Debate

La salud psicofísica de los docentes sanjuaninos, en el tapete

El caso del maestro que lloraba frente a sus alumnos encendió una alarma en el Ministerio de Educación, que se propone hacer un cambio drástico en el sistema de habilitación.
sábado, 24 de agosto de 2019 · 09:19

En medio del revuelo que causó el caso del docente sanjuanino que no daba clases porque lloraba tras haberse peleado con su novia por lo que fue separado del cargo, el Ministerio de Educación insiste con la idea de fijar revisiones periódicas al certificado de aptitud psicofísica que hoy los maestros sólo presentan por única vez al iniciar su carrera.

Si bien es un tema de larga data, ahora el ministro de Educación, Felipe de los Ríos, fue contundente en resaltar que será un punto de debate en la próxima paritaria, confirmando la preocupación oficial por este y otros casos que se han registrado en los últimos meses, relacionados con conductas inadecuadas de maestros y directivos frente a los alumnos.

Una herramienta de control es sin duda este certificado que evalúa la Junta de Clasificación Docente por el cual los maestros dan cuenta de que están en aceptables condiciones físicas y psíquicas para enfrentar sus responsabilidades. Este requerimiento, clave sobre todo para los que tienen a su cargo una multitud de niños o jóvenes, se pide una sola vez en la carrera de un docente en San Juan.

En la escuela del Barrio Aramburu estalló el conflicto esta semana por un docente que se mostraba depresivo y no daba clases a sus chicos de tercer grado.

 

“Nosotros estamos proponiendo que ese certificado tenga una amplitud que tenga que ver con el tiempo transcurrido en la docencia y el período entre que se presentó el anterior y que se presenta el nuevo”, dijo De los Ríos. El ministro aseguró que esta decisión se fundamenta en que “la sociedad va adquiriendo situaciones complejas como el estrés laboral, situaciones familiares y sin lugar a dudas hacen que el desempeño se degrade”. Si bien es una tema de conversación, oficialmente hablan de que se debería revalidar la certificación cada 4 años.

 “Pensemos que la sociedad del equilibrio es lo que garantiza la funcionalidad. Cuando el equilibrio no es tal, entonces se generan conflictos”, sentenció De los Ríos para hablar con elegancia de los dolores de cabeza que han tenido últimamente con casos de alta exposición pública en las escuelas sanjuaninas. Además de la noticia del “maestro enamorado” de la escuela Carreras del barrio Aramburu, apareció hace poco el de la directora del turno tarde de la Antonio Torres y el de los directivos de la Escuela Savio en Calingasta.

En la escuela Savio de Caliongasta padres y alumnos denunciaron malos tratos y hubo medidas contra los directivos.

 

Decisión y presupuesto

El ministro indicó que no es un proceso fácil de implementar. Esto, porque llegar a un acuerdo con los gremios es sólo el primer peldaño de una larga escalera. Deben ver también que se garantice la aplicabilidad de la medida, que se genere una normativa que garantice que Salud Pública de San Juan pueda dar respuesta a 35.000 agentes en un período de 15 a 20 días para renovar el certificado de aptitud psicofísica. Eso hoy no es posible, reconoció. Es decir, que se requerirá de una inversión y de una planificación extra para que funcione un nuevo sistema y no colapse.  Hay ejemplos cercanos: en Mendoza, las certificaciones psicofísicas de los docentes tienen vencimiento.

Las licencias, en la mira

En todo este complejo entramado entran en análisis las múltiples licencias que piden los docentes por extensos períodos de tiempo y las múltiples suplencias que deben generarse.  

El ministro destacó que cuando inició su gestión había 525 ahora hay 222, donde entran situaciones múltiples, entre ellas las psicológicas. ¿Cuál es la lectura de este dato? Según el ministro “entendemos que es porque la salud está menos degradada pero también puede ser porque se hicieron controles más exhaustivos”. Esto último es justo un tema de fricción con los gremios, que pujan por las condiciones laborales de sus trabajadores mientras del otro lado, en las juntas médicas, aumentan exigencias a la hora de dar permisos. Las pasivas son las licencias especiales que se pueden tomar tanto por razones físicas como psicológicas las maestras.

“Lo que nos preocupa es que tengamos oportunidad renovar, no digo todos los años pero sí cada un tiempo, para garantizar que cuando volvamos al trabajo estemos bajo las mismas condiciones que cuando ingresamos”, dijo De los Ríos.

 

Ardua negociación

Este es un tema que no es nuevo en paritarias. Este ámbito de discusión es el que privilegia el Ministerio de Educación para llegar a un acuerdo con los gremios docentes. De hecho, el de la aptitud psicofísica es un abordaje que se viene haciendo desde hace muchos años atrás, según citó el ministro, y se planteó durante la gestión de Graciela López, la ex titular del gremio más potente del magisterio, UDAP.

“Esto no puede ser unidireccional, vivimos en un Estado de Derecho y se tiene que decidir en paritarias”, remarcó. Y antes de hablar de resistencia gremial el funcionario prefirió decir que es un tema que no se pudo cerrar en reuniones anteriores con el equipo de López. Así, precisó que pretende retomarlo con fuerza en las próximas reuniones paritarias con los gremios docentes y sus nuevas autoridades. En el caso de UDAP, se acaba de renovar la secretaría general que ahora está a cargo de Luis Lucero, quien no desconoce el tema porque por muchos años fue el segundo en jerarquía en el sindicato. Su opinión no está en esta nota porque no respondió a los llamados de Tiempo de San Juan.

En la escuela Antonio Torres de Capital separaron recientemente a la directora del turno tarde por conductas inapropiadas frente a los chicos. 

 

Por su parte, Julio Rosa, titular de UDA, otro de los tres gremios que participan en paritarias docentes en la provincia, consideró el tema como “viable de discutir” pero advirtió que “primero les vamos a preguntar si hay estadísticas por las cuales ellos quieren modificar el criterio que hasta ahora se tenía con el certificado de aptitud psicofísica” y agregó que “lo que tenemos que preservar es buscar la mejor salud de los docentes y las mayores condiciones para darles educación a nuestros hijos y me parece que son dos cosas absolutamente compatibles. Es bueno que esto se plantee y se discuta”.

¿Y si no hay consenso? El ministro dijo que hay otras herramientas a las que el Ministerio podría echar mano para cambiar el sistema. El ministro es consciente de que debería en la negociación acreditar la cantidad de casos y resaltó que el gabinete multidisciplinario ahora da públicamente la información de cada caso que maneja. Pero la intención oficial es sacarlo por acuerdo de paritarias, cuyas resoluciones tienen fuerza de ley.

Comentarios