bajo la lupa

Una historia que se repite: los jueces de Jáchal cuestionados e investigados

Hace casi tres años atrás, quien fuera titular de la Segunda Circunscripción Judicial también quedaba en el ojo de la tormenta por el ejercicio de sus funciones.
lunes, 12 de abril de 2021 · 18:37

Este lunes trascendió que el juez de Jáchal Javier Alonso podría ser sometido a un juicio de destitución por supuestas irregularidades que la Corte de Justicia habría notado en la Segunda Circunscripción Judicial. La autoridad argumentó que atrasos en los expedientes y demoras en las resoluciones fueron las causales por las que impulsaron el pedido de Jury. 

Por polémico que sea el tema, esta no es la primera vez que un titular de esa jurisdicción queda en el ojo de la tormenta. Es que hace casi tres años atrás, Pablo Oritja, quien entonces ejercía como magistrado en dicha dependencia, fue cuestionado por su labor. El ahora juez del Noveno Juzgado Civil quedó en apuros después de viajar al exterior sin resolver en una causa que tuvo gran impacto mediático, la del ginecólogo acusado de abuso sexual. 

La causa contra Carlos Hugo Martínez peligró en aquella oportunidad por el insólito error que Oritja había cometido, quien le tomó declaración al imputado y a varios testigos, pero se olvidó de estampar su firma. Esa equivocación quedó al descubierto porque el funcionario había viajado a Barcelona para jugar el mundial de fútbol de abogados y no tuvo chance de enmendarla. 

Aunque tenía una licencia y a los pocos días regresó de su aventura, la Corte no le autorizó al juez regresar a su puesto y dispuso una especie de auditoría específica sobre las casos que tomaron estado público y que no contaron con una efectiva resolución. Los casos eran de gran tenor, eran presuntos abusos sexuales, dos hechos involucraban el médico que luego fue condenado y otro tenía en la mira a un entrenador de fútbol de Iglesia sospechado por abusar a un menor de edad. Todos se vieron afectados.

Como consecuencia, el magistrado que los sustituyó, Hugo Quiroga, declaró la nulidad de las declaraciones que no contaban con la firma de Oritja y debió tomarlas nuevamente para dar celeridad a las causas frenadas por la falla judicial. Sin embargo, todo quedó en la nada o al menos no se supo cómo concluyó esa investigación. 

A pesar de que la Corte indagó su accionar, una semana después, el juez asumió en su nuevo cargo en la Justicia Civil. Un mes antes del escándalo, en abril de 2018, la Cámara de Diputados había aprobado en sesión el traslado que Oritja había solicitado tiempo atrás y que el Consejo de la Magistratura había propuesto.

Ahora, quien quedó en el centro de las miradas es Alonso por la supuesta “falta de cumplimiento de los deberes a su cargo que prevé el artículo 229 Constitución Provincial, como las causales especiales contenidas en el artículo 223, por “morosidad injustificada en el ejercicio de sus funciones”; “negligencia” y “mala conducta”. 

El Jurado de Enjuiciamiento deberá decidir sobre su futuro y definir si corresponde o no llevar adelante un juicio de destitución. El implicado, por su parte, afirmó este lunes por la mañana que no había sido notificado aunque se mostró sorprendido. Sin realizar ningún tipo de declaración oficial, el funcionario que asumió el 6 de septiembre de 2018 tendrá que dar explicaciones sobre su trabajo. 

 

 

 

   

Comentarios