La diversidad en el directorio potencia a las compañías

Según dos estudios internacionales de PwC y Standard & Poor's, las mujeres en puestos de poder valoran más que los hombres su inclusión en posiciones de liderazgo.
lunes, 12 de octubre de 2015 · 11:18
Los desafíos de las mujeres en cargos directivos.Los desafíos de las mujeres en cargos directivos.Crédito: Shutterstock Mujeres integrando los directorios de grandes corporaciones: algo que hace apenas cincuenta años hubiera sido impensable, hoy es una parte natural de la vida empresaria. Que las damas hayan llegado a presidir compañías multimillonarias se ha vuelto tan usual como que presidan, inclusive, países.

El último ranking de la revista Forbes sobre las mujeres más poderosas del mundo tiene en su primer puesto a Angela Merkel –probablemente una de las personas más influyentes del planeta, más allá del género– y en el segundo a Hillary Clinton, la que quizás sea la primera en sentarse en el legendario despacho oval y ser llamada "Madam President".

Pero los puestos tres, cinco, ocho y nueve del top ten están ocupados por mujeres que no pertenecen al ámbito de la política, sino de la empresa. En orden, Melinda Gates (ex Microsoft, hoy dirige la fundación que lleva su nombre y el de su célebre marido), Mary Barra –CEO de General Motors, una empresa que se caracteriza por darle puestos de poder a mujeres en una industria tan "de machos" como la automotriz–, Sheryl Sandberg (CEO de Facebook) y Susan Wojcicki, que se sienta en la cabecera de la mesa de YouTube.

No es extraño que casi todas estén vinculadas a la tecnología. Silicon Valley es, al fin y al cabo, uno de los mayores espacios de innovación del mundo; y las empresas más jóvenes tienen el valor de la diversidad incorporado a su cultura desde sus orígenes.

Sin embargo, según una encuesta realizada en Estados Unidos por la firma PwC, donde se relevaron los directorios de grandes corporaciones que cotizan en bolsa, más del 80% de los cargos directivos siguen estando ocupados por hombres. De hecho, menos del 5% de las 500 compañías más relevantes del mundo según Standard & Poor's están dirigidas por mujeres; y menos del 20% tiene damas en sus directorios.

Pero son ellas las que –además de aportar su mirada femenina y su capacidad de "multitasking" al mundo de los negocios– se muestran más interesadas en fomentar la diversidad en los directorios. Y no solo se interesan por la inclusión femenina, sino que ven a la diversidad como algo mucho más amplio: tener al mando un grupo de gente donde se mezclen géneros, elecciones sexuales, razas, nacionalidades, credos religiosos, grupos etarios y diferentes formaciones académicas enriquece a la empresa.

Cifras con aroma de mujer

Según PwC, el 63% de las mujeres considera importante que haya diversidad de género en un directorio mientras que, entre sus pares masculinos, solo el 35% lo considera un tema relevante. A la hora de la diversidad racial, las proporciones son similares: el 46% de las mujeres al mando de empresas considera que es importante, pero solo el 27% de los hombres está de acuerdo.

Un estudio de la consultora Strategy& advertía en el 2013 que, aún cuando la presencia de mujeres en altos cargos en las 2.500 empresas más grandes del mundo había crecido un 75% en la última década, también registraban una tasa de despido más alta que las de los hombres. Se las recluta más, pero se las echa más también.

Sin embargo, lograr un mayor balance en materia de diversidad no está entre las prioridades de los ejecutivos, que consideran, a la hora de reclutar directivos, que otros factores –sagacidad para las finanzas, experiencia en la industria y conocimientos operativos, entre otros– son mucho más importantes que fomentar la diversidad de género.
 
Fuente: Infobae

Comentarios