Recambio Judicial - Por Marianela López, Presidenta del Foro de Abogados

viernes, 13 de abril de 2012 · 21:54

Es  histórica la renovación de Magistrados Judiciales que se va a producir en los próximos dos años en el Poder Judicial de nuestra provincia. El recambio generacional será muy importante y beneficioso para la Justicia y toda la sociedad.

Es fundamental que dicha renovación se lleve a cabo en forma organizada y paulatina para evitar que se produzca un colapso en  la administración de  justicia con las graves consecuencias sociales y hasta de índole patrimonial que de ello se puede derivar. Toda esta situación pone -sin duda-  en juego temas de relevancia y de gran preocupación. Por ejemplo, me voy a centrar en qué tipo de profesionales son los que queremos que desempeñen tan trascendente tarea como  la de administrar justicia para toda la sociedad.

Los profesionales del derecho que aspiran a ejercer estos cargos deben tener la idoneidad suficiente para poder servir a la sociedad administrando justicia y contribuyendo de esta manera a la paz social.

Por ello es fundamental que quienes ejercen estas funciones  sean hombres y mujeres aptos  para ejercer el cargo en el que sean designados y que además reúnan las condiciones intelectuales, éticas  y de información  en todos los aspectos, inclusive los informáticos, básico e indispensables para la función judicial.

Pero esto sólo no basta, la sociedad necesita confiar en sus juzgadores a quienes ven y sienten como la máxima autoridad que va decidir en cada caso concreto lo que es justo o no por lo que es además  indispensable que  quien tenga a su cargo la función de administrar justicia reúna virtudes mínimas:  Las que se conocen como "virtudes cardinales". Estas son prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Sócrates decía que cuatro características corresponden al buen juez "escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente".

Si logramos que en nuestra  sociedad  estos codiciados cargos sean ejercidos por hombres y mujeres que logren reunir en su persona las calidades y cualidades indicadas seguramente tendremos la administración de justicia que necesitamos, deseamos y merecemos.

Comentarios