Escándalo en Tucumán

La Corte no quería que salvaran la vida de la bebé en la interrupción del embarazo

La Corte Suprema de Justicia aseguró que la posición de la jueza interviniente no era la de hacer la interrupción del embarazo 'en procura de salvar las dos vidas'.
jueves, 28 de febrero de 2019 · 10:30

La niña de 11 años que estaba embarazada de 23 semanas producto de un abuso sexual de la pareja de su abuela materna, fue sometida a una cesárea, y el caso generó un cruce entre el gobierno provincial, que anunció que acató una orden judicial en "procura de salvar las dos vidas", y la Corte Suprema de Justicia, que negó haber dispuesto esa medida.

"El texto publicado en diferentes medios y redes sociales, refiriendo un comunicado de prensa emitido por el Siprosa, en el cual se menciona que se dará cumplimiento a la Doctrina FAL y a la consecuente interrupción legal del embarazo 'en procura de salvar las dos vidas', no refleja lo requerido por la jueza interviniente". sostiene la Corte.

El alto tribunal explicó que decidió informar sobre la actuación de la jueza Valeria Judith Brand, a cargo del Juzgado de familia y Sucesiones de la V° Nominación", en función de la trascendencia pública en el caso".

Cuando desde el Sirposa se señala que la interrupción legal del embarazo se hizo “en procura de salvar las dos vidas”, esa posición "no refleja lo requerido por la jueza interviniente", precisa la Corte Suprema de Justicia.

También recordó que el fallo FAL de la Corte Suprema de Justicia determinó que los abortos legales (como en el caso de una violación) no se deben judicializar.

Durante una conferencia de prensa ofrecida esta tarde, la ministra de Salud de la provincia, Rossana Chahla, evitó referirse al comunicado de la Corte y aseguró que desde esa cartera "no se buscó judicializar el caso ni se entorpeció el acceso a la ILE".

La niña permanece internada en el Hospital del Este Eva Perón, de Tucumán, donde se hizo la cesárea, y se encuentra fuera de peligro, según el informe médico.

Cecilia Ousset, la ginecóloga que participó como instrumentista en la cesárea dijo hoy que a la menor de edad "la obligaron a seguir gestando" y que el gobierno de Tucumán "por una cuestión electoral impidió que se realizara la interrupción legal del embarazo".

La ginecóloga que atiende de forma particular en Tucumán, se había manifestado a favor de la despenalización del aborto durante el debate del año pasado en el Congreso Nacional, a través de una carta que publicó en Facebook en la que contaba su experiencia en la atención de menores de edad embarazadas, texto que se viralizó.

La médica contó que fue convocada ayer por el secretario ejecutivo médico del Siprosa, Gustavo Vigliocco, y que en el quirófano estuvieron José Gigena, el médico que realizó la operación, ella como instrumentista, y una anestesista de la Maternidad.

"Salvamos la vida de una nena de 11 años, que está en buen estado general", dijo Ousset, quién explicó que el recién nacido "pesó 500 gramos".

La profesional denunció que "la nena estuvo 7 semanas a cargo del sistema público de salud y creo que el gobernador Juan Manzur por una cuestión electoral impidió que se realizara la interrupción legal del embarazo y obligó a la nena a dar a luz; eso es tortura".

Por su parte, la organización Abogados y Abogadas del NOA en Derechos Humanos y Estudios Sociales (ANDHES) señalaron al Siprosa como responsable de no haber implementado la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

La semana pasada, Ni una Menos realizó una presentación en la sede del Siprosa para que la niña accediera a la ILE, que había sido solicitada desde un primer momento tanto por la niña como por su madre "ante la justicia y en la sede sanitaria donde fue asistida", explicó a la prensa Soledad Deza, abogada del colectivo de mujeres.

Deza indicó que "la situación se agrava aún más porque la nena tuvo dos intentos de suicidio como consecuencia del embarazo forzado que está atravesando".

La Legislatura local aprobó en agosto del año pasado una resolución por la cual Tucumán fue declarada como "Provincia Provida", aunque desde la comisión de Derechos de la Mujer insisten en reclamar la presencia de los funcionarios que intervinieron en el caso de la niña violada para que brinden un informe.

La Iglesia también fijó su posición y a través del arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, quien reveló la identidad de la niña e invitó "a los creyentes a custodiar la vida del bebé", en un audio difundido por el propio religioso.

Fuente: Télam

Comentarios