Caso Miguel Carbajal

La escabrosa trama detrás del asesinato del federal que tiene a su hijo como único detenido

El joven es el principal sospechoso de matar a cuchillazos al subcomisario Miguel Ángel Carbajal, cuyo cadáver fue encontrado el 14 de este mes. Aquí, todo lo que no se dijo en torno al crimen.
viernes, 26 de noviembre de 2021 · 23:00

Un viejo rencor, al menos por parte del joven. Un viaje sin aviso y su estadía oculta en San Juan. La farsa de que estaba en Salta. Y el supuesto ataque alevoso. Todas estas son las evidencias que tienen los investigadores de la UFI de Delitos Especiales y los policías de Homicidios contra el joven de 21 años detenido este viernes en Rawson y que lo ponen como principal sospechoso del asesinato de su padre, el subcomisario de la Policía Federal Miguel Ángel Carbajal.

Esta sería la trama que hay detrás del caso del asesinato del subcomisario Miguel Ángel Carbajal, de 54 años, cuyo cadáver fue encontrado la noche del 14 de este mes en su casa del barrio Huarpes en Pocito, con dos certeros puntazos en el pecho. El único detenido es su propio hijo Paolo Enrique Carbajal, revelaron fuentes del caso. Todo hace suponer que el equipo dirigido por el fiscal Iván Grassi, de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Especial, podría imputarle el delito de homicidio doblemente agravado, por el vínculo y alevosía.

Ese domingo, día de las elecciones, Carbajal debía trabajar a las 7 de la mañana, pero no se presentó a la guardia. Después de varias llamadas, al ver que no contestaba, alguien fue a su domicilio en el barrio Huarpes y encontraron al subcomisario muerto.

La vìctima. Este es el subcomisario Carbajal.

En un principio, se creyó se trataba de un suicidio, pero poco a poco los investigadores comenzaron a hurgar y establecieron que se trataba de un crimen. El arma homicida no apareció en el lugar. El cuerpo del subcomisario Carbajal estaba en ropa interior, tendido en su dormitorio y con esas heridas punzantes en el tórax. Uno le quebró una costilla y le tocó el corazón. También tenía lesiones en las manos, lo que indicaba que intentó defenderse. Adentro no había rastros de un robo. La puerta de la vivienda estaba sin llave, otro dato que instaló la teoría de que el agresor podría ser un conocido que ingresó sin ejercer violencia.

El hombre vivía solo. Esa misma noche, sus hermanos llamaron a su hijo Paolo –que estaba en Salta- para avisarle de la muerte de su padre. Su respuesta fue que esa noche viajaba a San Juan y al otro día, el lunes, ya estaba en la provincia. Llamó la atención que llegara tan rápido.

La sospecha saltó cuando un familiar contó a los investigadores de la UFI de Delitos Especiales que Carbajal no tenía problemas y con el único que no se llevaba bien era con su hijo Paolo. Ese chico estuvo viviendo en San Juan junto a padre durante un tiempo, pero tenían serias desavenencias y por ese motivo regresó a Salta con su madre y sus dos hermanos menores.

El subcomisario Carbajal y la madre –ya fallecida- de sus hijos estaban prácticamente separados. Ella residía en Rosario de la Frontera, en Salta, junto a los chicos y de vez en cuando venían a visitar al ahora fallecido.

Pero algo pasó en el medio que habría generado más rencor en su hijo Paolo. Versiones recogidas en la investigación indican que a fines de julio último la madre del joven vino de visita a San Juan con sus dos hijos menores para visitar al subcomisario. Fue en esos días que la madre del policía y su ex mujer contrajeron Covid. Y les afectó tanto que una falleció a los días y luego murió la otra.

Pasado un tiempo, el subcomisario Carbajal llevó a sus dos hijos menores a Salta para dejarlos a cargo de la familia materna. Eso habría tensado la relación con Paolo. Más todavía, cuando el policía anunció que pasadas las elecciones regresaría a la provincia norteña a buscar a sus dos hijos menores para que vivieran con él en San Juan. La sospecha es que esto enfureció peor al joven y ahí posiblemente empezó a pergeñar el ataque contra su padre.

Todo esto se supo después del crimen del subcomisario Carbajal y puso en la mira al joven. Pero no tenían pruebas contra él. Con el correr de los días, aparecieron indicios que involucraron a Paolo Carbajal en el asesinato. La tarea policial y la de los investigadores de la UFI de Delitos Especiales permitió establecer que el joven había estado en la provincia el día del crimen. A partir de informes, establecieron que el muchacho había viajado en colectivo desde Salta a San Juan el viernes 12 de noviembre.

Ningún familiar lo vio, pero se sospecha que el joven se alojó en un hostel o un residencial de Capital o Santa Lucía en esos días. Siguiendo esa línea investigativa, se cree que sin que nadie lo supiera fue a la casa de su padre en el barrio Huarpes entre la noche del sábado 13 o madrugada del domingo 14. Él tenía llave, eso explica que quizás haya entrado sin ejercer violencia. O que llamó a la puerta y su padre le abrió. Ahí, se supone, entró directamente a atacar con un arma blanca al subcomisario Carbajal.

El joven siempre hizo creer que estaba en Salta. Sin embargo, lo complicó ese informe de Transporte que señala que viajó a San Juan el día 12. Por otro lado, él aseguró que llegó a la provincia el lunes 15, después de que le avisaron sobre la muerte de su padre, pero no existe registro de que haya viajado ese día. Además, extrañó que llegara tan rápido. Y es que, todo hace suponer, que ya estaba acá y todo fue parte de la trama para despistar. De hecho, Paolo se quedò en casa de sus tìos en todo este tiempo hasta que lo detuvieron este viernes en la mañana en el domicilio de esos parientes en Rawson.

Comentarios