Data de primera

Los 5 tips para planear el año de manera exitosa

El coach Jorge Puga, que el 23 de enero dictará un taller imperdible, compartió con los lectores de Tiempo una guía importantísima para saber cómo encarar encarar personal y profesionalmente este 2016.
miércoles, 20 de enero de 2016 · 17:32
Planear el año que comienza, para muchos, puede resultar una obviedad, pero lo cierto es que, en realidad, son muy pocas las personas que se toman seriamente la planificación de cada año y le dedican tiempo y esfuerzo a esta tarea, que puede marcar la diferencia entre un brindis de fin de año con felicidad, completud y agradecimiento por los logros alcanzados o con frustración, amargura y enojo por haber llegado de nuevo a diciembre sin intervenir en aquello que nos preocupa, lastima o resta posibilidades.

Quien más quien menos, todos pareciéramos tener medianamente claro qué necesitamos y/o deseamos en la vida a cada momento, con lo cual nos imaginamos que no hace falta parar la pelota un momento y reflexionar acerca de las metas para el año que comienza.

Pero lo cierto es que hay una enorme diferencia entre avanzar suponiendo que está todo claro y creyendo inocentemente que las cosas se irán acomodando por sí solas a lo largo del año y tener un listado de metas con plazos, con objetivos parciales, con estándares para saber si nos acercamos o no a eso que deseamos y con estrategias para tomar acción en caso de descubrir que lo que hacemos no alcanza o que nos estamos haciendo los "sonsos” con alguna meta importante para nosotros.

Hay muchas técnicas para planear el año. Basta meterse a internet y "googlear” esa inquietud para tener un listado enorme. También hay talleres en los que, junto a otras personas, puede diseñarse el año. Esta opción es más interesante, puesto que trabajar con otros siempre entusiasma más y, sobre todo, compromete de un modo más efectivo: declarar lo que uno hará ante otro nos moviliza a cumplir esa palabra empeñada; prometérnoslo a nosotros mismos,muchas veces termina siendo una trampa. Podemos hacernos los distraídos con nosotros mismos, pero si alguien nos escuchó comprometernos, luego puede reclamarnos y preguntarnos "¿qué pasó?” con eso que declaramos.

Un taller de coaching aplicado que se llevará a cabo este sábado en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas propone técnicas y dinámicas efectivas para planear el año.

En esta nota compartimos algunas de ellas.

1 – Fijar las metas que queremos alcanzar

Esto significa declarar aquello que se quiere lograr de un modo simple, medible, realizable, auténtico y con plazos en el tiempo. Por declarar estamos diciendo escribirlas en letra clara y legible en una oración corta que se haga cargo de toda la idea: "Bajar 15 kilos hasta junio, con asistencia médica, nutricional y ejercicio, y mantener el nuevo peso hasta diciembre” o "generar un ingreso extra de 5.000 pesos con un emprendimiento propio trabajando 20 horas a la semana durante la tarde”. Declarar metas no es difícil, pero hay que dedicarle tiempo hasta lograr que tengan sentido para uno mismo. Es mejor si alguien nos asiste y nos ayuda con preguntas que muchas veces son obvias pero que jamás se nos hubieran ocurrido a nosotros solos.

2- Establecer dónde estamos ahora

Tener claro dónde estamos a la hora de iniciar cualquier viaje es fundamental para saber qué camino tomar y qué distancia nos separa del lugar al que queremos llegar. En cuanto a metas se refiere, es lo mismo: la brecha hasta la meta es un viaje, una aventura, una travesía que emprendemos desde estos que somos hoy, con nuestras luces y sombras, hacia aquellos que soñamos ser. Por eso al momento de establecer dónde estamos resulta sumamente importante reconocernos las virtudes –aquellas cosas a las que podemos echar mano en el viaje hacia nuestra meta, como nuestra alegría, compromiso con la palabra empeñada, nuestro deseo de estar sanos-, como nuestros vicios, es decir, aquello que sabemos que aparece (desgano, autoboicot, desenfoque, falta de tiempo, necesidad de estar para otros y no para uno, etc.), para dejar planteadas estrategias de acción y pedir ayuda a tiempo.

