INFORME ESPECIAL

La gran mayoría de los ciclistas, ilegales

A una semana de la tragedia ocurrida en Zonda, habla un juez de Faltas, un funcionario de Tránsito y un policía experto. Qué dice la ley y por qué no se aplica. Por Gustavo Martínez Puga.
sábado, 11 de febrero de 2017 · 14:50
Si se tomara la decisión de aplicar la Ley Nacional de Tránsito 24.449, a la que San Juan está adherida sin reservas, el artículo 40 bis haría que casi la totalidad de los ciclistas sanjuaninos debieran ser radiados de circulación. Y, en particular, la gran mayoría de quienes practican el ciclismo en forma recreativa en mountain bike (MTB) o en bicis de ruta en la zona de Rivadavia, Zonda y Ullum, la cual se transformó en un boom para la práctica de ese deporte por los escasos 20 kilómetros que separan al corazón de la Ciudad de San Juan con los espectaculares cerros y caminos de montaña. 
 

¿Por qué la mayoría de esas costosas bicis están en falta? Las causales son múltiples y van desde los elementos de seguridad hasta la imprudencia en la que caen los ciclistas al usar calles y rutas pensadas y diseñadas para el tránsito vehicular y no el ciclístico.

ELEMENTOS SEGUROS

Por ejemplo, las bicis MTB y las ruteras no tienen luces (blanca en la parte delantera y roja o refractaria en la parte trasera o del cuadro) ni guardabarros (delantero y trasero). Tampoco tienen espejos retrovisores ni timbre o bocina. Además, la mayoría de sus conductores no usan chalecos refractarios y otros tanto no usan casco.

A esos elementos de seguridad (ver infografía), se agrega que la mayoría de los ciclistas que salen en grupo en la zona Oeste del Gran San Juan viola una norma elemental prevista en la legislación vigente: no se desplazan por el costado derecho y en fila india, uno detrás de otro, sino que van en pelotón o en grupo.

Eso genera situaciones de alto riesgo para su propia vida al obstaculizar con su cuerpo el tránsito de los vehículos que, por cuestiones obvias, superan los 20 o 30 kilómetros por hora a los que transita el ciclista. Eso hace que se transformen en obstáculos para los vehículos que transitan a 60 o a 80 kilómetros por hora (velocidades máximas en avenidas o rutas). 
El folleto que la Subsecretaría de Tránsito y Transporte entrega a los ciclistas sanjuaninos.


CICLOVIA

Otra norma legal de tránsito que viola el grueso de ciclistas en la zonda de Rivadavia y Ullum, como también en la zona de Caucete, camino a la Difunta Correa, es no transitar por la ciclovía o bicisenda: "Es de absoluta obligatoriedad el uso de la ciclovía para el ciclista. En el caso de que la haya y el ciclista no la use, es motivo de infracción”, aclaró Enrique Mattar, del Tercer Juzgado de Faltas del Gobierno de San Juan, en base los decretos reglamentarios con los que la Provincia adhirió a la Ley Nacional de Tránsito. 

En mayor medida en la Ruta del Sol que une Rivadavia con Zonda y Ullum, y en menor medida en el camino a la Difunta Correa, donde se construyó la Senda del Peregrino, son lugares donde los ciclistas tienen ciclovía pero no las usan y transitan por las rutas.

Justifican ese accionar, principalmente para con la Ruta del Sol, en que la ciclovía es angosta; que no caben los pelotones de 30 o 40 personas; que el guardarail es peligroso porque tiene el filo para adentro y si lo tocan les cortan las piernas; que hay muchas personas que usan la ciclovía para salir a correr o a caminar y les entorpece el tránsito. 

Sin embargo, según el juez Mattar, no hay excusa: "La ley es la ley y está hecha para respetarla. Todo lo demás son excusas que de ninguna manera justifican una infracción. Si la ciclovía tiene problemas de infraestructura en su confección, será motivo de queja o de planteo en otro ámbito, pero no en el legal”.
 
La última víctima. La tragedia del sábado 4 de febrero, donde un profesional fue arrollado cuando hacía mountain bike.


LA TRAGEDIA

"No siempre hay relación directa entre la falta contravencional de tránsito y una tragedia”, aclaró Mattar. Eso quiere decir que, bajo ningún punto de vista, el conductor de un vehículo tenga algún tipo de beneficio legal al atropellar a un ciclista.

La aclaración apunta a la tragedia ocurrida el último sábado 4 de febrero, cuando un reconocido profesional murió en Zonda arrollado por un camión en momentos que iba en una bicicleta de montaña por la Ruta Provincial 12.

Eso originó una causa penal para determinar la responsabilidad de Julio Monla, un experimentado chofer de la Municipalidad de Zonda que durante décadas se encargó de transportar agua en camiones cisternas del municipio. Esa mañana había comprado el viejo camión con que el atropelló al ciclista.

"Aún en infracción, en el eventual caso que eso hubiera ocurrido, una víctima puede recibir una indemnización civil y se puede decretar la responsabilidad penal del autor de la muerte”, aclaró el juez Mattar.

