Coronavirus

Casco de oxígeno: qué es y cómo funciona el nuevo sistema que San Juan implementó en pacientes con COVID

Es utilizado en más de 500 hospitales y clínicas de todo el país. Permite evitar entre 50% y 70% de los entubamientos de los pacientes.
martes, 4 de mayo de 2021 · 08:06

En medio de la segunda ola de COVID-19 que atraviesa la Argentina y con las terapias intensivas completas en varios distritos o con una ocupación del 80% o 90% en otros, todo soporte que ayude a los médicos a liberar camas de cuidados críticos en hospitales y clínicas es bienvenido.

Es por eso, que en San Juan implementaron el uso del casco de oxígeno, un invento argentino que reduce entre 50% y 70% de los entubamientos de los pacientes, liberando así el uso de respiradores mecánicos.

El primer nosocomio sanjuanino en implementarlo es el CEMEC, ex Hospital Español. Al respecto, el subsecretario de Medicina Preventiva, Matías Espejo, expresó en diálogo con AM1020 que: "Si bien la experiencia no es la misma en cuanto a volumen de pacientes respecto de algunas terapias de Buenos Aires, los resultados son prometedores puesto que permite la ventilación mecánica a pacientes severamente hipoxémicos. En este momento, únicamente la terapia del CEMEC lo está implementando y hay dos pacientes con este sistema, con buena evolución"

Respecto a cómo es su uso, el funcionario explicó que "se coloca esta suerte de escafandra y se conecta al paciente al respirador sin la necesidad de tener que sedarlo, anestesiarlo, de llevarlo a este coma farmacológico que habitualmente se dice. El tema es que no es para cualquier paciente, son pacientes lúcidos, colaboradores; por ejemplo, a personas con claustrofobia se les hace muy difícil poder mantener durante horas o días este elemento pero sí es una herramienta muy interesante al momento de plantear la ventilación mecánica de modo no invasivo".

El casco se conecta al oxígeno y aire de la pared del hospital y se le incorpora una mezcla enriquecida de oxígeno a alta presión que hace efecto en 20 o 30 minutos. 

La herramienta "se basa en un casco de medicina hiperbárica​" , lo que permite que los pacientes puedan pasar de una saturación del 70 por ciento al 95 por ciento. Otra ventaja es que es reutilizable, solo debe cambiarse la válvula y desinfectarse para que pueda ser utilizado por otro paciente. 


 

Comentarios