salir del mar o la pileta para cubrir el cabello mojado. Para las mujeres más grandes, los blusones largos son una indumentaria ideal y, si es posible, con colores que no sean muy oscuros.
 
(Fuente: http://www.diariopopular.com.ar/) 

Comentarios