Las mamis también podemos jugar al hockey - Érica Pérez

viernes, 29 de junio de 2012 · 14:47

Érica Pérez. Integrante del Club Andacollo Santo Domingo

Hace algunos años que estoy viviendo en esta ciudad y me costó mucho encontrar personas con quien compartir, pero logré dar con un grupo de mamis del club Andacollo Santo Domingo que me hicieron parte. Son mamis que practican hockey sobre patines, cada una de ellas diferentes entre sí, con distintas ideas, pero con el mismo objetivo de que éste deporte sea un cable a tierra.

Tal cómo dice el profe: “Lunes, miércoles y viernes, día de entrenamiento, sagrado para todas”. Algunas llegan agotadas después de sus trabajos y del quehacer diario de la casa, marido, hijos, familia, pero siempre con ganas de entrenar al mando de Matías Montano.
Al profe anterior, Walter Varas, le tocó la parte más difícil que fue enseñarles a las mamis a patinar, a contener cada caída para levantarse y empezar de nuevo. Poder sentir como se deslizaban las ruedas fue el primer gran logro para personas que nunca se habían puesto un patín. Este grupo se formó así desde sus orígenes, yo lo vi crecer con pasión, con ganas de divertirse, de salir un rato de la rutina diaria y cómo para no quedar afuera, empecé yo.

Recuerdo que comencé con la idea de solamente patinar y ahora el desafío como arquera es aguantar cuanto bocha venga, aunque algunos goles son inexplicables. Este grupo me enseñó que lo más importante es compartir y divertirnos, por eso les doy las gracias e invito a todas las mamis que quieran a hacer algún deporte a animarse a jugar, porque nunca es tarde para empezar.

El hockey es un deporte maravilloso y lo mejor que nos llevamos son los momentos compartidos, no sólo nos enseña a ser competitivos, nos enseña  a trabajar en equipo, a ser parte de un engranaje que mueve a otro... y ése a otro....porque el hockey nos une como amigas.

Hay que fortalecer el sentido de equipo que tiene este deporte, no sólo en cuanto al juego sino también al compañerismo, al esfuerzo en los entrenamientos y los partidos, al saber escuchar y a aportar siempre el mayor esfuerzo para superarse.

Dejo mis palabras de aliento para todos los equipos de cada club que tienen mamis: ¡A seguir adelante el trabajo en equipo es esencial y el espíritu de entrega es la habilidad para trabajar juntos en vistas de una meta común!

 

Comentarios