Política

Liliana, la humilde y amable trabajadora que los radicales despiden en Jáchal

La mujer de 55 años estaba enferma, y falleció este domingo de elecciones. Con sus hijas cuidaba las instalaciones del Comité de la Unión Cívica Radical. Quién era esta mujer "amable y atenta" con las personas que llegaban hasta ese lugar.
martes, 14 de septiembre de 2021 · 08:40

Este domingo de elecciones Jáchal se vio conmovido por la muerte de Liliana Sosa de Sehare. Según contaron personas allegadas, la mujer tenía 55 años y en el último tiempo su salud se había deteriorado. Finalmente, la casera del Comité de la Unión Cívica Radical se descompensó en la vivienda y falleció. 

Pero, ¿quién era Liliana?. La mujer tenía 4 hijas y vivía en una dependencia contigua al Comité, hace aproximadamente 8 años. Separada de su marido, fueron quienes comenzaron a cuidar de ella. Liliana tenía varios problemas de salud que desde el entorno prefirieron no detallar, y se movilizaba en una silla de ruedas.  Había sufrido el Coronavirus en carne propia y entre sus secuelas, le había quedado una insuficiencia respiratoria. Además tenía problemas renales y se dializaba, explicaron allegados a la mujer.

En Jáchal hace días que el viento Zonda se hace sentir, por lo que no descartan que eso haya contribuido a la descompensación que tuvo. Trascendió que Liliana había ido a emitir su voto en las PASO cuando ocurrió el trágico episodio, pero el mismo Felipe Tañez, presidente de la UCR en Jáchal, confirmó a Tiempo de San Juan que esto no pasó ya que se encontraba en su vivienda cuando se descompensó. 

Lo cierto es que la mujer estaba en la casa cuando sus hijas la estaban movilizando hacia la cocina y comenzó a sentirse mal. En cuestión de pocos minutos, la mujer perdió la vida y nada pudieron hacer sus seres queridos para ayudarla.

A Liliana la recuerdan como una señora muy amable y atenta con cada persona que llegaba hasta la sede que la UCR tiene en ese departamento. Nacida y toda la vida viviendo allí, provenía de una familia muy humilde.  "Siempre que teníamos una actividad, ella nos daba una manito, toda la familia se sumaba, compartíamos muchas cosas", dijo Tañez.

Con el paso del tiempo sus problemas de salud comenzaron a "apagar" su alegría, de repente hablaba menos y sus hijas fueron quiénes continuaron con los quehaceres y el cuidado de ese lugar. Ahora Liliana descansa en el Cementerio Municipal. 

Comentarios