De encantos y desencantos - Por Antonio De Tommaso

domingo, 16 de octubre de 2011 · 17:43
Hay encuestas nacionales que señalan que no existe una marcada motivación para ir a votar este domingo 23.

En primer lugar habría que precisar qué entendemos por estar motivado.
No obstante, esto es posible según el lugar del que se trate, de los candidatos que compiten y de lo que se elige.

En el caso puntual de San Juan, ninguna encuesta señala que vaya a disminuir del 70% el presentismo electoral de las PASO de agosto pasado.

Hay argumentos socio-políticos para afirmar que esta campaña tiene elementos motivantes y otros menos estimulantes.

1) Es indudable que cuando la elección es muy competitiva, la participación tenderá a ser mayor. No es el caso, ni en la Nación ni en la Provincia.

2) Cuando el ciudadano percibe elecciones más ajustadas es más probable que acuda a votar con mayor intensidad. No es el caso, ni en la Nación ni en la Provincia, pero sí en algunos municipios sanjuaninos.

3) Cuando existen elecciones simultáneas (nacionales, provinciales y municipales) la participación tiende a ser mayor. Ese sí es el caso de San Juan.

4) Otro elemento que incide en el presentismo electoral es el nivel de identificación con partidos y candidatos. Sin lugar a dudas que los candidatos carismáticos, con mensajes claros, y aceptados por la ciudadanía aumentan la probabilidad de que los ciudadanos concurran a votar. Por el contrario las campañas frívolas, vacías, tienden a alejarlo del cuarto oscuro. Sí es el caso de San Juan: Una gran parte de los candidatos inspiran carisma tanto a gobernador como a presidente.

5) Se señala el papel de los medios como generador de expectativas, con la cantidad y calidad de la información que brinda. Si es el caso de San Juan donde la mayoría de los medios dedican grandes espacios al proceso electoral.

6) Otro concepto que está ligado a la mayor o menor presencia electoral es el encanto o desencanto que existe con la política en general. En los últimos años se ha revalorizado este concepto. Si es el caso de la Nación y de San Juan.

7) Otra variable a tomar en cuenta es la longitud en el tiempo de las campañas. La acumulación en muy breve tiempo de varias elecciones, incide en un posible alejamiento de las urnas. Si es el caso en la nación y en la provincia.

8) Cuando el votante percibe que gane quien gane los comicios, no habrán cambios políticos y/o económicos y/o sociales significativos, lleva a disminuir el presentismo el día de la elección. Este es el caso que desmotivaría al voto opositor.

8) Cuando el votante decide defender lo conseguido y no retroceder en defensa propia, lleva a aumentar el presentismo el día de la elección. Este es el caso que motiva al voto oficialista nacional y provincial.

Dicho todo esto, hay argumentos para sostener lo uno y lo otro. Basta esperar la noche del 23 para ver cual de estos tuvo mayor peso.

Comentarios