Defensores públicos - Por Roberto M. Pagés Lloveras

viernes, 22 de junio de 2012 · 21:33

El Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Dr. Ricardo Luis Lorenzetti,
caracterizó la relación que debe existir entre jueces y periodistas enfatizando que, entre
ellos, “más que un abismo, lo que hay es un puente”.

Sostengo que ese puente hay que cruzarlo para mostrar que lo que se critica del Poder
Judicial es lo excepcional. En la justicia sanjuanina, entendida como servicio a la
comunidad, encontramos a cientos de personas comprometidas que día a día trabajan
para solucionar los conflictos de los ciudadanos de manera justa y equitativa.

En esta oportunidad,  voy a hacer mención a quienes ejercen la Defensa Pública, pues es
una magistratura que pocas veces es reconocida en su gran valor institucional.
Sin tener una autonomía funcional, lo cual ha sido calificado de “escandaloso” en
referencia a las provincias donde los procuradores son jefes de los defensores, permiten
que las personas más vulnerables de la sociedad tengan la posibilidad de acudir a los
tribunales para exigir por la efectividad de sus derechos.

El servicio de asistencia jurídica proporcionado por las Defensorías de Pobres y
Ausentes, cuyas titulares son abogados/as a sueldo del Estado, tiene la misión de
defender los intereses de los pobres, por lo que se debe reconocer los esfuerzos hechos
por el Dr. Mario Vega, y las Dras. M. Amalia Sosa de Carelli, Rosa A. Sancasani de
Venturin, y María de R. Casasnovas de Dávila, sin tener pago alguno por reemplazos
o licencias, para que la gente de menores recursos conozca y puedan hacer efectivos
los derechos que tienen. Además, el respeto a la garantía del derecho de defensa hace
a la vigencia real de los derechos humanos en el sistema procesal, y en San Juan los
citados/as Defensores/as también tienen que defender a los imputados que no pueden o
no quieren designar a un abogado particular.

Las Defensoras Oficiales ante el fuero de Menores, Dras. Silvia A. Damián de Esteybar
y María del R. Iglesias de Ducloux, como las Asesoras Letradas de Menores Dras.
Samira María Berbari y Patricia Sirera de Quinteros, igualmente se preocupan por la
defensa y asistencia de este otro sector vulnerable de la sociedad.

En conclusión, debo resaltar el rol que los/as defensores/as públicos cumplen para
garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales de las personas más vulnerables de
la sociedad sanjuanina.

Comentarios