Así lo veo yo

La docencia transformadora - Por Graciela López

sábado, 29 de octubre de 2011 · 12:27
Tantas veces me han preguntado ¿cómo veo a la docencia?, y he preferido referirme a como sentimos y vivimos los docentes. Porque la docencia es una actitud de vida que se siente, se vive y se elige como una forma de ser y de dar culturalmente. La docencia que nosotros entendemos y practicamos, se hace con esfuerzo y sacrificio por un único camino que enaltece al ser humano: el de la formación en conocimientos y la educación en valores que preparan a nuestros niños y jóvenes para una sociedad más digna, ordenada y responsable.

Son estos conceptos los que le dan a nuestro trabajo docente un lugar de jerarquía y  completa identidad. Por eso, desde nuestra labor sindical en UDAP, defendemos con absoluta convicción y responsabilidad los derechos e intereses de todos los compañeros docentes; porque entendemos que enseñar  es mucho más que impartir conocimientos a nuestros niños, jóvenes y adultos. Enseñar es cuidar, proteger, dignificar, jerarquizar, enaltecer, transformar y formar las mentes y corazones de nuestra sociedad sanjuanina y argentina.

Cada maestro, profesor, director y vicedirector, rector y vicerrector,  supervisor, celador, preceptor, maestro celador, bibliotecario, secretario, prosecretario, auxiliar administrativo y escolar, trabaja haciendo docencia en cada establecimiento educativo, y desde cualquier rol que le corresponda desempeñar, lucha incansablemente por la educación de nuestro pueblo.


Esto nos hace diferentes y protagonistas en el espacio social y nos otorga  a los docentes una identidad irremplazable. No cualquiera educa al soberano, sino el que entiende que este trabajo significa entrega y vocación. Cuando miles de niños y jóvenes abren sus conciencias para aprender, depende de cada docente, cuanto sea el bien que le aportamos a sus mentes y corazones; depende de cada docente, cuanto sea lo aprendido por sus alumnos para luego conducir el destino de sus vidas.

Por esto y tanto más, es que  el trabajo docente debe ser respetado y valorado. Porque nadie más que el docente comparte durante toda una vida con los seres humanos desde prácticamente su nacimiento hasta su adultez. La casa o el hogar y la escuela son  las cunas de formación de todos los seres humanos, y estamos convencidos que nada enseña, instruye, forma y cultiva mejor las mentes y las conciencias que estos espacios. También sabemos que hay miles de niños y jóvenes en las calles sin cuidado, sin contención y que estos niños adquieren experiencia de vida identificada con el dolor, el resentimiento, la marginación, el abandono, y  no precisamente, con la formación de vida en valores para construir una sociedad más justa, humana y solidaria. Esto lo da la escuela, pero  lo cierto es que esto, lo da la docencia, nuestros docentes, desde cada rol que les toca desempeñar se preparan día a día para impartir conocimientos y aportar al crecimiento de los hombres y mujeres de nuestra patria.

Entonces: cuando me preguntan ¿cómo veo a la docencia?, quiero  decir que la sentimos, la entendemos y la vivimos diariamente. Porque la llevamos en el alma desde hace años, porque conocemos la realidad de cada escuela de nuestro San Juan y porque escuchamos y atendemos los problemas reales de todos los compañeros docentes estando a  su lado y sabiendo acerca de sus necesidades e intereses.
Porque creemos que de nosotros depende en gran parte la formación y transformación definitiva de nuestro pueblo es que desde UDAP nuestras luchas son incansables y no bajamos los brazos para que nuestros compañeros docentes tengan el reconocimiento y valoración que merecen. Porque son muchos nuestros auténticos trabajadores de la educación los que  diariamente no solo imparten conocimientos sino que entregan el alma en la labor docente.

Nos honra representarlos y defender sus derechos…

Comentarios