CASOS QUE CONMOCIONARION A SAN JUAN

El Zonda, su nacimiento y su muerte

Pasaron 176 años. Su primera edición fue publicada el sábado 20 de julio de 1839, la última, el 25 de agosto del mismo año. Tenía el propósito oculto de mover el avispero de la época, despertar al pueblo sanjuanino de su entumecimiento y promover una sociedad diferente.
jueves, 13 de agosto de 2015 · 07:31
Por Michel Zeghaib
Tiempo de San Juan

El semanario tuvo su gestación en la mente de Sarmiento durante las noches de tertulia, en la que un reducido grupo de intelectuales inquietos devoraban libros de filósofos, historiadores y literatos franceses, y los debatían y confrontaban. "Fue en estas reuniones, en casa de Quiroga Rosas, en el café del Carmen o el café Aubone, donde nació la idea de fundar (…) El Zonda”, expresan Cecilia Yornet y Guillermo Collado. Manuel Quiroga Rosas, Antonino Aberastain, Idalencio Cortínez, Dionisio Rodríguez y Domingo Sarmiento, vivieron aquellos años formando parte de una asociación fructífera y creativa, en medio de noches de discusiones acaloradas, en las que la principal protagonista fueron las ideas. 

Su pertenencia a ella fue crucial. Él mismo cuenta en "Recuerdos de Provincia” como "Todas mis ideas se fijaron clara y distintamente, disipándose las sombras y vacilaciones frecuentes en la juventud que comienza, (…), traduciendo el espíritu europeo al espíritu americano, con los cambios que el diverso teatro requería”. Estas expresiones pueden entenderse de un joven Sarmiento que contaba, cuando fundó el semanario, con 28 años de edad, y una conjunción de fuerza intelectual y vehemencia temperamental que lo acompañó toda su vida. 

En ese tiempo existía un Reglamento Oficial de Imprenta, expedido el 15 de noviembre de 1824 por el Gobernador Salvador María del Carril. Este reglamento les permitía a ciudadanos particulares que quisiesen comunicar sus ideas sobre temas de política, educación, literatura o religión (entre otros) usar los talleres de la imprenta del Estado. Fue así que, haciendo uso de este recurso, "Sarmiento y Quiroga Rosas solicitaron al (por entonces) Gobernador Benavides publicar El Zonda como un semanario independiente”, dice Horacio Videla. 

El Zonda tenía el propósito, según cuenta su fundador (en el libro mencionado párrafos arriba), de "fustigar las costumbres de aldea, promover el espíritu de mejora, y (…) producir bienes incalculables”. Pero este sueño no duró mucho: tan sólo un mes y seis días, "si el gobernador, a quien El Zonda no atacaba, no hubiese tenido horror a la luz que se estaba haciendo”, expresaba.

Salió publicado los días sábados, entre el 20 de julio y el 25 de agosto del año 1839. "Con una periodicidad semanal, El Zonda (…) tenía formato de medio pliego de papel de imprenta (…). Sus cuatro primeros números tuvieron cuatro páginas y los dos últimos, seis. (…) El Zonda publica en cada edición uno o dos textos extensos que desarrollan los principales temas; a éstos siguen textos de menor despliegue, fundamentalmente cartas, reproducciones de contenidos de otros periódicos e informaciones sobre el movimiento de presos o la entrada y salida de personas de la provincia. Los avisos siempre ocupan la última página”, cuentan Yornet y Collado.

Pero pronto vería su muerte definitiva cuando comenzaron a surgir dificultades para abonar los gastos que la imprenta, en donde se editaba, le imponían. El Zonda fue un semanario de corte liberal y unitario, ideología que, a medida que se sucedían sus publicaciones, comenzó a hacer ruido a Benavides que pertenecía a las filas de los federales. Sarmiento anidó la esperanza de que la colaboración de los suscriptores del semanario permitiera la posibilidad de seguir publicándolo. Pero no fue así. "La gente llegaba a la imprenta a leer gratis el periódico, o lo pedía prestado al vecino”, dice Videla. 

