Estadio del Bicentenario

Misión césped: los sanjuaninos que preparan la cancha para que jueguen Messi y Neymar

Gonzalo, Daniel, William y Martín son los cancheros del "gigante" de Pocito desde hace diez años. Cómo llegaron a un rol clave dentro del fútbol, el desafío de contentar a Lionel Scaloni y el orgullo de preparar el escenario del "Clásico de las Américas" más esperado.
sábado, 2 de octubre de 2021 · 18:07

Diez años atrás sus vidas eran un total rebusque. Gonzalo Páez trabajaba en la albañilería, Daniel Barilari era panadero, William Durán cumplía funciones en la Municipalidad de Rivadavia, y Martín Díaz tenía empleo en una escuela de chicos especiales. Un estadio construido sobre Ruta 40 y un curriculum lo cambiaron todo. Desde 2011 hasta la fecha, estos cuatro sanjuaninos se convirtieron en una pata fundamental de cuanto evento llega al Estadio del Bicentenario: son los cancheros, los que preparan el césped, y quienes ahora tendrán la misión de dejarlo un billar para el clásico Argentina-Brasil por Eliminatorias, el partido más esperado e importante en la historia para San Juan

El encuentro entre Lionel Messi y Neymar en el "gigante" de Pocito será el próximo 16 de noviembre. Si bien el estadio inaugurado en 2011 ya recibió otros partidos importantes, clásico River-Boca y otras visitas del combinado nacional, el choque con Brasil tiene otra connotación: será el reencuentro de ambas selecciones tras el escándalo y suspensión en San Pablo. "Todos van a estar con los ojos en ese partido y el escenario es la cancha del Bicentenario, la que preparamos nosotros. Si hay críticas, es hacia nosotros. Por eso hay mucha responsabilidad y compromiso. Es un partido importante", comentó Martín. 

"Ser canchero me cambió la vida. Son experiencias (partidos) que se repiten y no se olvidan", Gonzalo Páez. 

Después de los elogios de Lionel Scaloni y jugadores argentinos hacia la cancha del Estadio Monumental, los trabajos y presiones casi que se intensificaron en los muchachos. La misión es simple: dejarlo igual o parecido al césped riverplatense, a pesar de que son campos diferentes (uno es híbrido, una mezcla de hierba sintética y hierba natural, y el otro es todo natural). "Se trabaja más duro. Es un gran desafío para nosotros, a medida que pasa el tiempo se van sumando otras tareas", señaló Gonzalo. "Trabajamos para todos los eventos de la misma manera, con la misma intensidad, pero el de ahora es otro objetivo. Depende de esto que la Selección vuelve  a salir al interior, que elija otro estadio que no sea el de River. Las cosas tienen que salir bien", agregó Martín.


Futboleros de alma (tres son de Boca Juniors y otro, confeso hincha de Sportivo Desamparados), coincidieron que el choque entre Argentina y Brasil también los toca emocionalmente. Así como en 2010 no se imaginaban que iban a terminar trabajando de jardineros en el estadio más importante de San Juan, ahora tampoco "caen" de que por estos días están preparando el césped para recibir a muchos cracks mundiales 

"Tuve suerte y estoy acá. Estoy orgulloso del rol que tengo, del laburo que tengo. Me gusta", expresó tímidamente Daniel. William, por su parte, manifestó: "Yo veía partidos de fútbol, goles y demás, y realmente no apreciaba lo que era el campo, lo que significaba. Estando acá, me di cuenta de la responsabilidad que conlleva. Además, si te gusta el fútbol, es un plus. Ver a tus ídolos y que te reconozcan el laburo es una recompensa enorme. Ha pasado que nos han felicitado, es lo más gratificante de todo esto". 

A contrarreloj, para dejarlo un "billar"


Los cuatro sanjuaninos tienen la tarea de dejar en condiciones el Estadio del Bicentenario para Argentina-Brasil. Pero detrás de toda esa labor está también Rolando Vargas, el encargado del coloso sanjuanino. "Suspendimos toda actividad para empezar a trabajar en el campo de cara el choque de Eliminatorias. La idea es llegar al nivel de River, que es complicado. Pero hay que dejarlo en buenas condiciones al campo de juego, superando todo lo que veníamos haciendo", comentó Rolando. 

El césped del "gigante" de Pocito es cien por cien natural y fue resembrado en abril pasado. Por estos días se lo está cortando diariamente porque, a un mes y medio del partido, se está eliminado el césped de invierno (rye grass) para darle lugar al césped de verano (bermuda). Después de rebajarlo, se viene el corte vertical: "Es como cuando entresacas el pelo, es para que tenga oxígeno la parte de arriba", explicó Rolando. 

Luego se llevará a cabo la descompactación con púa sólida y púa hueca, y la fertilización, control de malezas e insectos. "Hoy hay manchas que son por un yuyo. A eso hay que sacarlo. Es todo un trabajo, porque se aplica el herbicida y no se trabaja por cinco días en el césped. Pero la cancha debe estar verde de punta a punta, hay que cubrir todos los espacios", agregó el encargado del estadio.
 

 

Comentarios