Amalia Fortabat y la cultura sanjuanina - Por Carlos Fagale

sábado, 25 de febrero de 2012 · 00:15
Por Carlos Fagale
Presidente Mozarteum Argentino San Juan

Ante la muerte de la señora Amalia Lacroze de Fortabat, y en mi condición de presidente de Mozarteum Argentino San Juan veo oportuno hacer algunas reflexiones y recordar todo lo que la sociedad sanjuanina le debe. Esta señora estableció un importante vínculo con la provincia que, partiendo de lo empresarial, llegó a trascender a lo social y cultural.

Pocos países han dado mujeres tan notables como Argentina. Amalita Fortabat, como popularmente se la conocía, perteneció a ese selecto grupo de damas que han marcado la vida del país tanto en lo institucional empresario, como en el campo político y la acción cultural y social.

Mozarteum Argentino San Juan fue beneficiario de su generosidad en la adquisición del piano Steinway & Sons de gran cola que es propiedad de esta institución. Corría el año 1989 y el Auditorio Juan Victoria, a pesar de su gran jerarquía, no poseía un piano acorde a su prestigio. Mozarteum San Juan se propuso dotar a esa sala y a la provincia de ese valioso instrumento.

Por gestiones de la señora Jeanette Arata de Erize, presidente de Mozarteum Argentino, se logró que la desaparecida Fundación Antorchas donara la mitad del importe. Eran tiempos difíciles como lo son siempre para la cultura y, en ese momento para la economía provincial. Pero el ingeniero Ricardo Basualdo gestionó ante la Unión Industrial Argentina la posibilidad de que empresas afincadas en San Juan contribuyeran a ello. Apenas enterada de esta solicitud, la señora de Fortabat presurosa se hizo cargo de la totalidad del importe restante.

De esta manera, se compró un Steinway & Sons en Nueva York, que fue trasladado gratuitamente por Aerolíneas Argentinas hasta Buenos Aires y fue estrenado en la Temporada de Abono 1990 por el afamado pianista Rudolph Buchbinder. Desde entonces este instrumento, celosamente custodiado por Mozarteum, está al servicio de los grandes intérpretes que han desfilado por San Juan. Amalita Fortabat nunca mencionó su generoso aporte a la cultura sanjuanina.

En el momento de su muerte, Mozarteum Argentino San Juan desea resaltar su modestia y generosidad que, agregadas a su belleza, refinamiento, distinción y elegancia hicieron de ella un personaje insoslayable de esta época.

Comentarios