Hockey s/patines

Gonzalo, el insaciable

Volvió a su primer amor después de 12 años para salir campeón y lo logró. En el medio, fue refuerzo de un equipo mendocino y también festejó.
miércoles, 13 de noviembre de 2019 · 11:07

No hay dudas que Gonzalo Gómez atraviesa una de sus etapas más gloriosas con el stick y la bocha. Recientemente acaba de gritar campeón con su primer amor, Olimpia Patín Club, pero hace casi un mes también festejaba con Murialdo de Mendoza en el Campeonato Panamericano. Acompañado de su familia y en el club que lo vio nacer como hockista, el “pela” repasa su 2019 soñado.

“Nunca me pasó algo así, es la primera vez que me toca salir campeón dos veces y con clubes diferentes. Es gratificante, una sensación muy linda. Estoy feliz y disfrutando de esto”, dice emocionado, casi al borde de las lágrimas acompañado de sus dos hijos.

“Lo de Murialdo fue cortito. Tenía que sacarme el chip y volver a concentrarme en Olimpia, con el objetivo de llegar a la final con mis compañeros”.

Para Gonzalo el que está pasando es un año por demás especial. Primero porque después de casi 12 años de estar en el hockey europeo volvió a Olimpia, a la que llama su “casa”. Segundo, porque como si esto fuera poco se dio el gusto de consagrarse campeón del torneo Clausura local con la institución de su infancia. 

“Después de estar muchos años afuera decidí volver a Olimpia. Era una cuenta pendiente y la quería saldarla. Por cuestiones dirigenciales o personales nunca nos poníamos de acuerdo pero este año renuncié a todo y volví. Pienso que por algo se dio. Todos saben el afecto que hay por el club, desde mi papá (Antonio Gómez, ex dirigente, fallecido en 2015), a quien todos conocieron”, cuenta.

En el medio de su lucha por el campeonato con los “Turcos”, Gonzalo se dio el gusto de jugar el Campeonato Panamericano y sumar otro título más a su vitrina. Esta vez con Murialdo, equipo con el que apenas entrenó diez días. “Fue una adaptación rápida. Me ayudaron muchos los jugadores y el cuerpo técnico. Siempre digo que todo sacrificio tiene su recompensa. Esa noche fue bonita, sobre todo por cómo se dio”, señala.

Entre título y título está justamente esa particularidad: ambas finales, tanto con Olimpia y con Murialdo, se dieron ante Valenciano. En el Panamericano fue una definición infartante porque los mendocinos lograron remontar un resultado desfavorable como un 5 a 1. La del torneo local también fue vibrante porque la serie quedó igualada en uno y se estiró a un tercer duelo, que tuvo como victorioso a los de calle General Acha.

 “Valenciano es un equipo que no por nada disputó cinco finales este año. Es un equipo ofensivo, de jugadores fuertes. Por eso digo que en el Panamericano, dar vuelta un 5 a 1, tiene un plus”.

“Fue una revancha lo que ocurrió con Valenciano. Especialmente por Olimpia. Ellos nos dejaron afuera en cuartos de final de la Liga, nos pasaron por arriba”, asegura Gómez.

Ahora, todo un insaciable, habla de su futuro y proyectos con el club de sus amores: “No por nada somos bicampeones, vamos a pelear el próximo año la Liga y el Argentino. Es cierto que va a ser difícil que me vaya de Olimpia”.

Su hinchada: su esposa Martina y sus hijos Ignacio y Matilda. 

 

 

Comentarios