justicia penal

Qué le espera a la médica con COVID-19 en la justicia: entre una conducta dolosa y culposa

La mujer que encarna el cuarto caso positivo de coronavirus en San Juan fue denunciada por Salud Pública por la forma en la que se contagió de su hermano internado, con quien no debió tener contacto.
martes, 19 de mayo de 2020 · 16:10

Luego de que la médica con coronavirus fuera denunciada en la justicia por el Ministerio de Salud de la provincia por presunta comisión de delitos contra la salud pública y por incumplimiento de los deberes como funcionaria pública, las fuentes oficiales del caso indicaron que en principio serían dos los artículos del Código Penal que podrían encerrar la conducta de la mujer que encarna el cuarto caso positivo de San Juan: el 202 y el 203.

Es que la mujer que trabaja en el Hospital Rawson en el área de Traumatología rompió el protocolo y visitó a su hermano con COVID-19 internado en un sector al que no cualquiera podía ingresar. A partir de ese contacto, se contagió y por ello se desencadenó la investigación judicial que la tiene en la mira.   

Aunque los artículos penales son similares en su génesis ya que pertenecen al conjunto de delitos contra la salud pública, uno de ellos implica una conducta culposa -el 203- mientras que el otro supone un accionar doloso -el 202-. ¿En qué radica la diferencia? En la gravedad de la acción y el castigo que representan uno y otro, según indican los expertos en Derecho consultados por Tiempo de San Juan.

La conducta culposa

El fiscal correccional que entiende en la causa, Roberto Mallea, indicó que está siendo investigada por violar el artículo 203 que sostiene que los hechos "fueron cometidos por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los deberes a su cargo", cuya pena es una multa que va de 5 mil a 100 mil pesos y, si tuviere como resultado enfermedad o muerte, la condena es de 6 meses a 5 años de prisión.

Si se comprueba que la médica se contagió sin querer y tomó precauciones al estar en contacto con su familiar, aún sin contar con una autorización, la figura dolosa entraría en consideración, según señaló un especialista. En ese caso, se trataría de la configuración de un delito de peligro concreto contra la salud pública. 

La conducta dolosa     

Ahora, si la investigación se direcciona al 'deber de cuidado' que tendría que haber tenido la profesional por el nivel de conocimiento que exhibe, que no tiene el común de la gente, la imprudencia estaría en juego, explicó. En ese contexto, el dolo eventual tendría lugar y el caso pasaría a manos de un juzgado de instrucción, como lo advirtió el representante del Ministerio Público.

El asesor letrado de Gobierno Carlos Lorenzo aseguró, en conferencia de prensa, que la denuncia que se radicó en la Fiscalía Correccional Nº 1 y cuya causa tiene curso en el Primer Juzgado Correccional es por el incumplimiento del artículo 202, que manifiesta que "será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas". 

Para que un castigo de ese estilo se dé, la justicia tendría que demostrar que se contagió a propósito, sostuvo el abogado penalista consultado

o bien que haya pruebas de 'culpa con representación', es decir que el sujeto al realizar la acción es consciente del peligro de la misma y del posible desenlace dañoso que puede ocasionar, pero no acepta su resultado sino que por el contrario confía en que mediante sus habilidades personales podrá evitar el mismo.    

Otros delitos que podrían darse

Para el experto consultado, que recalcó que será la investigación profunda de los hechos la que determinará la calificación de los actos pues es necesario tener en claro qué pasó para poder tipificar, el abuso de autoridad estaría relacionado con el incumplimiento de funciones (artículo 248), por infringir las normas dentro del mismo Hospital Rawson donde trabaja y por no respetar el protocolo vigente. 

El artículo 248 prescribe que ”será reprimido con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por doble tiempo, el funcionario público que dictará resoluciones u órdenes contrarias 

¿Aprovechó su condición de médica para ingresar a la habitación en la que se encontraba su hermano? Esa sería una de las preguntas que podrían hacerse los investigadores, que intentarán saber cómo tuvo acceso a un lugar que supone severas restricciones. 

Según el fiscal que corrió vista en el expediente, el artículo 205 también estaría encuadrado en la conducta de la nueva paciente con coronavirus. El mismo refiere a la violación de las medidas adoptadas por las autoridades, en este caso las de cumplir con el aislamiento social y con el protocolo establecido por el hospital. 

Comentarios