Nacionales

El hombre que murió tras recibir una patada de un policía estaba armado

Jorge Martín Gómez ya tenía una denuncia por amenazar a un colectivero
miércoles, 21 de agosto de 2019 · 10:00

Jorge Martín Gómez, de 41 años, murió el lunes luego de recibir una patada en el pecho por parte de un efectivo de la policía de la Ciudad en el barrio de San Cristóbal. La escena de la agresión quedó registrada por una cámara de seguridad y en ella se puede observar cómo el hombre cayó de espaldas  sobre el pavimento, golpeando su cabeza.

De acuerdo con los resultados preliminares de la autopsia, la muerte de Gómez se habría producido por una "fractura de cráneo", posiblemente generada tras la caída. La primeras informaciones policiales señalaron que todo se originó tras la denuncia de un colectivero que alertó que una persona entorpecía la circulación de vehículos en la calle Carlos Calvo al 2600 y que tenía en su poder un cuchillo.

En ese contexto, cuatro policías de la Ciudad lo rodearon y tras un breve intercambio de palabras, el oficial Esteban Armando Ramírez –con rango de oficial inspector y más de 20 años como policía- le dio una patada en el pecho al ver que supuestamente se negó a la voz de alto y tenía el arma en sus manos. Minutos después de caer al piso, la víctima murió en la guardia del Hospital Ramos Mejía.

Con el correr de las horas, trascendió otro video. Se trata de una filmación registrada por uno de los pasajeros del colectivo que había ido interrumpido por Gómez. Allí se puede ver cómo exhibe el cuchillo, amenaza y obstaculiza el tránsito.

Tras conocerse el fallecimiento del hombre y de que el oficial Ramírez fuera detenido e imputado por el delito de "homicidio preterintencional", se dieron a conocer los elementos que portaba el hombre fallecido. Según informaron fuentes policiales a Infobae, al momento del ataque, Gómez tenía, además del cuchillo, una pequeño destornillador y un pequeño gancho metálico.

Estos últimos elementos podrían estar relacionados con la actividad a la que se dedicaba el hombre. Según supo este medio, trabajaba junto a un sobrino en el taller de relojes de taxis "Compu-tax", ubicado en Estados Unidos al 2800, a apenas tres cuadras de donde ocurrió el hecho.

La causa recayó en el Juzgado Nº 8 de la doctora Yamile Bernan. Ramírez, en tanto, es representado por los abogados Raúl Alcalde y Manuel Ramallo y hasta donde se pudo saber todavía no fue indagado. La defensa pedirá ahora una prueba toxicológica de la víctima y alegará una legítima defensa en cumplimiento del deber.

Fuente: Infobae

Comentarios

Otras Noticias