Números en rojo

San Juan consume más agua de la que genera y vive la peor crisis hídrica de la historia

La provincia gastó durante cuatro años más recurso del que trae el río San Juan. Los tres embalses están al mínimo operativo. El riego sin solución.
viernes, 16 de julio de 2021 · 22:39

San Juan atraviesa la peor crisis hídrica de la historia. Septiembre del 2020 fue el más seco. El pronóstico no es bueno y resolver la situación de riego será vital. La realidad es que el caudal del río San Juan es inferior al consumo provincial y durante cuatro años se gastó más de lo generado. Y lo que agrava la situación es la escasa reserva que en los tres embalses: Caracoles, Ullum y Punta Negra. Este 1 de octubre empieza el año hidrológico y el director de Hidráulica, Oscar Coria, explicó que la razón de la extrema sequía es la falta de nevadas. Por ejemplo, en lo que va del 2021, sólo nevó una vez, el 25 de junio, en la zona de la Cordillera que alimenta la cuenca del río. 

Según el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional, en julio, agosto y septiembre serán secos una vez más. Mucho antes de conocer la información, el Gobierno local ya había encendido las alarmas y creado una Mesa del Agua que está encargada de monitorear el cauce del río San Juan en distintos puntos y elaborar informes mensuales para la toma de decisiones. Pero todo se resume a las precipitaciones níveas y eso es incontrolable. Para abastecer a los más de 800.000 sanjuaninos se necesitan 830 hectómetros cúbicos de agua. Y el río San Juan sólo tiene un caudal de 650 hectómetros cúbicos.

Por esto, las reservas en los diques revisten gran importancia. Actualmente, entre los tres embalses hay 318 hectómetros cúbicos, aunque tienen una capacidad para 1.300. Es decir, apenas cuentan con el 24% del volumen total. Aunque no es un número completamente real. A los 318 hay que restarle el nivel de agua mínimo para mantener el nivel operativo de los diques, de 241 hectómetros cúbicos. Una cifra dispuesta por Energía Provincial Sociedad del Estado (Epse). Es decir, 77 hectómetros cúbicos es todo lo que queda de líquido elemento a la fecha. Sin embargo, Coria explicó que para el 1 de octubre habrá un acumulado de 120 hectómetros cúbicos, al menos. 

La ecuación es simple. Hay que sumar el caudal del río San Juan, la reserva de los diques, y el agua disponible en los pozos. La provincia cuenta con 28 pozos oficiales; en un mes, según Coria, agregarán otros 22, y tendrán 50 pozos. Y hacia el final de este segundo semestre, construirán otros 44, confirmó el funcionario. Entre todos aportarán 8,5 hectómetros cúbicos. Con eso, alcanzarán los 770 hectómetros cúbicos. Aunque insuficiente, es el panorama más alentador. En Hidráulica esperan que no haya sobresaltos y, aún con la sequía, se cumplan con las estimaciones. Sin embargo, por ahora, son precavidos. Lo primero para cuidar es el riego. En San Juan el 90% del agua se destina para riego y el 7% para consumo domiciliario. 

Actualmente, no se está regando, salvo chacras de invierno y semilleros. Es un tema sensible en cuanto a recurso hídrico. Por eso están negociando con los presidentes de las Juntas de Regantes de los tres márgenes de San Juan, nutridos por los canales Céspedes, Benavídez y del Norte. El 5 de julio debió empezar la irrigación de campos y a la fecha no hay nada definido, ni siquiera el cronograma. Los productores están molestos, no conformes con la propuesta inicial. Por lo que Hidráulica hizo un nuevo planteo: ocho días de riego en agosto con un coeficiente de 0,36 hectómetros por segundo, y quince días de riego durante septiembre con un coeficiente del 0,38. En reuniones con el sector, "informamos sobre la situación actual porque no podemos regar con agua que no hay", dijo Coria. 

 

 

 

Comentarios

Otras Noticias