vinos & gastronomía

Qué debemos pagar y qué no cuando salimos a comer - Por Leonardo Raúl Rosales

viernes, 27 de enero de 2012 · 20:26

Existen muchos términos en el vocablo de la gastronomía que no son legales o están faltos de argumentos  y que producen intrigas, incomodidad y dudas. Por eso, lo mejor es poder tener una respuesta al momento de que se plantee alguna de estas dudas.

“Derecho de tenedor”

Con el solo motivo de ingresar a un restaurant, hotel o confitería, es algo más que lógico para poder comer tener los utensilios acordes para cada servicio, llámese cena, almuerzo, merienda o desayuno.

Lo que no se debe abonar por el servicio es el uso de vajilla. Aunque sea necesario usar más de una servilleta o más de un plato, lo que sí se debe pagar es lo que se ingiere,  pero nunca el uso de vajilla, mantelería o utensilios.

Bajo la reglamentación gastronómica no existe una ley u ordenanza que obligue al comensal  a realizarlo.

“El descorche”

Bajo ninguna circunstancia se debe abonar un descorche, tanto de vino como de algún espumante, sean nacionales o importados.

Y en el caso de que algún cliente quiera ingresar con un litro de alguna bebida que él quiera tomar y en el local no exista ese producto, deberá pedir o solicitar autorización al maître para ingresarlo y descorcharlo.

“Servicio de mozo”

Por experiencias vividas me tocó que en algunos lugares no me han cobrado por descorchar algún vino que yo lleve de mi casa, ni tampoco me tocó pagar un derecho de tenedor, pero sí  me han cobrado el servicio.

En todos los casos anteriores, para no tener que pasar un mal momento, se solicita que sea lo que sea que tengan que pagar, esté explicado en la boleta o ticket cuando les llegue el momento de pagar lo consumido.

Lo mismo pasa cuando ustedes noten un precio muy elevado de algún producto, verifiquen que coincida con la carta lo que expresa el ticket.

Espero haber evacuado algunas de las dudas, ya que en tiempos de vacaciones o grandes eventos suele haber situaciones que las plantean en algunas ferias gastronómicas.  A tener cuidado y mirar bien lo que nos cobran.

¡Buen apetito y salud!

 

 

 

Comentarios