asi lo veo yo

El cine en San Juan - Carlos Cerimedo

Carlos Cerimedo, Coordinador de ciclos de cine y Conductor de “Platea Nacional”
sábado, 12 de mayo de 2012 · 09:44
Desde niño me apasionaba el cine, a los seis años tuve mi primer proyector. La pared del patio de la casa de mi abuela, donde vivíamos, se transformó en un telón de cine y las manchas de humedad fueron la escenografía del paisaje que nos regalaba la proyección. ¡Qué magia! El girar de los carretes, el correr de la cinta, ese ruido característico del proyector y el parpadeo que salía de la lente, creaban las imágenes en la pared.
En 1979 llegué a San Juan e instalé un cine en Caucete, que desde el terremoto del 77  no disponía de este servicio. Fue un gran desafío, lo montamos de la nada y la gente lo recibió con gran entusiasmo hasta que un día de noviembre de ese año la sala se incendió y cuando llegaron los bomberos ya habíamos perdido todo.
San Juan tuvo su momento de esplendor con el cine. En el centro de la ciudad había 6 salas y los departamentos también tenían las suyas. En Desamparados, estaban el Roxy, el cine Jardín, el Costa Azul, el Splendid. Pero a mediados de los ochenta con la llegada del cable y los videos club la gente dejó de concurrir y  comenzaron a cerrar.
En 1998 quedaba solo una sala de cine en la galería Ex Estornell. El Gran Rex fue demolido, el Renacimiento alquilado a una secta religiosa, el San Juan se convirtió en zapatería y el San Martín en playa de estacionamiento.
Ese año, mientras realizaba mi programa “Lúz, cámara, acción”, en LV5, comenzamos a poner en marcha el proyecto de un ciclo de cine argentino en la Universidad, con el apoyo incondicional de un amigo de ley, Luis Eduardo Meglioli, que en esos momentos ejercía la gerencia de la radio y comenzamos el ciclo en la Facultad de Filosofía de la UNSJ.
A raíz de este espacio cultural, que hoy lleva 14 años ininterrumpidos y es único en el país por su continuidad, surgieron varios ciclos de cine alternativos: el IOPSS, el Instituto Alemán, UPCN, Biblioteca Franklin, Cine de verano en el Anfiteatro. Hoy, junto al Complejo Cinema Center ofrecen un abanico de posibilidades a un pueblo culto y cinéfilo como el sanjuanino. Destaco también la decisión política de rescatar el Cine Teatro Municipal, esa joya arquitectónica que sobrevivió al terremoto del 44 y que ahora es un espacio INCAA. Hoy se están construyendo más complejos cinematográficos, en un supermercado de Rivadavia y en un Shopping de Capital con lo que volveremos al esplendor que el cine tuvo en San Juan.
Amo el cine. Pasarán los tiempos pero gracias al genio e ingenio de los hermanos Lumiere hoy podemos ver en una pantalla las imágenes que nos sorprendían cuando niños y que nos seguirán sorprendiendo. Ese arte maravilloso que nos aísla en una sala oscura, y nos transporta a la magia de la aventura, del amor,  de la guerra o el espanto, ese fenómeno que es el cine y que alguien definió como, “El espejo de la ilusión”.