domingo 4 de diciembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
CASOS QUE CONMOCIONARION A SAN JUAN

A 80 años de la revolución del ´34 - Por Michel Zeghaib

Los días del cantonismo estaban llegando a su fin. El 21 de febrero de 1934, una revolución sangrienta en manos de los conservadores, daba la estocada final al gobierno más popular de la primera mitad del Siglo XX.

Por Redacción Tiempo de San Juan 14 de febrero de 2014 - 14:02

Por Michel Zeghaib

Era cerca del mediodía de aquel conmocionaste y sangriento 21 de febrero. Federico Cantoni gobernaba por segunda vez la provincia, pero, esta vez, todo se le estaba por ir de las manos. Un grupo reducido de conservadores nacionalistas al mando de Oscar Correa Arce pergeñaban derrocar a los Cantoni para siempre, y no encontró mejor manera de hacerlo que por medio de las armas. Estos insurrectos populistas –como muchos de los conservadores de la época les decían–, ya habían roto demasiadas estructuras anquilosadas. “Hay que sacarlos del medio”, decían.

Ese día, una balacera invadió la plaza 25 de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, cuando Federico Cantoni salía de ella. Algunos francotiradores se habían apostado estratégicamente en distintos edificios de los alrededores de la gobernación. Apenas Cantoni subió al auto, manejado por el Jefe de la Policía,  lo hirieron en la cabeza y en la pierna. El periodista Juan A. García Córdoba, que en ese momento era su secretario privado, sacó raudamente del auto y lo llevó hasta la casa del Dr. Alfredo Rodríguez, conocido médico opositor de Cantoni, quien le salvó la vida.

La balacera era intensa y duró casi hasta las 19hs de ese mismo día. El Jefe de la Policía que lo acompañaba murió instantáneamente. Entonces estalló la conocida “Revolución del ‘34”, llamada así por el grupo de conservadores que la idearon, conformados por: Oscar Correa Arce y otros del Partido Demócrata tales como Santiago Graffigna, Juan Maurín, Honorio Basualdo, Carlos Basualdo, Indalecio Carmona Ríos, Onias Sarmiento, Rogelio Driollet, Arturo Storni, Dalmiro Yanzón, Amado Molina, Alejandro Garra, Alejandro Cambas, Pablo Campodónico y Aristóbulo Álvarez.

En ese momento Aldo Cantoni era Senador Nacional, quien intentó organizar una defensa  desde el edificio del Poder Ejecutivo. Pero fracasó.  Mientras pretendía comunicarse con el Ejército al mando del General Juan Jonas, las calles céntricas de San Juan eran una guerra. Civiles corriendo de un lado a otro. Los comercios y confiterías cerrando sus puertas. Mujeres gritando, o acurrucando a sus críos para protegerlos de alguna bala perdida. Los teléfonos de la Casa de Gobierno habían sido intervenidos. El intento de Aldo fue en vano.

Según Ursulina Cantoni, nunca pudo establecerse la complicidad de la Nación en esta revolución, como tampoco en la demora de la intervención que el gobierno de Cantoni reclamaba en ese momento. Lo que sí es cierto, continúa expresando, es que Juan Jones que era Jefe de la Cuarta División del Ejército con asiento en Marquesado, esperó ocho horas para autorizar la intervención de las Fuerzas Armadas; lo que hacía  mucho más sospechosa esa  maniobra. Sobre todo porque al momento de intervenir, lo hizo directamente para hacerse cargo del gobierno hasta que las cosas se calmaran.
Efectivamente, y luego de que todo se calmara, el general Jones se instaló en la Casa de Gobierno esa misma noche. Parte de la cúpula de la Junta Revolucionaria pidió inmediatamente hablar con él. Las ansias de tomar el poder eran muy grandes y no estaban dispuestos a esperar más. El diario conservador “Tribuna”, trataba, en sus notas más importantes,  a la revolución como un acontecimiento liberador y nacional.

Lo primero que hizo Jones fue ordenar la detención de los cabecillas revolucionarios acusándolos de haber atentado en banda a un gobierno constitucional. Estos permanecieron detenidos en la guarnición militar donde eran visitados por numerosas personas, incluyendo el resto de los integrantes de la Junta Revolucionaria.

Federico Cantoni fue trasladado a Mendoza. La Nación mandó a la provincia la intervención de Ismael Galíndez. Los conservadores tomaron finalmente el poder haciendo borrón y cuenta nueva respecto de la política popular que llevaron adelante los Cantoni. En San Juan, la política liberal era una vez más decapitada.

Fuentes:
Tribuna, 22 al 26 de febrero de 1934.
Ursulina Cantoni. “Federico Cantoni. Hacedor del San Juan del siglo XX”. Edición del Autor. San Juan. 2008.
AAVV. “Nueva Historia de San Juan”. EFU. UNSJ. San Juan. 1997.

LOS ENEMIGOS DEL BLOQUISMO
Los conservadores y el radicalismo yrigoyenista, ambos formados por viñateros, comerciantes, propietarios, bodegueros, dirigentes políticos prestigiosos de la época, resistieron las políticas impositivas del Cantonismo.

Crisis
El tercer gobierno populista, y segundo de Federico Cantoni (1932-1934), estuvo enmarcado por la crisis mundial de Wall Street de 1930, y por la superproducción de bienes económicos que provocó la recesión de los EEUU y Europa, y en los países que tenían relación con ellos como Argentina.
El gobierno conservador que se instaló en San Juan, para salir de la crisis, se alejó del liberalismo en materia económica y se volvió intervencionista.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Femicidio en Pocito: mataron a una mujer de un hachazo
Encuentra a un hombre muerto en un hotel alojamiento en Capital.
Este es el frente de la vivienda donde ocurrió el brutal femicidio en Pocito.
Choque en Santa Lucía
Femicidio en Pocito: confirman que la mujer murió de un escopetazo

Te Puede Interesar