Los 90 años de Colón Juniors

La historia del club que nació de una bodega

Surgió por la pasión futbolera de los obreros de la bodega Graffigna, en 1924, y el apoyo del dueño de la firma, Juan Alberto. Nació como el primer club deportivo de San Juan, con el color blanco en su indumentaria y el trabajo incesante de sus dirigentes como bandera. Por Carla Acosta
sábado, 05 de septiembre de 2015 · 14:53


"Muchachos, ¿quieren una cancha mejor? Vayan y arranquen la viña de cabeza de hay detrás de la bodega y hagan allí un cancha”. Con esas palabras, el fallecido Juan A. Graffigna autorizaba a los obreros de su bodega, que se juntaban a jugar al fútbol en las cercanías de la finca, a construir una sede futbolera. Así fue como en 1925, bajo el nombre de Juan A. Graffigna nace Colón Juniors, quien adopta este último nombre en la década del ´60, conservando la pasión, los colores y el espíritu de sus antecesores. Los 90 años del Merengue, contado en esta nota. 
Edgar Carabajal (78), hijo de don Gregorio, uno de los socios fundadores de la institución, es el hincha que más conoce de la historia del club de calle Sargento Cabral. "El primer equipo tenía apenas titulares, eran pocos, no habían suplentes. Jugaban en un baldío, con dos arcos y sin tribuna. Estaba rodeado de árboles y a veces las pelotas rebotaban en ellos e ingresaban al arco. A veces resultaba a favor y otras en contra (risas)”, cuenta al borde del llanto Edgar, más conocido como "Pocho”. 
El club era todo un suceso en Capital y con el correr de los meses aumentaba el número de socios. Esto llevó a que el 2 de septiembre de 1925 se fundara la institución, después de una asamblea que se realizó en el garage de la bodega. "El primer partido de Colón es con la bodega Giol de Mendoza, un encuentro interprovincial que terminó empatado (1-1)”, cuenta Edgar sobre aquel debut, en el que su padre Gregorio convierte el gol para el conjunto sanjuanino. 
El equipo empieza a volar alto y tiempo después se afilia a la Liga Sanjuanina de Fútbol, integrado por un plantel de Primera y cinco divisiones inferiores. Su primer título lo gana en 1927, emprendiendo así un camino lleno de gloría. Los muchachos en aquel entonces jugaban con vestimenta  blanca, por eso su apodo de Merengue (Real Madrid). Pero en la década del  ´70, luego de una donación de indumentaria que hace Boca Juniors, se adopta el amarillo y el azul. Hace tres años, después de una decisión en Asamblea, quedó establecido que los tres colores deben ilustrar las camisetas. 
En aquel tiempo ya se llamaba Colón Juniors, aunque en un principio era sólo Colón pero como en Caucete había un club con ese mismo nombre, tuvieron que agregarle junior. "Colón se puso por el vino. La verdad es que se hacía muchos sacrificios para sacar el club adelante. Colón ganó muchos torneos locales, era una cantera de grandes jugadores como el arquero Quevedo Aranda y los hermanos Guevara”, destaca Edgar.  
Según consta en unos escritos que se realizó para su 60º Aniversario, al que llamaron "1er albúm de los recuerdos”, durante la presidencia de Alfonso Barassi, en la década del ´30, se coloca el césped, el alambrado olímpico y dos mástiles para las banderas de ambos equipos, así cuando un plantel hacía un gol bajaban su bandera y ponían una de color blanco. "En un partido contra Racing, en el que Graffigna llevaba cuatro goles, un hincha de la Academia que era mudo y muy fanático tenía tanta bronca que le tiró con una bicicleta al señor que ponía las banderas”, refleja el documento. 
En la gestión de Barassi también se arregló la cancha de pelota  a paleta, deporte que tuvo su boom en los ´40. La cancha duró poco tras el terremoto del ´44, que destruyó la misma. A fines de los ´60 se agregó el hockey sobre patines, compitiendo en 1969 por primera vez en el torneo oficial local. Otro de los deportes que engalanaba a Colón, reconocido como la "primera ciudad deportiva de la Provincia” era el básquet, sobre todo femenino. "En el equipo de mujeres jugaba la mayoría de mis familiares. Era un deporte muy convocante para las chicas y que supo ganar varios campeonatos”, expresa Carabajal hijo.
Hoy Colón, con 90 años, tiene a su equipo de fútbol en el Federal B y en el Torneo Local. Además, sigue con sus prácticas de hockey sobre patines y sumó el karate y judo. "Me pone muy feliz el presente del club, resultado de todo el sacrificio que hizo su gente. Yo sigo yendo a la cancha, alentando, sentado en el primer escalón de la popular”, afirma Edgar, con lágrimas en los ojos. 




Comentarios

Otras Noticias