impacto ambiental

Animales sueltos en las ciudades por la ausencia humana en el mundo: ¿y en San Juan?

Pavos reales en las calles de Madrid, un puma paseando por Santiago y hasta peces en los canales de Venecia son algunos de los efectos del confinamientos.
miércoles, 8 de abril de 2020 · 10:41

La reclusión de las personas en todas partes del mundo como medida preventiva para evitar la expansión del coronavirus ha generado un impacto ambiental no sólo por los bajos índices de contaminación que se registraron en todo el planeta durante el cese de actividades de países como China sino también por la inesperada aparición de animales en las grandes ciudades como en Madrid, Venecia o el mismo Santiago de Chile. 

Por las calles de Madrid hubo invasión de pavos reales mientras que en los canales de la ciudad italiana se pudo observar una gran variedad de peces en aguas cristalinas. El ejemplo más cercano tiene a la capital chilena como protagonista con un puma deambulando por las vías de la distinguida zona de Providencia. Todo esos casos, según los especialistas, son un efecto del confinamiento que obligó a las especies ocupar lugares que antes evitaba por el movimiento. ¿Y en San Juan?

Tiempo de San Juan le consultó al director de Conservación de la Secretaría de Ambiente local, Dardo Recabarren, quien explicó cuál es la realidad en este territorio después de que se registrara hasta ahora un único avistaje: el gato montés en la Quebrada de Zonda, en Rivadavia. Lamentablemente, el felino apareció por sorpresa en la ruta y fue atropellado por un conductor. 

Canales de Venecia con agua cristalina y enorme cantidad de peces

"Es muy difícil que en la provincia veamos un guanaco en la Plaza 25 de Mayo o caminando por la peatonal, ya que las áreas protegidas donde este tipo de animales habita están alejadas del centro y los alrededores", indicó aunque sí reconoció que se puede dar el avistaje de aves poco usuales en ciertos puntos, como teros y aguiluchos en zonas pobladas. "Las aves bajan más y ante la poca circulación ocupan otros territorios en busca de comida", destacó. 

Con respecto a lo ocurrido en otras partes del planeta, incluso del otro lado de la cordillera, Recabarren explicó que sucedieron en poblaciones que conviven con las reservas naturales. "En Bariloche se vieron ciervos porque son especie autóctona y porque la cercanía que existe con esos animales es importante", agregó.

El puma que fue visto deambulando por las calles de Santiago de Chile

Por el hecho que se dio en La Quebrada, sostuvo que este tipo de situaciones pueden tener lugar en las rutas sanjuaninas. "Es algo lógico que al no haber demasiado tránsito, por la cuarentena, los animales se van a acercar a los accesos y allí pueden ser vistos, como guanacos camino a El Colorado", aseguró y siguió: "Es más raro que los mamíferos se desplacen en lugares que no conocen, pero otras especies sin dudas van a perder el miedo ya que la 'amenaza' está en su casa". 

Sobre los roedores que sí están acostumbrados a convivir con la población, señaló que si no encuentran alimento saldrán a buscarlo porque para eso tiene una gran capacidad. "Son animales inteligentes y audaces, por lo que no sería extraña su libre circulación en ciertos puntos como el Parque de Mayo, por dar un ejemplo", manifestó. 

Pavos reales en las calles de Madrid, en busca de alimento 

Otro especialista en el tema, el reconocido veterinario el ‘Pirata’ Olivares Robledal, coincidió con el funcionario de la cartera ambiental en que resultaría casi imposible ver nuevas especies en la ciudad por causa del aislamiento social de los humanos. En esa línea, expresó que quizás ahora hay más atención de las personas a la naturaleza que lo rodea, del mismo modo en que lo aseveró Recabarren. "Siempre estuvieron las especies autóctonas pero ahora hay mayor conciencia de ella", cerró. 

 

  

 

Comentarios