Merecido homenaje

Tres relatos de héroes en pandemia: enfermeros sanjuaninos, para su bien y su mal

En su día, tres profesionales de la Enfermería muy emblemáticos contaron sus experiencias y cómo es salvar vidas a diario en medio de una pandemia.
miércoles, 12 de mayo de 2021 · 11:00

Hace muchos años, a fines de 1800, la enfermería era considerada como auxiliar de la medicina y su practicante, simplemente una persona aportante a un sistema que tenía al médico como figura principal. Pero a través del tiempo, y con la aparición de la genial italiana Florence Nightingale, en 1820, la enfermería fue mutando y la actividad dejó de ser sólo un apoyo del trabajo del galeno para transformarse en una pieza clave en el procedimiento de salud. Nightingale le dio cuerpo y entidad al trabajo y con la apertura de su escuela de enfermería profesionalizó a la actividad. Es así que en su honor, el Día Internacional de la Enfermería se celebra el 12 de mayo, por la fecha de su nacimiento.

Hoy, la Enfermería ha tomado tanto “cuerpo” e importancia en el sistema sanitario que se ha transformado en una pieza irremplazable. Y en San Juan, es una actividad demandante de nuevos profesionales que egresan, anualmente, de las dos principales universidades locales, la UCC y la UNSJ.

En la provincia hay ejemplos de excelentes enfermeros que entregaron, a lo largo de los años, mucho prestigio a la profesión. Alicia Rubio de Poblete, Rina Negro, Norma Castañares, Ester Sánchez, Alejandra Krawse y Ana Irene Yornet, entre otras, trabajaron la enfermería como un gran aporte a la comunidad. Vivían para servir.

En esta nota, convocadas por la licenciada Gloria Pallarona, Jefa de Enfermería del Ministerio de Salud Pública, se logró la opinión de tres prestigiosos profesionales que marcan distintas épocas de la enfermería en San Juan. La licenciada Edith Gómez, con mucha experiencia en el sistema público, el licenciado Fabio Muñoz, a cargo del vacunatorio del estadio Aldo Cantoni y el Enfermero Universitario Carlos Zapata, de reciente ingreso y que cumple funciones en el Centro Cívico.

-Carlos Zapata, la empatía como motor para ayudar
“Para mí la enfermería es una profesión muy carismática. Empecé siendo camillero y me atrapó el sufrimiento ajeno, el poder ayudar al doliente. La empatía hacia la persona que sufre, todo eso me fue acercando hacia mi profesión”, explicó Carlos Zapata. “Siempre trato de estar a la altura de las circunstancias, más allá de que nunca se puede abarcar todos. Ayudar, curar desde lo que me toca como enfermero” dijo.
Carlos es una persona marcada por la profesión y especialmente una experiencia muy particular que tuvo en otra institución que le tocó desempeñarse. El sostiene que el crecimiento de la actividad en los últimos años ha sido notable, “cada vez hay más exigencia en el conocimiento, y en el futuro, este requisito será más marcado aún. Vamos a tener más tecnología, nuevas planificaciones y estrategias, nuevas formas de acción, eso obliga a que el enfermero deba seguir creciendo” dijo. Aunque Zapata insistió en que “la parte humanitaria no se debe perder, porque a pesar de que hay tratamientos y tareas que mitigan el dolor, uno debe pensar que puede estar, en algún momento, en la piel del otro y debe acompañar estrechamente en el padecimiento y la contención del paciente”.
-Edith Gómez: experiencia y multitarea
Para la licenciada, el motivo por el cual decidió optar por enfermería y no medicina fue la “posibilidad de aprender constantemente en varios temas a la vez. Emergencia, Terapia Intensiva, Alta Complejidad, además de estar en contacto con el paciente, su familia e intercambiar conceptos con el equipó de Salud, digamos tomar la experiencia del otro” explicó la profesional. Para ella la nueva tecnología fue un escalón para “aprender, crecer, y fortalecer conceptos. Cada cosa nueva que llegaba yo la aprendía y compartía mis conocimientos con los chicos, con los más jóvenes”.
Aunque las nuevas tecnologías han invadido al sistema de salud, como a otras actividades, la parte humana aún está muy presente en la enfermería e invita a pensar que va a ser unas de las características que no se va a perder nunca. Edith opinó en la misma sintonía que Carlos Zapata y pidió que “la humanización no se deje de lado y que siempre podamos demostrárselo al paciente y su familia. Un cuidado más integral y más cercano a la Atención Primaria”.
También opinó que la “visión de la enfermería ha cambiado notablemente. Ahora el profesional que ejerce esta carrera es integrado completamente al sistema de salud, el modelo médico hegemónico ha quedado de lado por estos tiempos” consideró. “Ahora el enfermero sabe de gestión, y se desempeña en cualquier campo de la medicina sin ningún problema”.
-Fabio Muñoz: vocación de familia
También licenciado en Enfermería, sabe de la profesión, prácticamente desde la cuna. “Con un padre enfermero, conocía de qué se trataba. Eso me llevó a estudiar esta carrera y además el saber que es algo dinámico. El ida y vuelta con el paciente, la relación que se establece es muy bueno, es una profesión muy humana que solamente se disfruta si se lo hace con vocación” contó. Muñoz también sostuvo que “desde que comencé hasta hoy, han habido muchos cambios en la enfermería y todos para mejor. Como también la demanda se ha incrementado de manera notable”, admitió.
En estos momentos y con la pandemia que estamos viviendo, los profesionales enfermeros han demostrado que están a la altura de las circunstancias. Y Fabio, a cargo del vacunatorio del estadio Aldo Cantoni lo explica de esta manera. “Hoy los colegas han confirmado que pueden hacerse cargo de muchas funciones. Actualmente no solo vacunan, sino que hisopan, coordinan campañas de vacunación, en definitiva están en varios lados. Enfermería está abarcando cada vez más terreno” sostuvo.

Comentarios