Historia

La dura vida del ‘Marito’, el joven abandonado por su familia y criado en la calle

Mario Silva cayó detenido recientemente por robar celulares, estuvo dos veces de rehabilitación en Buenos Aires por su adicción a las drogas. Cuando tuvo la posibilidad de volver, nadie se quiso hacer cargo de él siendo menor de edad. Una historia de soledad y marginalidad.
jueves, 16 de mayo de 2019 · 23:33

Mario Silva conocido como ‘Marito’ es el joven que ha estado en boca de todos estos últimos días luego de ser atrapado por robar dos celulares y fugarse de un hogar de rehabilitación en Buenos Aires. El joven de apenas 18 años tiene una dura historia de vida. Su lucha contra la adicción a las drogas, el martirio que vivió en los hogares que se rehabilitaba en Buenos Aires y el poco apoyo familiar que tuvo desde que era un nene de 9 años, son algunas de las cosas que enfrentó en su corta pero tormentosa vida. Fuentes judiciales y su abogada defensora Filomena Noriega contaron en detalle todo lo que vivió ‘Marito’, quien este último sábado cumplió 18 años detenido en una Comisaría.

Era febrero de 2018 y esperaba que lo pasaran a buscar por el hogar “Casas del Sur”, en Moreno -Buenos Aires-. No fue nadie a buscarlo, tenía 16 años. Desde el juzgado no sabían cómo decirle que no había nadie que se haga cargo de él y que no podría regresar. Ante la desesperación de pensar en quedarse en el hogar, Marito volvió a San Juan en ojotas, bermuda y musculosa. La última vez que lo vieron en la ciudad porteña fue colándose en camiones. Así llegó a la provincia y a principios de este mayo fue atrapado en un procedimiento policial en Rawson.

Marito tuvo poco apoyo familiar a lo largo de su corta vida. Tiene un padre con problemas de alcohol que nunca se hizo cargo de él, incluso armó otra familia en La Bebida. La madre del adolescente es discapacitada y padece una enfermedad que no le permitió cuidar a su hijos (tiene 7, contando a Mario). Por la enfermedad que padece, que le impide un trato normal con los chicos, le fue retirada la custodia de sus hijos.Todos estos problemas dejaron a un ‘Marito’ sin nadie.

Aseguran que se crió en las calles, que robaba para comprarse “un porrito”. Primero les robaba a sus vecinos del barrio La Estación y fue así como protagonizó varias golpizas que lo dejaron herido con apenas 9 años. En su último robo fallido en el barrio lo atraparon y la justicia decidió internarlo en Buenos Aires.

Fue trasladado por primera vez a un centro de rehabilitación a los 15 años. En el lugar, experimentó nuevamente la violencia y conoció una realidad diferente a la de la provincia, explicó su abogada. Volvió a San Juan y su problema empeoró, su adicción era más fuerte y su rencor con la sociedad creció. Siguió delinquiendo y hasta le robó el arma a un policía en uno de sus robos, por eso volvió a ser trasladado para su recuperación.

Esta vez fue a “Casas del Sur” en Moreno, estuvo hasta sus casi 17 años, pero no lo buscaban, es así que decidió volver por su cuenta a San Juan, hasta que a principios de mayo lo atraparon en el barrio Hualilán con dos celulares robados y fue enviado a prisión.

Estuvo preso hasta el último lunes y en una comisaría cumplió 18 años. Sin familia. Solo. Acompañado solo por otros detenidos. 

Dicen que ahora todo cambió, que su mamá se recuperó y que su papá apareció. El juez Jorge Toro, que estuvo a cargo de su última causa, lo obligó a hacer tratamientos psicológicos y psiquiátricos; pero no solamente a él sino también a sus padres. Marito quiere una oportunidad. 

Comentarios