Continuidad

El plan 2000 Días ya está proceso de desarrollo: será hasta los 4 años

Mis primeros 1000 Días impactó de manera positiva y el Gobierno Provincial busca la continuidad de dicha política en beneficio de los primeros y fundamentales años de vida de los niños y niñas sanjuaninas. Mirá cómo continuará.
domingo, 29 de noviembre de 2020 · 10:36

Para contextualizar, el plan Mis Primeros 1.000 Días en San Juan, es una iniciativa del Gobierno de San Juan que abarca cuatro etapas desde el embarazo y hasta los 2 años de edad de los pequeños, el cual fue un éxito en manera de ayuda social y acompañamiento en los primeros días créticos de los niños en nuestra provincia.

Ahora el desafío se renueva y proponen extenderlo hasta los 4 años con un principal acento en el trabajo con las familias como factor fundamental del desarrollo integral del niño.

El prometedor plan se denominará 2.000 Días en el Desarrollo Infantil en San Juan, y la real intención es el acompañamiento desde el Estado en la crianza hasta la instancia del inicio de la edad escolar de los chicos, puntualmente hasta los 4 años. Para ello la tarea de los equipos de Salud se centrará en el trabajo con los padres y familiares a cargo, tutores e incluso a todas aquellas personas que estén al cuidado de aquellos niños, mediante asesoramiento, talleres y capacitaciones que aseguran brindar todas las herramientas necesarias que permitan colaborar con la crianza.

Dicha iniciativa está en proceso de desarrollo con especialistas del área del Ministerio de Salud local y la idea principal es que quienes ya tengan a sus niños bajo el programa Mis primeros 1.000 días puedan continuar con el apoyo del Estado hasta los 4 años o que familias con niños desde los 2 años puedan incorporarse también.

Hasta el momento se conoce que los ejes principales a desarrollar son: el control del niño sano, calidad nutricional, hábitos saludables, la prevención de enfermedades y de mortalidad en este grupo de edad, las pautas de crianza, el inicio de la escolaridad, salud sexual y prevención del abuso infantil y abordaje de la discapacidad, entre otros tópicos fundamentales en la etapa de crecimiento.

Cabe destacar que el desarrollo del cerebro del niño durante esta primera etapa es fundamental dada su plasticidad y facilidad para el aprendizaje y desarrollo en diversos aspectos de suma importancia para el resto de su vida adulta. Esto es fundamental para el aprendizaje porque si nuestros cerebros no fueran plásticos, no podríamos aprender. 

El monitoreo y seguimiento durante esta etapa de aprendizaje tan rica para un niño ayuda también a prevenir problemas en el habla y la sociabilidad de cada chico, incluso determinar de manera temprana algunas patologías que con atención temprana puede colaborar a su acompañamiento terapéutico de manera más eficiente.

Los especialistas del Ministerio de Salud Provincial fundamentan y enfocan dicho programa a la promoción del desarrollo infantil saludable y la detección oportuna de sus alteraciones para prevenir complicaciones secundarias.
Otra de las principales cuestiones a las que apunta es la tasa de deserción escolar para facilitar las intervenciones anticipadas para favorecer el acceso al aprendizaje. También apunta a la mejora la respuesta terapéutica por la plasticidad neuronal antes mencionada.

Optimizar el rendimiento académico en los primeros años escolares, para así acotar la brecha o la posibilidad de desocupación en la vida adulta. Todas estas políticas apuntan a mejorar la calidad de vida de los niños y sus familias en un entorno de protección y acompañamiento del Estado.

Comentarios