poco compromiso

Si los animales se pudieran quejar...

viernes, 11 de noviembre de 2011 · 19:42

En muchas oportunidades en la radio nos hicieron distintos comentarios marcando el poco compromiso que tenemos con los animales. Dejan en claro que el respeto no es sólo a nuestros mayores, padres o maestros, sino que también tenemos que buscar la manera de llevarnos bien con estos seres vivos que están entre nosotros.

Los comentarios no son por tu gato, mi perro o el loro de mi vecina, sino por todos los animales que por distintas cuestiones la pasan bastante mal, a veces por nuestro desinterés y otras veces por nuestra falta de cultura para poder convivir con ellos.

Empecemos por los perros de la calle. Sin necesidad de andar muy lejos del centro de nuestra ciudad las jaurías son muy comunes: animales vagabundos que son arrojados a la deriva por “nosotros mismos” y que atacan a “nosotros mismos” y que nosotros mismos criticamos, ¿QUE NOS PASA SANJUANINOS? Hasta cuándo vamos a seguir quejándonos de distintas cosas sin meternos de lleno en el tema para darle un vuelco a la realidad que nos molesta?

La creación de una perrera responsable y seria podría ser la solución. Que se encargue de hacer un relevamiento de todas las perras para operarlas y de esa manera evitar la reproducción. Poder contar con una clínica veterinaria por departamento que dependa de la municipalidad ayudaría a que las cosas sean más fáciles aportando profesionales al servicio de los ciudadanos para que todos podamos colaborar de distintas formas. Por ejemplo, llevando los animales accidentados que encontramos en las calles y así concientizar a la comunidad toda de que ayudar y proteger a los animales son actos sólo de buenas personas y es muy cierto eso de “dime cuanto quieres a los animales y te diré que clase se persona eres”.

Los perros no son los únicos que la pasan mal en nuestra provincia por no tener un dueño. También podemos hablar de los pobres peces del nuestro hermoso parque que tienen que soportar el calor en esta época del año en un lugar con agua estancada y recibiendo un menú que no tiene nada que ver con lo que podría ser una alimentación correcta. Somos nosotros los que les decimos a nuestros hijos que les den de comer y en ese momento todo va a parar al lago y al aparato digestivo de los peces: desde pochocho, sándwich de milanesa, tapita de gaseosa y cuanta cosa uno pueda imaginar.

La lista es bastante larga, no vamos a remarcar que no tenemos ética ni códigos y mucho menos nos interesa nuestro ecosistema y medio ambiente cuando nos encontramos matando guanacos como deporte para después por intermedio de un buen abogado zafar y todo queda en la nada.

Pasemos a un tema más complicado aún, al menos desde  mi punto de vista. Hace un tiempo, la última vez que fui al parque faunístico pude ver que a veces somos crueles por no saber cómo actuar o por ignorancia, pero lo peor que nos puede pasar es equivocarnos y no reconocer que estamos haciendo las cosas muy mal. Y que los únicos que sufren son los indefensos animales, en este caso los leones. Los pude ver en una jaula que creo no es más grande que la que tenían en el circo de donde seguramente los sacaron. Me pregunto doscientas veces: para qué encerrar un animal si no estamos capacitados para darle un cuidado correcto?. Por qué no tenemos la humildad necesaria para pedir asesoramiento y ayuda?. Si no podemos darle un hábitat  medianamente similar a donde viven estos felinos podríamos mandarlos a Mendoza, Córdoba, Buenos Aires o en cualquier lugar que estén a la altura de la circunstancia o por lo menos sepan escuchar la criticas para poder mejorar..

-¿ Ayudaste alguna vez un animal de la calle?
-¿ Cada municipio tendría que ocuparse?
-¿ Podríamos hacer un plan canje, carretelas por utilitarios con facilidades de pago para que dejen de sufrir los caballos mal alimentados, y sobre cargados, resbalando en el asfalto?
-¿ De qué manera podemos castigar a las personas que sin motivo maltrata a los animales?
-¿ Si los animales pudiesen votar estarían mejor cuidados?


Comentarios