4 de septiembre

Día del inmigrante: tres historias con diferentes orígenes y San Juan como destino

Estefanía es venezolana, Magnaury es dominicano y Elmer es hondureño y todos eligieron la tierra del sol y del buen vino para anclar sus proyectos personales y profesionales
miércoles, 4 de septiembre de 2019 · 12:42

Hay miles en San Juan y muy integrados. Muchos llegaron a principios del siglo pasado y otros lo hicieron en los últimos años. Por distintos motivos eligieron esta tierra para convertir en realidad sus proyectos. Son inmigrantes y en su día Tiempo de San Juan eligió tres historias, presentadas en primera persona. a modo de homenaje.

 

ELMER MEZA, HONDUREÑO

Elmer es un reconocido trompetista, que aterrizó en San Juan hace varios años atrás y poco a poco fue ganando terreno en el ambiente musical y también académico. Pero quién mejor que él para repasar, con la buena onda que lo caracteriza, su relación con San Juan.

 

ESTEFANÍA SEQUERA, VENEZOLANA

"Ya son más de 3 años de aquella conversación, que abría camino a una vida totalmente distinta a lo que ya conocíamos. La decisión fue: nos vamos del país, tenemos que darle una mejor vida a nuestra hija. Meses después mi esposo se embarcó en un viaje por tierra hasta el otro extremo del continente. Llegó a la Ciudad de Buenos Aires con sólo 140 dólares en el bolsillo. Una cara conocida y la alegría de volver a verse lo recibieron. Pasan 6 meses hasta que nos reencontramos", comenzó narrando Estefanía, una respetuosa venezolana que echó raíces en San Juan aconsejada por una vecina que conoció en la 'Capi'.

"Donde vivíamos conocimos a una señora sanjuanina, que nos habló de su ciudad y nos dijo que podría ser un mejor lugar para vivir por ser más tranquilo y económico. Y nos vinimos. Cuando llegamos pensábamos que éramos los únicos venezolanos en la ciudad. Nos sentíamos un poco sólo por ese aspecto ya que en Buenos Aires en cada esquina escuchábamos expresiones típicas de allá", continuó Estefanía en su relato antes de añadir: "En la búsqueda de empleo, en un restaurante una chica nos dijo que allí trabajaba un paisanos. Oooohhh, cómo nos alegramos. Días después nos conocimos y que alegría escuchar ese 'Epa, mi pana, mucho gusto'. Fue un alivio. Por medio de él nos enteramos que no que no éramos los únicos".

En cuanto a la situación que atraviesa en San Juan, la joven venezolana, que trabaja en un kiosco, precisó. "Realmente nunca me imaginé que la palabra inmigrante me representaría en algún momento de mi vida. Pero bueno aquí estamos en el país que escogimos por ser el más sencillo para solicitar la residencia. San Juan es una ciudad linda y tranquila, donde nos han tratado con mucho respeto y apoyo".

 

MAGNAURY SANDOVAL, DOMINICANO

Es pura energía y el ritmo, con el que nació en Santo Domingo, lo acompaña donde va. Se instaló en San Juan hace más de cinco años y ha transitado por varios perfiles profesionales hasta poder emprender sus propios proyectos: uno gastronómico y otro artístico, con el que el próximo sábado celebrará tres años por todo lo alto en 'Barba Negra'. Pasá y conocé a este hermano dominicano.

 

Comentarios