3- Trazar un camino posible

Esto no es otra cosa más que imaginar lo que tenemos que ir haciendo en nuestro camino hacia la meta y establecer una serie de pasos sucesivos para llegar a ella. ¿Cómo sería nuestro entorno y cómo estaríamos si ya hubiéramos recorrido la mitad del camino que nos separa de nuestro logro? ¿Qué debería haber sucedido ya? ¿Qué cosas aun no sucedieron pero es necesario que pasen? A partir de esto deberíamos poder armar una secuencia de no más de 5 pasos, donde el 1 es el lugar donde estamos ahora, el 2 lo primero que habría que hacer, el 3 la mitad del camino, el 4 aquel último desafío que nos separa de la meta, que es el 5. Separar en fases el camino hacia la meta nos permite tener una suerte de mapa, reconociendo los "accidentes geográficos” que deberemos sortear en nuestra ruta. Hay que tener en claro que la realidad siempre nos sorprende y por lo general lo que encontramos en el camino poco tiene que ver con nuestros planes (el mapa no es el territorio), pero es más efectivo lanzarse a caminar con un recorrido posible, sobre el cual ir haciendo los cambios necesarios que la realidad nos imponga, que salir al camino "ciegos”, sin saber si nos acercamos o nos alejamos al punto de llegada.

4- Establecer nuestros compromisos

Este punto suele ser la pata floja en las estrategias de planificación. Por lo general no nos detenemos a pensar seriamente qué pasaría si la meta no se cumple y cuanto nos afectaría eso. Entonces es importante, para cerrar el proceso de programación del año, tener claro qué estamos dispuestos a hacer para cumplir con la meta que declaramos y qué no. En otras palabras, ¿cuál es el tamaño de nuestros sueños? ¿Estamos dispuestos a equivocarnos y tener que empezar de nuevo? ¿Podemos comprometernos a tener paciencia si las cosas no son como esperábamos? ¿Vamos a abandonar si el trayecto se complica? ¿Qué nos sacaría de definitivamente de la carrera? ¿Cuánto de mí estoy dispuesto a poner para llegar? Establecer qué está dispuesto uno a hacer y qué no es importante para determinar qué clases se resultados se pueden esperar de nuestro viaje hacia la meta: Si será paseo liviano, como "de compromiso”, en el que a la primera de cambio me bajo del tren, o si será una aventura comprometida, donde tenga la íntima certeza de que dejé todo lo que tenía para llegar a meta y no me guardé nada, haya llegado o no. No hay problema en que se trate de uno u otro tipo de recorrido. No es que uno esté bien y el otro mal, sino que es más efectivo en cuanto a imaginar los resultados esperables, saber de antemano que tipo de viaje estamos haciendo.

5- Lanzarse a la ruta

Las estrategias de planificación culminan en el paso anterior, pero sólo tienen sentido y demuestran haber sido útiles si las completamos con la acción necesaria para llevarla a cabo. Por más que la planificación sea perfecta no nos llevará hasta nuestros sueños sino la echamos a andar. Es en este punto donde puede verse el valor de hacer la planificación acompañados por otros, que aportaron a nuestro sueño y lo co-construyeron. Muchas veces, cuando las fuerzas y el compromiso personal baja, una carga de energía extra aparece al recordar a quienes nos ayudaron a forjar nuestras metas o aquellas personas, además de nosotros, que se beneficiarán de los logros que estamos buscando. Hacerlo por ellos también es hacerlo por uno mismo.


INFORMACIÓN DEL TALLER

El taller que impartirá Jorge se llama MIS METAS 2016 y tiene cupos limitados. La inscripción, que ya está abierta, se realiza directamente en la sede del Consejo, Suipacha 377 Sur, en horario de comercio.

El taller tiene un costo de 650 pesos. El valor incluye todo el material necesario para el trabajo durante el taller. No incluye el almuerzo, que será costeado por cada participante.

Fecha y horarios:

El taller se realiza el sábado 23 de enero de 2016. Dura ocho horas en total (de 9 a 17 horas), con un break a las 13hs para almorzar en grupo, retomando a las 14hs.

Qué llevar:

Todo el material (carpeta, lápices, papel) será entregado al momento de la acreditación. Se les pide a los participantes ir vestidos con ropa cómoda y se les aconseja llevar una campera liviana por el aire acondicionado.

Cómo inscribirse:

Las inscripciones ya están abiertas y deben realizarse personalmente en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de San Juan (CPCESJ), ubicado en Suipacha 377 Sur, en horario de comercio (8:30 a 12:30 y 16:30 a 20:30). Teléfono (0264) 421-0331.

Valorar noticia

Comentarios