lunes 21 de noviembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Opinión

Los tres departamentos oficialistas de tierra adentro donde habrá dura lucha interna

Dos de ellos son los más importantes del interior provincial. El otro es la isla del tesoro. En todos se verifican fuertes pulseadas con lógicas locales e interés que las exceden.

Por Sebastián Saharrea 19 de noviembre de 2022 - 10:03

Saliendo unos kilómetros para afuera desde el Gran San Juan, la provincia sigue abriéndose paso, obviedad y evidencia apropiada para corazones centralistas de pago chico. Y en todo ese tapiz, formidable despliegue de mayores o menores centros urbanos, múltiples problemáticas diferenciadas de las centrales. Se vibra distinto, con lógicas locales.

Entre ellas, Caucete y Jáchal son las dos ciudades más importantes que se pueden encontrar por fuera de la fortificación céntrica. Las dos con una impronta cultural indiscutible, propia. Por lo tanto, con esquemas de poder que le son propios y solamente descifrables desde adentro.

Ambas ciudades-departamentos son conducidas por el oficialismo, en ambas se producirán movimientos políticos particulares, acordes a su relevancia pero con tonada local.

Empezando por la cuna de tradición, que acaba de vivir su fiesta anual renovada luego de un par de años de chatura. Allí, el intendente es Miguel Vega, peronista de rasgos particulares que conserva un buen apoyo ciudadano, aprobando a nivel general su gestión. Pero resulta que don Miguel no puede volver a presentarse para intendente porque agotará el plazo constitucional de dos mandatos, y allí se abren mil caminos. Cada uno, apuntando a cada interés en juego.

El primero es del propio mandamás, interesado en entregar el testimonio a uno de su palo. Manía ésta cada vez más divulgada en las mesas de estrategia política globales. Como si cumplir e irse así, sin más, estuviera prohibido.

Miguel tiene a los suyos, sueña con tutelarles el acceso, pero aun así hay riña: entre los tres de sus colaboradores que mejor miden, el de mayor alcance según los sondeos preliminares es Pablo Pérez, pero el hombre con nombre de futbolista metedor no sería el de las mayores preferencias del intendente.

Además de él, también figuran en la nómina Rodrigo Ferreyra y Cintia Aballay, ambos también cercanos al intendente. Cuando se produzca una decantación natural entre ellos, tarea privativa de la soledad del jefe comunal, deberá confrontar con otros postulantes de su frente que no controla. Delicias de la ley de lemas: de esos votos se podrá servir si les gana por uno, a esos adversarios podrá engordar si es que pierde.

El que le viene germinando por el costado es el diputado Jorge Barifusa, antecesor de Vega como intendente y ahora de vuelta al ruedo por el sillón. El legislador es muy allegado al gobernador Sergio Uñac, donde no disgustaría que reedite esos laureles. La postura de la provincia con Jáchal es de total armonía con Vega, pero consideran al del Norte como un departamento relevante y sensible para la matrix provincial por su impacto en el discurso minero, por ejemplo. Por lo tanto no consideran aconsejable que se prolonguen experiencias satélites independientes, por más allegados que sean.

Otras expresiones del oficialismo son el bloquista Codorniu, que hizo una gran última elección pero ahora no está claro si será de la partida por motivos personales. O el médico Matías Espejo, que sin ser del riñón uñaquista estricto es un respetado profesional con gran visibilidad durante la pandemia, es un considerado funcionario y además tiene pergaminos familiares (su padre, una voz añorada de Radio Nacional).

Se la tendrán que ver con una oposición que siempre fue fuerte en el departamento, y que esta vez tiene argumentos de sobra como para pensar que descabezar el peronismo es una tarea posible. Sus nombres más mentados son Ivonne García. Alfredo Aciar, Ivan Jácome y Alejandro Fernandez.

El otro poderoso departamento del interior de Caucete. Donde también manda el oficialismo con la particularidad extra de que se trata de una joven mujer, Romina Rosas. La única, por otro lado, de todo el ajedrez provincial de jefes comunales.

Lógicamente Romina buscará un segundo mandato, alguno que le resulte más normal. Porque además de la parálisis de la pandemia y el centro de la ciudad taladrada por el poco avance de las obras de agua y cloacas, le hicieron sentir sus condiciones personales: joven madre soltera no es precisamente un activo en Caucete.

Asoma para ella un arco de competencia interno poderoso. Primero con Karina Recabarren, una funcionaria de Desarrollo Social con quien ya tuvo que competir en las Paso del 2019 –y derrotó- pero ahora sigue midiendo alto. Si es que no se suma al grupo otra Karina que también rankea bien: es Karina Solar, nada menos que la esposa –y ex funcionaria- del ex intendente Julián Gil, quien ya tuvo alguna charla en la sede del gobierno provincial.

Si así fuera, serían tres mujeres peleando por una candidatura principal, asunto inédito. También aportarían otros dos ex intendentes, pero seguramente caudales inferiores: Juan Elizondo y el inextinguible Emilio Mendoza. Para confrontar contra una oposición departamental envalentonada por los últimos números que pudieron ver y que los alienta a pensar que no sería ni siquiera sorprendente que llegaran al ejecutivo caucetero: encabezados por el macrista Iván Kadi, pero con el envión del médico cirujano que viene al galope.

Mención especial para Iglesia, el municipio destinado a convertirse en eterna desilusión por los millonarios fondos que maneja provenientes de la minería, que se ven poco y nada en la diaria: recibe el doble de dinero que cualquier otro departamento, por lo que se ha ido convirtiendo en un botín político y padeciendo gestiones que no hacen honor a esa disponibilidad.

Fue Mauro Marinero quien consumó una gestión horrible hasta el 2019, motivo por el cual fue desplazado del ejecutivo municipal por su correligionario Jorge Espejo. Pero Espejo llegó por afuera del Bloquismo, igual pudo derrotar al entonces intendente. Ahora, Espejo cumplió con la misión imposible de empeorar la gestión de Marinero. Y como parecen las cosas hasta acá, el viejo duelo tiene pinta de reeditarse, esta vez con ambos caudillos iglesianos compitiendo por adentro del Bloquismo.

Deberán tener cuidado con el lado de afuera, porque la temperatura política del departamento señala que ya no están solos como antes. En principio, el diputado departamental Enrique Montaño pertenece a un partido filo opositor que casi siempre vota con el oficialismo, salvo en la ley electoral. Y ahora hay en Juntos por el Cambio quien coquetea con acercar al legislador al espacio para competir con el tándem bloquista.

El último antecedente, en el que el consiguieron sacar más votos que el oficialismo (claro que en una elección claramente diferente, como diputados nacionales) funciona como combustible a esas ilusiones. Hay que ver si les da la nafta.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
las mejores imagenes que dejo la marcha del orgullo en san juan

Las Más Leídas

Dique de Ullum: fue a pescar, pero ¡mirá lo que encontró!
Preparate: así arranca una semanita infernal en San Juan
Un cabo del Ejército murió en un tremendo accidente en el Jardín de los Poetas
Ferpa la rompió en la fiesta de egresados de La Inmaculada: mirá las fotos video
Conoce los secretos de los mejores asadores de San Juan video

Te Puede Interesar