Estaba a cargo de Cancillería

Triste: demolieron la pieza donde murió Sarmiento en Paraguay

La topadora pasó sobre todo lo que había en el predio histórico donde funcionaba el Colegio Argentino, en el mismo lugar donde falleció el prócer sanjuanino.
miércoles, 4 de septiembre de 2019 · 12:54

Pese a los intentos de organizaciones defensoras del patrimonio y de las gestiones encaradas por el propio Gobierno de San Juan, el lugar donde murió Domingo Faustino Sarmiento en Paraguay fue demolido. Así lo confirmó el ministro de Educación, Felipe de los Ríos, en los actos de inicio de la Semana Sarmientina en la provincia natal del prócer.

"Avanzaron estrepitosamente con la demolición y prácticamente arrasaron con todo", dijo el ministro a Radio Estación Claridad. Se trata del Colegio Argentino ubicado en Asunción del Paraguay, que funcionaba en el mismo predio donde se ubicaba la casa donde pasó sus últimos días el prócer.

"Más allá de lo que significa la riqueza arquitectónica del lugar, significa arrasar con el simbolismo que implica Sarmiento. Además allí había una biblioteca propiciada por el prócer. El Gobierno de San Juan hizo lo imposible para detener esto, pero no fuimos escuchados", agregó De los Ríos en las declaraciones radiales.

El triste desenlace de estas edificaciones históricas se anunció a principios de 2018 y desde entonces se iniciaron gestiones en el país para que no se produzca. La institución educativa dependía de Cancillería Argentina y allí se brindaba educación a niños y jóvenes argentinos y de otras nacionalidades con residencia en el país vecino.

 Entre esas paredes, el 11 de septiembre de 1888, Sarmiento pasó a la inmortalidad y es famosa la foto en blanco y negro que lo muestra sentado en su minuto final, con un gran valor histórico en esa pieza a la que le pasaron la topadora. Esta infraestructura era considerada un fiel reflejo de la ideología sarmientina por lo que en 1983 la agregada cultural de la embajada Argentina, Emma de Gonzáles Ledo, destinó parte de ella al funcionamiento de colegio, integrando alumnos de ambos países. En 1985 inició actividades como escuela. El año pasado  cuando se inició el cierre, se informó que era por falta de recursos para seguir sosteniendo  colegio que en ese entonces contaba con 107 estudiantes, desde el nivel inicial hasta el tercer año de la educación media.

De Los Ríos aseguró hoy que luego de recibir un video por parte del personal de la Casa de Sarmiento fue a hablar con el encargado de Relaciones Institucionales quien le aseguró que el Ministerio de Educación de Argentina no podía decidir sobre este espacio. De hecho, Cancillería habría prometido sólo demoler la escuela y preservar el sitio de la muerte de Sarmiento, pero no se cumplió.

La historia de la foto

La historia de la foto de Sarmiento muerto en la casona de Paraguay fue contada por Clarín. En una nota publicada en septiembre del año pasado, dan cuenta de que "ese retrato no fue anecdótico. Según Alejandro Candelón, el médico del prócer, el diplomático argentino Martín García Merou llegó el 12 de septiembre a la casa de Sarmiento junto al fotógrafo Manuel San Martín. La práctica de fotografiar muertos era típica de familias acaudaladas en Europa. El simbolismo era recordar a sus seres queridos en sus hogares. También valía para los hombres que "hacían historia" en Sudamérica.

El cadáver del sanjuanino fue movido de lugar en esa casona adonde se había mudado a los 77 años. Estaba en una cama con mala iluminación. Por lo que el fotógrafo sugirió cambiar de lugar a Sarmiento. La historia relata que no se lo escuchó y que el primer resultado fue una foto oscura. 

Finalmente, se decidió sentarlo en el sillón mecánico en el que Sarmiento solía relajarse. Tuvieron que hacerlo entre cuatro personas. Pero la rigidez cadavérica en cadera y rodillas hizo que Sarmiento no pueda quedar sentado en una posición natural. Tuvieron que llevarlo de nuevo a la cama. Tras un segundo debate, la decisión se ve en la foto que quedó para la historia. Como se trataba de un sillón mecánico, del que salía el compartimiento para reposar las piernas, lo colocaron casi acostado y le taparon las piernas para disimular la rigidez. La imagen dio lugar a un mito, que surgió cuando la imagen póstuma fue publicada en un diario de Buenos Aires. Se dijo que Sarmiento murió mientras trabajaba en la corrección de sus escritos. 

 (Con información de Clarín)

Comentarios