RELEVAMIENTO PERIODÍSTICO

Caos vehicular en las escuelas: cinco costumbres peligrosas

Un relevamiento realizado por Tiempo de San Juan te muestra cuáles son las cinco faltas más habituales en los establecimientos educativos del microcentro. Hábitos que podrían terminar mal.
martes, 24 de noviembre de 2015 · 06:53
Después del accidente de tránsito en la puerta de la escuela Fray Mamerto Esquiú que involucró a una adolescente que quedó atrapada entre dos autos en Av. Ignacio de la Roza, Tiempo de San Juan hizo un relevamiento sobre los malos hábitos más comunes a la salida y entrada de las escuelas. 

En los horarios pico, 7 de la mañana y 12 del medio día, el microcentro se transforma en un caos. Esos son los momentos en que los niños entran y salen de los colegios. Es ahí donde se observan las faltas vehiculares a las que ya estamos acostumbrados los sanjuaninos. 

El relevamiento incluyó escuelas públicas y privadas con primaria y secundaria, de Capital.  Si bien los monitores urbanos de la Municipalidad ayudaron a cambiar el panorama, la educación vial sigue siendo materia pendiente. Desde la policía, Adolfo Jofré, explicó que no se hacen operativos de tránsito en las escuelas porque "es una situación complicada”. 

"Son gente que viene con niños, se trata de hacer prevención y se apela a la buena conducta de quienes manejan”, detalló el funcionario. Pero además agregó que todo se trata de un problema de infraestructura. "Uno va y les dice que corran el auto a dos cuadras y responden que no hay lugar y es cierto. En el centro no tienen lugar para estacionar”, dijo Jofré. 

A esto se le suma la exigencia en los reglamentos de las escuelas que contemplan hasta diez minutos de tolerancia en el horario de salida, impidiendo que los padres salgan a buscar estacionamiento por la zona. 
Estas son, en San Juan, las faltas de tránsito más comunes que, de no corregirse, podrían terminar mal. 
Estacionar en doble fila

Es uno de los errores más comunes en las escuelas ubicadas en calles angostas. A veces doble y hasta triple fila se puede observar sobre calle San Luis donde se encuentran el Colegio Santa Rosa de Lima y  en la Escuela Bernardino Rivadavia. Esto constituye un riesgo para los alumnos que bajan de los vehículos en el medio de la calle y quedan atrapados en medio del tráfico de los autos que pasan por el lugar. 

Estacionar sobre la línea amarilla

Esta es otra de las faltas más habituales en los horarios pico antes mencionados. En medio del  apuro por dejar a los chicos en la puerta de la escuela, muchos padres se estacionan en lugares no permitidos y se quedan en el lugar entre 10 y 20 minutos dificultando el tránsito de la zona. 

Estacionar en el lugar designado para transportes escolares

La queja de los choferes de combis escolares es la misma en la  Escuela Bernardino Rivadavia , Antonio Torres e Inmaculada, entre otras. Los padres llegan a buscar a sus hijos y se ponen en el lugar destinado para los transportes. Esto obliga a los choferes a, muchas veces, tener que ubicarse en doble fila y hacer descender a los alumnos por el medio de la calle. 

Estacionar en la parada del colectivo 

Sin duda los que más sufren son los colectiveros que deben hacer malabares para frenar en las paradas designadas.  Esta situación se da en su mayoría en la Escuela Normal Sarmiento, ubicada sobre Av. Libertador, esquina Alem.  Es en esa esquina precisamente donde queda el ingreso al establecimiento y la parada de 6 líneas de micros que deben esquivar vehículos para hacer descender a los pasajeros, en su mayoría niños. 

En este sector en particular siempre hay presencia policial, lo que ayuda a ordenar el tránsito, pero a algunos conductores parece no importarles el uniformado presente y de todos modos se ubican en la parada del colectivo.
 
Quienes también sufren las consecuencias son los usuarios del transporte público que tienen que pararse en el medio de la Avenida para ver los números de los micros.  El algunas oportunidades el caos es tal que los colectivos ni siquiera pueden pararse para subir pasajeros, sobre todo en horario de salida de la escuela. 

Cruzar la calle a mitad de cuadra

En el relevamiento realizado por este semanario también se vio como cientos de padres no utilizan la senda peatonal, ni las esquinas para cruzar. Acompañados de dos o tres de sus hijos, tomados de la mano, cruzan calles y avenidas, por la mitad de cuadra. Tampoco parecen percatarse de la presencia policial en la zona y el apuro por llegar a casa puede más que el riesgo de ser atropellado. 

Galería de fotos

Comentarios