Sala I de la Cámara Penal

Un jefe policial a juicio por el presunto abuso sexual a una agente

Es el comisario general Isidro Ponce, ex jefe de la Dirección de Inteligencia y miembro de la Plana Mayor de la Policía provincial. Lo acusan de atacar a la mujer policía dentro de su coche.
miércoles, 16 de mayo de 2018 · 07:00

El exjefe de la Dirección de Inteligencia y miembro de la Plana Mayor de la Policía provincial, el comisario general Isidro Ponce, empezará a ser juzgado este viernes a la mañana por el escandaloso caso en el cual se lo acusa de haber abusado sexualmente de una subalterna suya en 2011. El funcionario policial lleva casi dos años preso por el hecho.

El debate se hará en la Sala I de la Cámara Penal y será presidido por el juez Juan Carlos Caballero Vidal (h), que sentará en el banquillo del acusado a Isidro Antonio Ponce (53) por el supuesto delito de abuso sexual gravemente ultrajante, doblemente agravado por el daño a la salud mental de la víctima y por su condición funcionario policial. Ese delito contempla un castigo que va desde los 8 hasta los 20 años. La acusación la llevará el fiscal de cámara Gustavo Manini y la defensa estará a cargo del abogado Antonio Falcón.

La denuncia fue realizada en enero de 2016 por una mujer policía que aseguró que su antiguo jefe, Isidro Ponce, abusó de ella una noche de septiembre de 2011. Según su relato, en ese entonces trabajaba en el ex Centro de Operaciones Policiales y Ponce era su jefe. Se conocían porque viven en un departamento del Este y alguna vez ya la había llevado en su auto para acercarla a su domicilio.

Su versión señala que salió del trabajo a las 22 y el comisario se ofreció a llevarla en su Renault 12 hacia Angaco. Aceptó y  tomaron en dirección a ese departamento. Cuando iban por calle Nacional, cerca de Laprida, el jefe policial detuvo su coche y bajó a orinar, pero cuando subió de nuevo al vehículo intentó besarla. La mujer aseguró que se resistió pero él le desprendió parte de la camisa, la manoseó en la zona de los pechos y sus genitales. La agente logró zafar, escapó del Renault y luego se fue llorando rumbo a su casa.

También denunció  que después de ese ataque empezó a sufrir el acoso del jefe policial, que la siguió hostigando para que accediera a sus pedidos y a la vez la amenazaba para que no denunciara. Según la acusación, fue tal la presión y el acoso que la mujer tuvo que pedir licencia psiquiátrica por su mal estado.

Comentarios