Historias

Mamá corazón: tiene 12 hijos y un merendero para 270 chicos

Es del barrio Bella Vista, en San Martín y junto a su familia trabajan para tener la mayor cantidad de recursos posibles para que los chicos tengan su merienda.
domingo, 24 de marzo de 2019 · 13:52

 

Por Sergio Caballero

Una mamá con 12 hijos debe hacer muchas cosas para llegar a fin de mes, encima sufrió un incendio de su vivienda y perdió todo. Igual empezó de nuevo y ayuda a los chicos de su barrio. Es una vecina como cualquiera otra que se las ve en figuritas para poder subsistir entre tarifazos y subas de precios casi cotidianos. Pero a pesar de todo eso, Viviana Duran se las arregla para atender dos veces por semana en su merendero a 270 chicos que la quieren tanto como una madre. Es del Barrio Bella Vista ubicado en el departamento San Martín.

Increíble, pero no es todo, ella y su familia se las arreglan para conseguir los recursos y prepararles leche y yerbeado a los chicos que martes y jueves concurren a su casa. El merendero se llama Manitos llenas de Esperanza, según Viviana Durán: “empezamos la copa de leche hace dos años con un político, del que no quiero dar nombre, me dijo que tenía que hacer política con los chicos, entonces me negué y no me mando más la leche para los chicos, por eso ahora no quiero a ningún politico que use al merendero”.

A Viviana se le venía el mundo abajo cuando no le mandaron más cajas de leche, ahí empezó un trabajo a pulmón. Los hijos, las hijas, los yernos de Viviana se comprometieron a ayudarla para seguir atendiendo a los chicos. Ella contó que “se me corrían las lágrimas de saber que los niños no tendrán mas esa merienda, entonces mis hijos me ayudaron a comprar un cucharon y un tacho donde preparo la leche y también yerbeado porque a algunos no les gusta la leche”.

Los mima y mañosea en todo, inclusive los chicos hablan muchas cosas con ella, cuentan sus historias, sus sueños. Pero también le piden goma, reglas cuando van a la escuela. Por ahora en el barrio Bella Vista “tenemos una chica que estudia maestra, ella da clases de apoyo para los chicos, pero a veces es difícil porque ni siquiera tienen para comprar un cuaderno, ni un lápiz, quisiera tener toda la plata del mundo y que a mis niños no les falte nada para ir a la escuela” anheló.

Viviana y su familia sufrieron el incendió de su casa donde perdieron todo. Pero eso no impido que los chicos tengan un lugar en esa casa humilde y mucho menos en ese enorme corazón de Viviana Duran. La familia construyó un salón largo, ahí hay una estufa a leña donde cocinan, también hierven el agua para preparar once cajas de leche y tres kilos de azúcar, con poco cacao porque cuesta conseguirlo. Eso ocurre los martes y jueves, los dos días a la semana que puede brindarles una leche caliente o el mate cocido de la tarde, antes podía tres veces por semana.Ella abre las puertas de su merendero a quien quiera ir a visitarla y poder ayudar a servir la meriedna para sus niños. 

La única ayuda que recibe es del Ministerio de Desarrollo Humano, la propia Viviana relató que “tengo que ir a buscar 57 paquetes de leche y 24 de azúcar hasta Pocito, me gasto 500 pesos de remis hasta allá, la plata la saco de la venta de pan”. Esos amasijos los hace a mano y una parte se transforma en bollitos para que los chicos coman con la leche. Todo lo hace para que esas caritas tengan una sonrisa cada vez que llegan a su casa, a ella le parte el corazón verlos triste y se desespera cuando no pueda ayudar a sus hijos del corazón.

2%
Satisfacción
79%
Esperanza
6%
Bronca
11%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios