historia

Fue a estudiar a Europa y terminó en la elite del motociclismo mundial

Piero Celi tiene 26 años y en 2018 se recibió de ingeniero mecánico en la UNSJ. El título de la universidad pública posibilitó que, en apenas dos meses, integrara un famoso equipo de velocidad francés.
lunes, 9 de diciembre de 2019 · 20:09

Practicaba enduro y acababa de recibirse de ingeniero mecánico en la Universidad Nacional de San Juan. Con 26 años, casi que tenía una vida perfecta. Sin embargo sentía la necesidad de crecer. Sabía que aquellos conocimientos que había adquirido en las aulas de la entidad pública, en conjunto con su pasión por el deporte motor, lo podían llevar lejos. Y siguió su instinto. Apenas se recibió se inscribió para estudiar un master de ingeniería en competición y a los pocos meses no sólo estaba formaba parte de la prestigiosa escuela, sino que además integraba un famoso equipo del Campeonato Europeo de Velocidad.

El protagonista de esta historia se llama Piero Celi, un joven oriundo de Rivadavia que hace un par de años aparecía en las páginas de deportes por sus conquistas en el enduro local. Corría en el campeonato sanjuanino y argentino hasta que, en 2018, decidió “colgar” todo. “Dejar el enduro fue algo muy duro para mí. Es lo que más me apasiona, pero necesitaba seguir creciendo en cuando a lo académico. No quería conformarme con un título de ingeniero mecánico, quería intentarlo en el mundo de la competición”, contó.

Piero se recibió en 2018 en la Universidad Nacional de San Juan.

El joven sanjuanino se instaló en Barcelona a principio de año e inmediatamente comenzó a cursar en el Monlau Repsol Technical School, la escuela de referencia a nivel mundial para formar a pilotos, mecánicos e ingenieros especializados en motociclismo y automovilismo. Pero lo que parecía ser un año abocado cien por cien al estudio se convirtió en una increíble experiencia en la elite del motociclismo mundial. Es que en apenas dos meses en la famosa institución recibió la propuesta de sumarse al equipo francés “CIP-Motorsport”.

“Apenas llegué, con mi título universitario, empecé a trabajar en una fábrica. Luego envié un curriculum vitae a un equipo de competición, que buscaba alumnos en práctica para la temporada 2019, y fui seleccionado. En Europa todo es posible y yo quería trabajar en esto, en la ingeniería de pista”, comentó.

Su tarea en el equipo fue la de “data”, es decir, el ingeniero que está en la pista y lleva un control general de la moto como también del pilotaje del piloto. El objetivo siempre es corregir la labor del deportista, que logre el menor tiempo posible en cada competencia. “Los resultados no se dieron en cuanto a lo deportivo pero para mí fue una gran experiencia. Aprendí un montón y ahora sé lo que es trabajar en un equipo profesional”.

El futuro de Piero está en las pistas. En principio la idea es seguir en Europa y continuar sumando experiencia en el motociclismo de velocidad. De hecho contó que ya tiene propuestas para el 2020. “Uno quiere seguir aprendiendo y trabajando de esto, que es el mundo de las carreras. Si bien no es algo que siempre soñé, pero fue la forma que encontré de complementar mi pasión con mi formación académica”, cerró.

 

Comentarios