INSULTOS A POLICÍAS

A poca distancia de la tragedia del sábado último, el 20 de julio del año pasado murió otro ciclista. Se trata de Elías Pereyra, un reconocido campeón de las competencias ruteras. Cruzó el semáforo en rojo y chocó de frente contra una camioneta Eco Sport que también estaba en falta porque transitaba por el carril contrario, violando la doble línea amarilla.

"Queremos fomentar el uso de la bicicleta. Sin lugar a dudas es el medio más económico, el que mejor hace a la salud. Queremos que haya más gente que use al ciclismo como deporte, como recreación. Pero también hay que decir que, tras la muerte de Pereyra, nos reunimos con la Federación de Ciclismo para pedir ayuda en la concientización de los ciclistas, queríamos trabajar con ellos en la habilitación de determinadas zonas y en determinados horarios. Eso iba a permitir que se pudiera cuidar al ciclista organizadamente. Pero nos dijeron que no, que el ciclista tiene la cultura de salir al horario que le quede cómodo y que le gusta ir a distintos lugares y que eso no iba a funcionar”, informó el arquitecto Jorge Martín, director de Tránsito y Planeamiento de Movilidad del Ministerio de Gobierno de San Juan.

Martín también comentó las ingratas experiencias que vivieron después de la tragedia del ciclista Pereyra, cuando la Policía endureció los controles de tránsito para con los ciclistas en las zonas de más flujo de Rivadavia, Zonda y Ullum: "En el mismo lugar que murió Pereyra, a los pocos días hubo un episodio de violencia cuando un policía frenó un ciclista que pasó con el semáforo en rojo y le radió la bicicleta. El ciclista y el grupo lo insultaron de arriba abajo y hasta le quisieron pegar al policía. También nos pasó cuando los parábamos para hacer campaña de concientización. Los parábamos en la ruta para distribuirles un folleto con información sobre las normas de tránsito y los ciclistas se enfurecían porque decían que le frenábamos el ritmo cardíaco y que le cortábamos el entrenamiento”.

PROBLEMA CULTURAL

El director Martín remarcó que "hay un problema cultural de fondo con los ciclistas en San Juan. Creen que pueden pasar en rojo por ir en bici; en las avenidas van por la izquierda; no transitan en fila india, a diferencia de la moto, creen que pueden ir por el medio de la calle y no es así, porque legalmente para pasar una moto el otro conductor debe hacerlo por el otro carril, mientras que la bici se debe mantener en su derecha”.

Martín aclaró que la situación es distinta para las carreras organizadas de bicicleta: "Deben pedir una autorización 48 o 72 horas antes, dependiendo de si el circuito afecta o no a las líneas de los colectivos. 

Y, si el circuito es por una ruta nacional, además de coordinar con la Dirección de Operaciones de la Policía de San Juan también se debe coordinar con Gendarmería Nacional. Cuando está habilitada la competencia, se le pone custodia policial y se organiza el tránsito para asegurar una práctica deportiva sin problemas”.

DIVISIÓN TRÁNSITO

Desde la división Tránsito de la Policía de San Juan, el comisario inspector Marcelo Naveda se limitó a responder que "la concientización en los grupos de personas que hacen ciclismo es permanente. Pero vemos que en la práctica no la aplican”.

Salvo los casos puntuales que hubo tras la tragedia del ciclista Pereyra, en la división Tránsito ya no hay bicicletas radiadas de circulación por pasar con el semáforo en rojo, o por transitar en pelotones o por no cumplir con las normas de seguridad.

Por pasar en rojo, la multa es la misma para el ciclista que para el motociclista o el conductor de un vehículo: 5.600 pesos.

POR QUÉ NO RADIAN

Ante las evidentes faltas que cometen a diario cientos de ciclistas, la pregunta del millón es por qué no se les aplica lo que dice la Ley Nacional 24.449 y los multan o los radian de circulación.
"El problema principal que hay es que ya no hay espacio para meter más bicicletas radiadas de circulación”, dijo Jorge Martín, desde la subsecretaría de Tránsito y Transporte.

Por lo bajo, fuentes de la Policía coinciden, pero no lo dicen oficialmente.

Sin embargo, la falta de espacio para sacar a los ciclistas infractores de las calles no el único motivo real de fondo.

También incide en que San Juan es una de las principales capitales del ciclismo del país. Y el uso de la bici para la práctica deportiva es cada vez mayor. Eso llevó a que haya un gran negocio económico de fondo, que va desde la venta de la bicicleta y sus insumos, hasta la organización de eventos deportivos y el uso de entrenadores deportivos en forma personal o en grandes grupos.

Y, tal vez lo más difícil de combatir, son las presiones sociales, económicas y políticas para quienes decidan hacer cumplir la ley, teniendo en cuenta que el ciclismo recreativo se ha transformado en el deporte estrella de la clase media y alta sanjuanina. 
 

Comentarios