violencia de género

Estremecedor relato de la joven que denunció al boxeador sanjuanino: ''Sentí que me iba a matar''

El deportistas que quedó en la mira de la Justicia es Leonardo Ariel Luna, un púgil profesional de la provincia, a quien le dictaron una restricción de acercamiento.
viernes, 11 de junio de 2021 · 18:33

Crudo es el relato que ofrece la joven que denunció por violencia de género al boxeador sanjuanino que ejerce como profesional, Leonardo Ariel Luna. Luego de acudir a la Justicia y obtener una restricción de acercamiento, la joven estudiante de 27 años habló con Tiempo de San Juan y detalló el calvario que sufrió en manos de quien era su pareja. 

Fueron nueve meses de una turbulenta relación. Según la denunciante, la violencia fue tomando intensidad con el correr del tiempo y cada vez se puso peor. Hacía un mes que convivían en su domicilio de Rawson, pero la paliza que le habría dado en su último ataque de locura la obligó a acabar con todo y a denunciarlo de una vez por todas. 

"Al principio eran peleas e insultos, pero después se fue poniendo más agresivo. Después fue un empujón y un tirón de pelo, para acabar con los golpes", expresó la muchacha con la voz quebrada.

Según consta en la denuncia, el púgil -que por este hecho podría perder su licencia de profesional- discutió con su novia porque pretendía tener su teléfono celular. Ante la negativa, desató su furia contra la joven madre. La golpeó en la cara, luego la agarró del cuello asfixiándola y la tiró al piso. Sin embargo, la violencia no terminó ahí porque después la pateó y le produjo serias lesiones en las costillas.

"Sentí que me iba a matar. Eso fue lo que me motivó ir a la comisaría y denunciarlo", confesó. 

Acorde sostuvo la protagonista de la nota, esa no fue la primera agresión del boxeador. "Hubo otras, pero siempre me decía que iba a cambiar. Se arrepentía, me pedía perdón y lo volvíamos a intentar", recordó y agregó: "Yo confiaba en que ya no lo haría más, pero esta vez fue demasiado lejos".

Si bien la joven también comparte el techo con su hijo de 6 años, en el momento en que habría sufrido la golpiza, el menor no se encontraba. "Por suerte se había ido con su papá y no presenció lo que viví", dijo. 

Temerosa de recibir algún tipo de represalia de parte del deportista al que acusó en el CAVIG el viernes pasado, la denunciante aseguró que, aunque hay una prohibición de acercamiento de 500 metros a la redonda que se dictó ese mismo día, Luna se estuvo paseando por las cercanías de su domicilio en la noche e incluso le envió mensajes de texto.

"También lo vieron por la madrugada en la esquina de mi casa, lo curioso es que la Policía no puede dar con él", señaló la presunta víctima en referencia a que, según se enteró, las autoridades no dieron con él para hacerle llegar el oficio judicial. Acorde explicó la denunciante, ni en la casa de sus padres, ni en el gimnasio donde entrena ni en su trabajo lograron localizarlo para entregarle el papel y notificarlo de la causa pena que se inició en su contra. 

"Quiero creer que se va a hacer justicia y que esto no va a quedar en la nada. Yo sé que él tiene familiares en la Policía y que muchas veces él y sus hermanos zafaron de castigo por eso", manifestó y concluyó: "Espero que alguien haga algo porque tengo miedo".

   

Comentarios