"Nos retiramos de muchos mercados por falta de competitividad"

Para la exportación fue un año con más bajas que altas. Sigue cayendo en términos generales y siguen esperando soluciones para las economías regionales.
martes, 19 de diciembre de 2017 · 07:00

Balance 2017

El año tiene varias lecturas porque en exportaciones no todo coincide con el año calendario. Las exportaciones han decrecido entre un 30 y 40 % hacia el 2016 y esta tendencia se ha mantenido  en algunos rubros y en otros han logrado mantener volúmenes de exportación y valores FOB. Pondríamos decir que la perspectiva que tenemos, cuando podamos leer los números finales de 2017, que será los primeros meses de 2018, se verá que las pasas de uva han mantenido el nivel de exportación aunque menos volumen por problemas de heladas. Al mosto le ha ocurrido algo similar aunque también tuvieron problemas de mercado por precios menores.

La uva en fresco tocó límites inimaginables, en 2007/2008 se exportaron casi 90 millones de kilos y el año pasado (temporada diciembre-mayo) fueron 4 millones de kilos por efecto de la helada. No sabemos esta temporada como irá pero estimamos una caída muy fuerte.

Nos hemos retirado de muchos mercados por una cuestión de competitividad, dejamos de atender con mucho volumen a mercados de Europa, Estados Unidos, parte del sudeste asiático, porque nuestros costos no nos permiten rentabilidad. Abrir un mercado no da certeza que uno pueda mejorar las exportaciones cuando uno ha ido perdiendo. El tema hay que mirarlo hacia adentro tenemos que resolver el problema de la competitividad y recuperar los mercados que habíamos logrado. Hay que reconstruir mercados y es mucho más difícil porque nosotros nos fuimos porque no éramos competitivos y una de las cuestiones es haber salido del sistema general de preferencias en la Unión Europea cuando quedó claro que las estadísticas en Argentina no eran las reales. Ahora para ingresar a la UE tenemos 12 % de arancel.

El año fue bueno para el aceite de oliva, que mejoró mucho, no así para la aceituna conservera por situaciones coyunturales de mercado, porque es un industria que tiene los mismos desafíos hacia adelante.

Otro que presenta muy buenas perspectivas es el pistacho, pero convengamos que lo puede alcanzar el problema de la competitividad porque aun producimos poco volumen y estamos muy demandados.

Las manufacturas de origen industrial han caído, los minerales no metalíferos también, y de los metalíferos no expresamos cifras. Estimamos que no vamos a pasar los 400 millones de dólares para la base agroindustrial y minera no metalífera, cuando en 2007/2008 habíamos llegado casi a los 700 millones de dólares. La caída fue muy pronunciada, esperamos estar en el piso de esa caída.

La industria en general esta pasando por un momento complicado porque las asimetrías con plantas cerca del puerto nos ponen en mucha desventaja. Hasta que ese tema no se atienda, las asimetrías se mantienen.

Proyección 2018

La perspectiva es con interrogantes porque se fueron liberando situaciones de traba para el comercio exterior, se redujeron los derechos de exportación, se fue mejorando la burocracia, que en parte que significa un costo también, pero seguimos con un tipo de cambio muy retrasado. Seguimos con muchas desventajas y muchas asimetrías por distancias y tema de transporte. Seguimos con costo laboral alto, que no significa el ingreso del trabajador, sino el costo para la empresa, sigue alto en términos competitivos en comparación a países vecinos.

Se tiende a pensar que se libera el comercio, que Argentina se está insertando en el mundo, difícil hacerlo cuando uno se ha retirado, pero queda pendiente una mirada un poco mas estricta hacia las economías regionales que no pueden participar de una evolución en el comercio exterior todavía.

Las soluciones para las economías regionales a nivel nacional esta declamado, planteado pero no hay acciones concretas que nos permitan visualizar que el tema está siendo atendido como para arribar a soluciones. Saben que el problema existe, lo entienden, pero faltan acciones concretas que tiren puentes. Hacen falta puentes para que la Argentina logre un desarrollo armónico, esos puentes son herramientas específicas para las economías regionales, por ejemplo una forma de tipo de cambio, sin tocar las tasas de cambio y sin impacto fiscal importante, es aumentar los rembolsos a la exportación para atender la suba de costos. Algunas regiones han logrado que se atiendan estas cuestiones con resultados. En nuestro caso no, esperemos que se pueda hacer en los tiempos que vienen.

 

Comentarios