San Juan por sus sentidos

Comer sin culpa, las exquisitas propuestas de una pastelera sanjuanina que enamoran

Recetas saludables, bajas en calorías y artesanales son parte de la innovadora oferta gastronómica que mezcla la repostería con lo light.
domingo, 13 de diciembre de 2020 · 14:17

Qué más quisiera uno que cuando pruebe una delicia de repostería, no sienta remordimiento por las calorías que se pueden sumar en cada bocado. Que los amantes de lo dulce sientan placer por ese sabor y que, al mismo tiempo, consuman ingredientes saludables que no perjudiquen su organismo. Parece un deseo difícil de cumplir, pero hubo alguien que con buen ingenio encontró la fórmula ideal para que se convierta en realidad. Esa es Milagros Becerra, la pastelera sanjuanina que con sus deliciosas creaciones invita al festín de comer sin culpa. 

Con recetas saludables, bajas en calorías y completamente artesanales, la joven de 24 años le dio vida al proyecto que nació durante la cuarentena. Al igual que otros tantos emprendimientos gastronómicos, que formaron parte de la sección San Juan por sus Sentidos, en cierta forma surgió gracias a la pandemia y al confinamiento. Si bien no fue la necesidad económica su motor, sí lo fue su interés en cambiar los hábitos de alimentación y sus ganas de experimentar en la cocina. 

Una cosa llevó a la otra y la muchacha que siempre tuvo mano para la pastelería decidió sacar a la venta sus productos, a través de las redes sociales, y la buena respuesta que obtuvo del público hasta hoy la sorprende. Así nació 'Aimeé Delice' -delicias amadas en francés-, un innovador emprendimiento que combina el sabor de lo dulce con lo light. 

Rolls de canela light

"Todo comenzó porque mi mamá compró harina de algarroba e hice un budín para probar. En ese entonces no consumía esos productos que son más sanos, nunca antes los había usado para una receta. Pero como estaba en un plan de comer más saludable, me animé a cocinar. A partir de ahí, empecé a experimentar", cuenta la emprendedora que aclara que no es nutricionista y que su intención fue readaptar las recetas. 

Desde chica, la joven autodidacta en la cocina siempre había horneado las tradicionales tartas, budines y demás alimentos de repostería con sus propias recetas, las que modificó a su gusto. Fue por eso que las volvió a transformar con ingredientes más sanos y convirtió la cocina de su casa en un laboratorio de pastelería light. Como tenía un dinero ahorrado, aprovechó para invertir en esos ingredientes -que son más caros que los habituales, como la harina 000- e inició su ensayo. 

Budín de coco

"El desafío era conseguir el mismo sabor pero con componentes más sanos. Fue prueba y error, fue reemplazar algunos elementos como el azúcar por el edulcorante o la estevia", relata y sigue: "No era nada sencillo porque justamente la pastelería o repostería tienen ingredientes que tienen muchas calorías. Por ejemplo, una cantidad mínima de azúcar para un producto es de 200 gramos y logré reducirla a 20 gramos".

Al cabo de unas largas prácticas y de que sus 'Frankensteins' salieran con el sabor que ella buscaba, la repostera ofreció sus creaciones a sus amigos y familiares y al poco tiempo ya los estaba comercializando. "De pronto comenzaron a encargarme muchas personas, algunas que estaban a dieta y querían mantenerse y otras que no podían consumir lo tradicional. Empezaron a contactarme celíacos y gente con diabetes", destaca. 

Trufas de algarroba

Poco a poco, su incursión se convirtió en una propuesta culinaria que genera conciencia. "Está bueno tener una alimentación más saludable, tener los cuidados sobre el cuerpo y los efectos negativos que algunos alimentos pueden producir en él", dice. 

La protagonista explica que no fue fácil adaptar las recetas y debió sacarle punta al lápiz más de una vez. "Aunque había logrado el budín, había algo que no cerraba y era que estaba muy seco y, si hay algo que a los budines los hace especiales, es que son esponjosos. Entonces cambié la poca manteca que usaba por yogurt y el efecto fue es el esperado", confiesa. 

Entre los secretos que comparte para la nota, la joven detalla que para sus otras creaciones utiliza una leche condensada que ella misma fabrica con leche descremada o deslactosada y sucralosa. 

Milagros Becerra, la pastelera de lo light

Con la ayuda de su madre, a quien la nombra como su socia y compañera en este lío, la pastelera advierte que continuará trabajando a paso corto, pero seguro. Como está en los últimos años de la carrera de Piscología, por el momento, dice que se multiplica para cumplir con todo y por eso mantendrá el formato del emprendimiento: por pedido. "Con uno o dos días de anticipación, pueden encargar lo que quieran. Me gusta entregar el producto recién hecho  para eso me organizo. Cocino en la mañana, reparto en la tarde", asegura. 

Agradecida con los clientes, la joven invita a todos a vivir la deliciosa y saludable experiencia que ofrece al paladar de los sanjuaninos y por ello, en el cierre, anuncia. "Yo siempre digo, comer rico y sano se puede". 

Budín de algarroba

El especial de Navidad

En épocas de Fiestas, el consumo de alimentos y bebidas se duplica para la mayoría, e incluso hasta se triplica. Es por eso que un pan dulce light no viene nada mal y debería estar en el radar de todos. Adaptado para la ocasión, el producto que ofrece es 'Pan Dulce Integral con Arándanos'.

El mismo está realizado con harina integral, azúcar hileret light y sin manteca. En su interior pueden haber arándanos, frutos secos o las tradicionales frutas abrillantadas. 

Los más pedidos

Entre los productos que la joven pastelera le ofrece a los sanjuaninos están las galletas de avena con frutos secos. 

También se encuentran entre los más solicitados, las galletas de avena y coco. 

La tarta de frutos rojos, con harina de avena, una riquísima pasta de limón realizada con sólo 2 huevos, endulzada con azúcar hileret y frutos rojos congelados, es quizás la vedette. 

    

Comentarios