Cómo preparar tu pelo para brillar con el calor

Qué cuidados podés arrancar ya y lucir espléndida cuando la naturaleza habla de libertad.
lunes, 16 de noviembre de 2015 · 11:12
Si estás empezando con la misión bikini --o sea, horas intensas en el gimnasio, visitas desesperadas a la nutricionista y hasta pequeñas fortunas invertidas en tratamientos de belleza para zonas difíciles--, no te olvides que tu pelo también necesita una puesta a punto después de varios meses de frío.

Mientras te entusiasmás con las nuevas colecciones y anhelás volver a lucir vestidos ligeros con sandalias, lamentamos recordarte que la primavera viene a restarte algo de pelo: nada digno de preocupación, pero que requiere de ciertos cuidados especiales.

Hablamos de una pérdida de cabello estacional. Como se trata de un proceso natural, poco podremos hacer para evitarlo, aunque sí es posible tomar cartas en el asunto con algunas medidas fáciles de aplicar: cepillado suave, shampoo delicado y masajes livianos en el cuero cabelludo, allí donde se acumula la suciedad. Así, lograrás encontrarte con menos pelo en el cepillo y en la ducha.

Dieta: probablemente, ya estás pensando cómo contrarrestar los bizcochitos y chocolates del invierno para que los vestiditos primaverales vuelvan a quedar divinos sobre tu piel. Por eso es clave que tengas claro que el pelo no es ajeno a tu alimentación. Por lo tanto, además de la premisa fundamental de cuidar tu salud, es importante que sigas un régimen equilibrado en nutrientes que también se ocupen de mantener el pelo saludable. ¿Cómo? Con una dieta rica en oligoelementos, que cumplen un papel fundamental en la formación del pelo. ¿Dónde los encontrás? En los vegetales, las verduras, las legumbres y en los complejos vitamínicos.

Brillá: en la primavera comienza a brillar el sol, procurá que tu pelo no se quede atrás. Te lo decimos porque durante el invierno solemos perder algo de brillo debido a la falta de exposición al aire libre. El tema es así: la poca oxigenación que reciben las cutículas genera que el cabello se vea opaco y apagado. La única forma de recuperar la alegría perdida es buscar productos específicos que aporten brillo, volumen y reparación intensa.

No te "insoles": ¡Cuidado con los excesos! Que tanto sol radiante tampoco venga a opacar el brillo que intentamos recuperar. A partir de la primavera, los rayos ultravioletas se hacen más peligrosos: a la par de aumentar el cuidado de la piel, debemos poner barreras para cuidar nuestra melena. El sol viene a dañar el cemento intercelular, que asegura la cohesión de las escamas que protegen el cabello. De ahí, entonces, que se vuelva más frágil, que las puntas se abran, que pierda fuerza y que se distorsione el color. Una vez más, además de accesorios como pañuelos y sombreros, te recomendamos las líneas especiales de productos de restauración y protección solar.

Si sos rubia, natural o artificial, deberás tomar mayores recaudos que las morochas. Es que el pelo claro tiene una estructura mucho más débil que el oscuro, que viene con una carga mayor de melanina que funciona como un doble filtro solar incorporado. De todas maneras, el cuidado aplica para todas sin importar si sus cabelleras son rojas, castañas o amarillas, en especial, para aquellas que pasaron por tinturas y decoloraciones.

Desintoxicá tu pelo: Para llegar al verano con un pelo lindo y tonificado, aprovechá las temperaturas cálidas para dejar que se seque al natural; tratá de lavarte el cabello día por medio para que no pierda sus aceites naturales; bajá un cambio con la planchita y el secador; estimulá la circulación con un último aclarado con agua fría y no dejes de tomarte unos cuantos minutos para un cepillado a conciencia.
 
(Fuente: Entre mujeres Clarín) 

Comentarios