Imperdible

“Tumbamadre”: la obra que encara la mentira, el dolor y la frustración de la Guerra de Malvinas

La obra hecha por sanjuaninos expone en primera persona las secuelas de la guerra, y la falsa gloria que baño de sangre a los inocentes. Quienes asisten presencian el lado más absurdo y oscuro del conflicto que enfrentó a Argentina con el Reino Unido hace 33 años.
jueves, 15 de agosto de 2019 · 12:42

Por Pablo Amado

En Malvinas hubo héroes y cobardes; familias orgullosas que sus hijos fueran a combatir y otras que sufrieron o directamente los escondieron; oficiales que fueron un ejemplo y otros que resultaron el peor enemigo de sus subordinados; hubo estaqueos y acciones de inaudito coraje; hubo famosos y programas televisivos que iniciaban falsas campañas para recaudar fondos que supuestamente iban a los soldados, pero eso nunca pasó. O por lo menos no fue lo que nos contaron los constructores del relato de ese tiempo.

Esta obra teatral pone en tela de juicio el lado más siniestro detrás de la guerra de Malvinas, que fue devastadora para la sociedad sumergida en el totalitarismo y el engaño de “vamos ganando”.

De por si Malvinas tuvo todos los ingredientes de las conflagraciones del siglo XX. Pero solo para los argentinos es inagotable: aquí, a nadie deja indiferente ni satisfecho lo que se dice sobre ella. Casi cuarenta años después, las formas de calificarla generan controversia: "mentiras", "guerra absurda", "epopeya" y "muertes inútiles".
Ante las visiones sesgadas, las experiencias personales terminan siendo el último refugio para pensarla y connotaciones artísticas como “Tumbamadre” resultan esenciales para entender aquello que nos dejó la guerra.

Cuando entras al teatro sabes que no te vas a encontrar con una simple representación teatral. Quienes trabajaron en la presentación de este evento, prepararon un archivo exclusivo para que puedas entender cómo se vivía la guerra en San Juan y en el país.

Una vez adentro la tristeza y el dolor te invaden por las certezas interpretaciones de Gerardo Molina, Juan Manuel Belbruno, Bruno Torrisi, Gabriel Olivera, Ines Mira, Marcela Santandreu, Eduardo Avila, Cristian Aballay, Mayra Peinado, Erica Gutierrez, Ventura Atienza y Francisco Castilla.
Y la correcta dirección del dramaturgo Matías de la Cruz, que vivió varios años en Buenos Aires y ahora incorpora nuevos conceptos en la escena local.

Con la intención de no brindar demasiados detalles para que esta nota no sea un spoiler de un evento cultural único en San Juan, debo decir que de manera sintética la obra narra las secuelas de la guerra, en una mirada vacía que se pierde en el horizonte y busca aferrarse, como un último testigo del caos, al hilo de la memoria.  
La voz lastimosa de los ausentes en palabras del mismo director. El corazón de una madre que espera y se debate entre sus angustias y los latidos de la verdad conocida. Los ojos que se niegan, los corazones que estallan y envuelven en sus sombras las palabras no dichas. Y la gran bestia mediática que opera tras la bruma, prometiendo la gloria de los días que han de llegar bañados en la sangre de los silenciados.

Cuando salís de la obra te das cuenta que el relato concuerda con la realidad vivida en esos años. Quienes tuvieron la desgracia de vivir aquel tiempo salen con el rostro cubierto de lágrimas, porque a decir verdad, en esos 50 minutos de obra te olvidas que estás adentro de un teatro y te perdés en un viaje del tiempo que te invita a entender una de las partes más siniestras de la historia.

El dato

La próxima función es el domingo 18 de Agosto a las 21.00 hs en Teatro Sala Z  ubicado en Pedro Echague 451 (o). Con anticipadas de $ 150 y en Puerta $200

Después se trasladan a al teatro de Albardón con una presentación el 1 de Septiembre a las 21 hs.

Duración: 50 Minutos


 

Comentarios