Entonces llegó su fin. El mismo Sarmiento, después del anuncio del "Testamento”, cerró la última edición (25 de agosto de 1839) con una punzante crítica al tributo impuesto por el Gobierno del Caudillo Manso. "El gobernador de San Juan, queriendo librar a la provincia de los graves males que podría acarrearle la publicación de un periódico redactado por cuatro hombres de letras muy competentes, esto es, para no tener quien examinase sus actos ni ilustrase la opinión pública, mandóme decir que valía doce pesos el pliego de papel impreso, desde el número 6 de El Zonda adelante. Ordené al impresor que tirase el tal número, y El Zonda murió así sofocado”, concluía con estas palabras contundentes y definitivas.

Fuentes:

- EL ZONDA, 20 y 27 de julio; 3, 10, 17 y 25 de agosto de 1839.
- ALANIZ, Silvana. "Diario El Zonda, analizado lingüísticamente. Diario El Zonda, sábado, 28 de septiembre de 2013.
- DE VARESE, Carmen; ARIAS, Héctor. "Historia de San Juan”. Editorial Spadoni S.A. Mendoza. 1966.
- ILLANES, Daniel. "Historia de San Juan. Desde los Orígenes a la Actualidad”. Tomo I – Segunda Edición. EFU. UNSJ. 2015.
- VIDELA, Horacio. "Historia de San Juan”. TOMO IV (Época Patria) 1836-1862. Academia del Plata. Universidad Católica de Cuyo. 1972.
- YORNET, Cecilia y COLLADO, Guillermo. "El Zonda, un periódico que marcó una época. Revista La Universidad. Edición 54: ESPECIAL DOMINGO F. SARMIENTO. AÑO VIII – Nº 54 | SEPTIEMBRE de 2011. Departamento Ciencias de la Comunicación. Facultad de Ciencias Sociales – UNSJ.

El irónico aviso a los suscriptores de El Zonda

"Con este núm. se concluye la primera suscripción. En adelante constará cada núm. cinco reales; pues la impresión nos cuesta 24 pesos por núm. sin contar papel, etc. Como no hay sino cincuenta lectores, es preciso que ellos lo paguen, a prorrata. ¡Qué negocio para la imprenta! ¡24 ps por semana o cerca de cien pesos al mes; 1.200 pesos al año y en los diez años que tenemos que escribir 12.000 pesos, por 500 números!!! Porra... ¡Qué mamada para la civilización y para los progresos del país! ¡12.000 pesos!!!” (El Zonda, 25 de agosto de 1839, última página).

Dos posturas sobre el nombre del Semanario

Por un lado, Horacio Videla relata en su "Historia de San Juan” que el primer asunto a resolver, luego de haber concebido la idea de publicar el semanario, fue la de decidir cómo se llamaría. Hubieron diversas opciones antes de llamarse El Zonda, tales como: "El patriota argentino”, "El sentido común”, "El Mercurio”, o "La Gaceta mercantil”; pero ninguno prosperó. Entonces cuenta que a causa de la aparición (…) de un peón de Zonda que traía un caballo al dueño de casa (probablemente donde se encontraban en el momento preciso de la discusión por el nombre), decidió las voluntades en favor de El Zonda”, decía.

Por otro, en una entrevista hecha a la Magíster Silvana Alaniz en el diario El Zonda (actual), a raíz de una disertación sobre el diario El Zonda de Sarmiento, cuenta que la verdadera razón del nombre de Zonda fue por ser el "zonda un viento abrazador, impetuoso, que destruye lo que no está bien arraigado... desgaja los árboles robustos. En su carrera levanta pardos y sofocantes torbellinos de polvo. Limpia en la ciudad unas veredas y ensucia otras... reseca los muebles... es pesado, molesto y produce fuertes dolores de cabeza, purifica, se lleva y aleja consigo las tempestades. Provoca otro viento fresco, que hace olvidar las desazones que él había causado”.

Galería de fotos

Comentarios