Marketing

Los distintos no mueren - Por Daniel Soler

Daniel Soler evoca, en la figura del Chango Illanes, a las personas que por pasión, inteligencia, tenacidad, fueron sobresalientes en San Juan.
sábado, 12 de mayo de 2012 · 09:59

Hay hombres distintos, únicos, sin moldes, cuando ellos no están el
abismo que dejan es enorme y lleno de dudas para los que intentan
emular su obra.
Los Montes, los Estornell, los Graffigna, son las máximas referencias de
marcas y de sustento para entender empresarialmente la actividad de los
medios en San Juan.
Ellos son los creadores. Antes de ellos, nada. Ni radio, ni diario ni
TV.
Estos hombres generadores de paradigmas nuevos, de creación de nuevos
escenarios, de invención de mercados que antes de ellos no existían,
siempre supieron rodearse de buenos talentos y de grandes talentos, a
pesar de las diferencias, incluso, con personajes como el Chango.

Chau Chango

¿Qué se les ocurre que pueda haber hecho el Chango Illánes cuando
llegó al cielo?
Creo ya que le debe haber hecho un piquete intelectual por algo, no
importa qué, ... a Dios.
A esta altura debe estar discutiendo todo.
Tiene que haber armado una lista opositora, porque ese fue el estilo en
la universidad, en la provincia, en Angola y ahora en el cielo. Los
oficialismos no le hacían mucha gracia, pese a que en su último
reportaje confesó que aceptaba y creía en un barba supremo. Pero, como
ya lo debe saber Dios, oficialista nunca.
Nunca fuimos amigos.
La primera vez que lo vi en 1986, estaba planeando con Lucho Román en el
Concejo Deliberante de la Capital un programa con polí¬ticos, los
polí¬ticos con sus barras, las barras con sus ruidos, y los ruidos
nací¬an como respuesta a la provocación y arenga intelectual del
Chango. El programa se llamaba Parlamento. Yo era un productor inexperto
y tembloroso porque este loco decí¬a todo lo que se le venía en gana y
sin filtro, de puro jodido nomas. Eso era circo puro, pero refinado,
combativo, con humor, su histrionismo no podía menos que contagiar
sonrisas mientras hablaba y desubicaba a los cánticos de las barras. Yo
no era nadie, pero él me hacía sentir importante, me hacía
señas,...tranquilo, y al final ¿te cagaste pendejo no? Imborrable.
Claro que tengo en mi cabeza también al último Chango mediático y
masivo de Pecados Capitales y su provocación más allá de caer en la
contradicción discursiva.
También me cuentan del Chango en la madrugada haciendo
copias de VHS a VHS con todo el sustento audiovisual de la Finca El
Martillo y el futuro Juicio político a Jorge Escobar. O el chango profe eterno
que por gusto nomas, fuera de sus horas áulicas, convocaba a los
estudiantes de periodismo los sábado a la tarde en la casa de la profe
Roldán para enseñarles un poquito de historia, de economí¬a y, por qué no,
de militante.
El Chango sorprendía siempre. Si hasta en los momentos más difíciles,
y rumbo al hospital, se le ocurrió racionalizar el escenario y le preguntó
a quienes lo asistían: ¿zafo de esta?
Ahí está el enorme espacio que nos dejó ¿Alguien se anima?

Otros grandes
Así como el Chango, hubo otros grandes.
Isidro Barrera: el primer periodista sanjuanino, loco y bohemio, que se
sumó a la agencia TELAM desde su creación.
Hugo Rodríguez y Néstor Páez: si el deporte creció, si el respeto se
sintió en las canchas, y en las escuelas de Benmnuyales y Nacusis, y de
muchos otros que pasaron por su compromiso, es gracias a la voluntad de
ser mejor de estos dos personajes. Sin límites de edad, con el overol
puesto hasta el último momento.
Lucho Román: más sanjuanino que chileno. Su tono, mirada aguda y
particular, su especial interés en la minería, su arenga gestual adentro
del estudio azuzando entrevistados, total nadie veía sus gestos y sólo
se notaba el tono nervioso del entrevistado o de la polémica que
inventaba casi sin hablar.
Guegué Féminis: Él le creyó al sol sanjuanino, a nuestras fiestas a
nuestro suelo, él se jugó cientos de veces por ver antes lo que recién
ahora todos vemos y creemos.
Enzo Mancini: Hablando de pioneros, quizá El Viñatero sea el primer intento
de competencia directa al de Diario de Cuyo, un periodista con alma demócrata y apasionado por reconstruir la historia de San Juan. Hasta el día de hoy su espíritu se siente en las páginas de
la Reventa, con la pasión que heredó su hijo Carlos y sus nietos Enzo y Josué.
Juan Carlos Iglesias: El Gordo Iglesias, la pantalla de Canal 8 era él. Todo el canal era él.
José Aburnio Ber: El deporte dicho de manera explosiva y con una linda
marca para explotar, él siempre ofrecía a futuro la frase "allí
estaremos", paradójico slogan para el dolor de ser uno de los primeros
padres de desaparecidos en San Juan.
Otros personajes que también nos dejaron su marca son Héctor Podda,
Víctor H. Echegaray, Alberto Vallejo, Eduardo Guido Ciallela, entre
otros muchos nombres y hombres que sustentaron el crecimiento de los
medios sanjuaninos ocupando un espacio único y sin reemplazo.

Comentarios

Otras Noticias