tercer juzgado correccional

Tragedia en el canal Benavídez: ¿manejaba un colega borracho y se resistió a la prueba de alcoholemia?

Fuente policiales señalaron que el conductor del vehículo que cayó dentro del agua era un uniformado que se negó hacer el dosaje.
viernes, 11 de enero de 2019 · 17:00

A primera hora de este viernes, se produjo un siniestro vial que tuvo como saldo fatal a un policía muerto luego de caer con un vehículo dentro del canal Benavídez y hasta el momento hay más dudas que certezas sobre qué fue lo que sucedió y la razón por la cual el automóvil perdió el control. Fuentes policiales le contaron a Tiempo de San Juan que uno de los sobrevivientes, también uniformado, habría sido quien manejaba y, que cuando se le intentó realizar la prueba de alcoholemia, se negó a hacerla. 

Según la versión, el conductor del Focus que terminó en el agua sería el oficial de la Comisaría 2da, Cristian Mauricio Carrizo, quien se habría resistido al dosaje en primera instancias pero que luego, con orden del juez de turno de por medio, no habría tenido más opción que someterse al análisis de sangre para comprobar si presentaba alcohol en sangre. 

Este medio le consultó al magistrado Ricardo Moine, subrrogante en el Tercer Juzgado Correccional, sobre la orden que habría dado para que Carrizo se hiciera el examen de rigor en este tipo de casos, pero no hubo respuesta. Por su parte, la fiscal correccional de turno Silvina Gerarduzzi aseguró que el juez no le había dado intervención en el caso, ni siquiera para concretar una inspección ocular en el lugar de los hechos, por lo que tampoco pudo brindar información específica. 

No obstante, lo que se maneja hasta el momento es que luego de la intervención de su señoría se podrá constatar si el sindicado como el conductor estaba en estado de ebriedad. Si bien los tiempos, indefectiblemente, se extendieron y la prueba se habría hecho horas después del incidente, existen cálculos que pueden precisar qué cantidad de alcohol tenía -si es que da positivo- al momento del siniestro vial. 

Aún comprobándose que uniformado de la seccional de Concepción estaba borracho, será vital establecer si era él el que manejaba el auto o bien lo hacía quien falleció, Martín Zabala, o el civil de 26 años que los acompañaba, Leonardo Gómez. 

Si se comprueba que Carrizo manejaba borracho le cabría la imputación de homicidio culposo agravado, en principio, por el consumo de alcohol. Por todo esto será vital el resultado de la prueba de alcoholemia como así también el relato de los testigos, vecinos, policías y sobreviviente, para determinar si el oficial de la fuerza tiene algún tipo de responsabilidad. En ese caso se sumaría a la lista de policías borrachos al volantes procesados por la justicia sanjuanina, con tres tristes antecedentes en 2018.      

 

Comentarios