Chimbas

De terror: estaban con su bebé e intentaron robarles 3 veces en una hora

Una familia vivió una noche de terror cuando, aprovechando un corte de luz en todo el barrio, dos ladrones intentaron forzar dos puertas y una ventana de la casa. La pareja junto a su hijo se encerraron hasta que llegó la policía.
miércoles, 30 de diciembre de 2015 · 17:32
La familia Bustos pasó una hora terrorífica cuando a las 4 de la mañana del martes dos ladrones forzaron todas las entradas de su casa intentando ingresar a su casa del barrio CGT de Chimbas. Mientras los ladrones reventaban cerraduras y hasta intentaban sacar las cosas por una ventana, la joven pareja junto a su hijo de 5 años se encerraron en una habitación esperando que llegara la policía. 

Según contó a Tiempo de San Juan el propietario, Mariano Bustos, cerca de las 4 de la mañana se despidieron de unos amigos que estaban de visita y se preparaban para ir a dormir cuando él decidió controlar la casa. Cuando fue a asegurar la puerta principal, notó que alguien movía el picaporte, primero pensó que era el viento, pero al ver que la reja de afuera estaba abierta, decidió avisar a su pareja para que se quedara junto al pequeño. Mientras todo esto sucedía el barrio estaba completamente a oscuras, ya que un corte de luz afectó la zona esa noche. 

El hombre decidió quedarse vigilando por si intentaban ingresar otra vez y pocos minutos después  dos ladrones  comenzaron a intentar forzar el ingreso a la casa, que además de la puerta de madera contaba con la protección de una puerta de reja. Lamentablemente el hombre fue testigo de cómo uno de los delincuentes logró reventar la cerradura de la puerta de reja y comenzó a intentarlo con la de madera. "Fue de terror”, contó la víctima, "yo me quedé mirando y hasta vi como en el segundo intento uno de los ladrones abrió la ventana del living y con un palo intentaba llevarse las cosas que tenía cerca”, explicó Bustos. 

Los ladrones no lograron ingresar esa vez, pero no estaban dispuestos a irse con las manos vacías, por lo que después de unos minutos volvieron a la carga. En este tercer intento, donde siguieron forcejeando con las puertas, la situación se volvió más tensa, pues el pequeño hijo de la pareja se despertó. "Nos quedamos con él, mirando por la ventana como seguían tratando de entrar, nosotros ya habíamos llamado a la policía, pero tuvimos que pedirle al niño que se quedara calladito”, relató el hombre. Incluso dijo que, para evitar que el niño llorara, la mamá del pequeño se puso a rezar en voz baja con él. 

Finalmente los dos ladrones se retiraron a la vereda de enfrente, desde donde los habitantes de la casa los veían. Antes de que iniciaran un cuarto intento para ingresar a la vivienda, la policía llegó al lugar y pudo detenerlos. Allí descubrieron que se trataba de dos adolescentes, uno de 18 años y otro de 15 años y los dos iban armados y tenían cosas que al parecer robaron unas horas antes. Cuando la familia pudo salir de la casa, vieron que los delincuentes habían roto las dos cerraduras y hasta dañaron la pared durante el forcejeo, por lo que las puertas no hubiesen aguantado mucho más. 


Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias