Escándalo

La heredera de Cacho Salmuni se atrincheró en la casa familiar y acusó de estafa a los nuevos propietarios

Fallecida la viuda del empresario colchonero, Pieira Tejada, recrudeció el conflicto por los bienes y el control de la sociedad. La hija única del matrimonio denunció a un histórico empleado por quedarse con propiedades y dinero.
miércoles, 4 de agosto de 2021 · 23:19

"Hola, cómo le va. No podemos salir de casa por miedo que se metan los de la colchoneria". El mensaje era de Jorge Vázquez, pareja de Alejandra Salmuni, hija adoptiva del matrimonio de Pablo "Cacho" Salmuni y Pieira Tejada, y quien habitualmente ocupa el rol de vocero de los intereses de la mujer. Fue recibido por este medio el martes a las 11.45, horario para el que estaba pactada una entrevista presencial. Por casa, se refiere a la vivienda que ocupaban los difuntos padres de Alejandra. Por miedo a los que se metan de la colchonería, se refiere a los actuales propietarios de ese inmueble, ubicado en Tucumán 676 Sur, justo dentro del histórico local de venta y con los cuales tienen una batalla legal. 

Foto del interior de la casa del matrimonio Salmuni.

La puja entre la heredera y Diego Salinas empezó con el deterioro de salud mental de Pieira, luego del fallecimiento de Cacho. Salinas era un colaborador cercano al empresario colchonero, actuó como contador y mano derecha. Más tarde, mantuvo la misma relevancia en la administración de la viuda. Pero, según dice Alejandra y su pareja, aprovechó el deterioro para hacerla firmar la venta del nombre de la sociedad. Pasó a ser Salmuni S.R.L, con Salinas a la cabeza. Y no sólo eso. Sino que compró la casa que ahora está en disputa, en 2017, por 600.000 pesos. Esto es de acuerdo a la versión familiar. Por eso, tomaron la casa céntrica. Porque una vez fallecida Pieria, el 19 de mayo pasado a los 89 años, la propiedad pasó a manos de Salinas. Ahora consideran que la mujer fue estafada, que no estaba en pleno uso de las facultades mentales y que todo las transacciones deberían ser invalidadas. 

Sin embargo, todo empezó antes de la muerte de la viuda de Cacho. La historia inició cuando las dos herederas del importante patrimonio decidieron su papel en la empresa. Alejandra cobró lo que le correspondía y firmó que su madre, Pieira, siguiera adelante con el negocio "Cacho Salmuni-Colchones". Los años pasaron: el staff de la firma y el rumbo económico continuaron sin sobresaltos, pero hubo un factor clave. La viuda empezó a no reconocer a su familia. Los olvidos fueron breves y luego más prolongados. Es ahí cuando, dijo Jorge Vázquez, la mujer vende la firma al empleado de mayor confianza. En términos legales, éstos habrían constituido el delito de "Circunvención de incapaces", expresó la pareja.

Pieira Tejada de Salmuni, días antes de fallecer. 

El martes, ya en el presente y atrincherada en la casa de la madre difunta de Alejandra, ella expresó que en el interior faltan múltiples objetos de valor. Principalmente, una caja fuerte y una heladera que estaba fuera de uso y que contenía buena cantidad de dólares. Tampoco estaban las joyas. Pero eso no es lo peor que relató. El punto más dramático de la situación es el estado de salud en el que murió Pieira. Contó que tenía problemas de presión, de azúcar, llagas, escaras y hasta un hongo en su parte íntima. Aunque esto, dijo, no está acreditado de manera fehaciente por el médico de la mujer. 

No obstante, tomaron como prueba del descuido que sufría la viuda de Cacho, un video que dio vueltas las redes sociales y que este medio tomó. Cuando la noche del 31 se convirtió en una infierno para la reconocida familia sanjuanina. En el breve audiovisual, Pieira aparecía completamente desconectada de la realidad, encerrada en el interior de la colchonería, sin nadie que la cuidara. 

Alejandra Salmuni con su madre Pieira. 

Quizá la pregunta más obvia es: ¿dónde estaba Alejandra en los últimos de su madre? La respuesta es: inmersa en una grave situación de violencia de género. De hecho, quien entonces era su pareja, "casi la mata a golpes", como tituló un canal de televisión sanjuanino. Esto la llevó a huir a Buenos Aires. Pasaron los años en los que sólo hubo llamadas telefónicas. Esto dijo Jorge Vázquez, el hombre que actualmente está a su lado. Y que ni bien llegó a San Juan, buscó hacerse de la "guarda" de la madre y entró el litigio con Salinas.

De momento, ni ella ni su pareja planean dejar la casa. Salinas ya denunció por usurpación. 

 

Comentarios